Abelardo Milton Díaz Alfaro

Literatura, Puerto Rico

Abelardo Milton Díaz Alfaro (1916 -1999). Cuentista, novelista, libretista y periodista puertorriqueño, considerado el principal narrador criollista de la literatura de su país.

Hijo del ministro bautista Abelardo Díaz Morales y la educadora Asunción Alfaro Alvarado, nació en Caguas el 24 de julio de 1916. Estudió pintura en la Escuela Superior de Ponce y realizó un bachillerato en artes en el Instituto Politécnico de San Germán. Posteriormente en la Universidad de Puerto Rico, cursó una Maestría en Trabajo Social y se especializó en Psicología. Desempeñó sus primeros trabajos en la División de Investigaciones de Leyes de Menores del Departamento del Trabajo. Como trabajador social, realizó labores en las zonas rurales de su país, trabajo que se convirtió en su principal fuente de inspiración  para el comienzo de su carrera como cuentista. Comenzó a escribir después de la Segunda Guerra Mundial, y ya desde 1945 se destacó por sus textos aparecidos en las publicaciones Puerto Rico Evangélico, Alma Latina, La Democracia de Nueva York, El Mundo, la Revista del Instituto de Cultura entre otras.

Desde los inicios de su carrera como cuentista sobresalió principalmente por la escritura de relatos y estampas costumbristas. Su obra comienza a  cobrar relevancia por su referencia marcada al llamado criollismo literario, movimiento que se inició a finales del siglo XIX y que  mostró predilección por los asuntos locales, regionales, del mundo rural, para reconstruirlos literariamente con una alta exigencia artística.

Su primera colección de cuentos titulada Terrazo fue publicada en 1947, con prólogo del eminente intelectual venezolano Mariano Picón Salas, de la que se destacan sus múltiples referencias a escenas campesinas del barrio Yaurel, de Arroyo. Allí se subraya, con el interés de la denuncia social, la situación de la vida de los campesinos puertorriqueños; utilizó también la fábula para simbolizar por medio de animales los comportamientos humanos. En este volumen se destacan los cuentos “Boliche”, “El Josco”, “Peyo Mercé enseña inglés” y “Santa Cló va la Cuchilla”.

Por este libro recibió el Premio de la Sociedad de Periodistas Universitarios de Río Piedras y también fue galardonado por el Instituto de Literatura Puertorriqueña en el mismo año de su publicación, con lo cual recibió una notoriedad inmediata.

Su cuento “Los Perros”, publicado por la revista Asomante, de la Universidad de Puerto Rico, en 1956, se ha considerado como un puente de enlace entre la llamada Generación del Treinta y la literatura posterior por la proyección artística que posee. En él se aleja del criollismo para adentrarse en una reflexión metafísica, de hondo contenido religioso, de la lucha heroica y desigual del ser humano ante las fuerzas del mal.

En 1959 escribió para la radio gubernamental WIPR TV / Canal 6 los programas Estampas de Teyo Gracia y Retablo del solar, de los cuales era también presentador. Estos emisiones radiofónicas disfrutaron de una alta sintonía durante largo tiempo. En 1967 recibió el Premio de la Sociedad de Periodistas Universitarios por una selección de los más de dos mil libretos que escribió titulada Mi isla soñada. La recopilación y el prólogo estuvieron a cargo de Dalila Díaz Alfaro, hermana del autor. La Universidad de Cincinnatti publicó “The Empty Box”, traducción al inglés del cuento incluido en este libro con el título "La cajita vacía". También en 1959, la revista Jaycos publicó un poema de su autoría titulado "El mozambique".

En 1980 fue adaptada al teatro su obra Isla Terrazo y presentada en el 21 Festival de Teatro Puertorriqueño en el Teatro Tapia,  bajo la dirección de Victoria Espinosa, con un elenco encabezado por Rafael Fuentes, Moncho Conde, José Arnaldo González y Carmen Nydia Velásquez.

Posteriormente, en 1997,  compartió con figuras como la pintora Myrna Báez, el cantante operístico Justino Díaz, el violinista José “Pepito” Figueroa y el cardiólogo Raúl García Rinaldi, el Premio al Mérito Intelectual, que el Instituto de Cultura Puertorriqueña otorga cada cinco años en el marco de la ceremonia del Premio Nacional de Cultura.

En 1989 cuentos de la colección Terrazo fueron llevados al cine con el título Cuentos de Abelardo, primer largometraje del realizador Luis Molina Casanova. El largometraje, que fue posteriormente transmitido por televisión, presentó los cuentos "Don Procopio, el despedidor de duelos" protagonizado por el primer actor puertorriqueño, José Luis "Chavito" Marrero; "Don Peyo Merced enseña inglés", estelarizado por el actor y director de cine, Jacobo Morales; y por último, "Bagazo" con el veterano actor Orlando Rodríguez. La película tuvo gran acogida en Puerto Rico y llegó a mantenerse en cartelera durante ocho semanas consecutivas. Durante 1997, Molina se dedicó a la elaboración de un nuevo filme titulado "Cuentos para despertar", basado, al igual que el primer largometraje, en la obra literaria de Abelardo Díaz Alfaro.

Gran parte de su obra ha sido traducida a distintos idiomas como el inglés, francés, ruso, alemán, polaco, checo e italiano desde 1970. Además, Abelardo Díaz Alfaro ha sido reconocido como uno de los profesores más sobresalientes de los cursos de redacción de la Universidad de Puerto Rico.

Internacionalmente, la crítica le ha otorgado a Abelardo Díaz Alfaro el calificativo de Maestro de la Metáfora.

En el año 1990, víctima de un asalto a su hogar en Río Piedras,  su salud comenzó a agravarse hasta que falleció el 22 de junio de 1999. Sus restos fueron velados en el Instituto de Cultura Puertorriqueña. Cumpliéndose su última voluntad, sus restos partieron rumbo al Cementerio del Viejo San Juan, transportados en una carreta tirada por bueyes como símbolo del «Josco». Además de su viuda, le sobrevivieron tres hijos (dos hembras y un varón).

Al año siguiente de su fallecimiento, el notable escritor boricua Luis Rafael Sánchez publicó “Los lujos de la memoria” en el periódico El Nuevo Día de Puerto Rico, donde reconoce la grandeza de toda la obra del autor de Terrazo, sin importar el tiempo transcurrido, porque su literatura está llena de “verdades eternales”.

Todas sus obras han sido llevadas al sistema “Braille” por el Instituto Nacional para Ciegos en Estados Unidos.

El 11 de julio de 1998 el gobierno puertorriqueño promulgó la Ley 119, en la cual se declara el 24 de julio de cada año como “Día del natalicio de Abelardo Díaz Alfaro”; y la semana que corresponda al 24 de julio como “Semana de Abelardo Díaz Alfaro”.

Obras:

Además de cuentos y artículos dispersos en periódicos y revistas, publicó los siguientes libros:

Terrazo (1947)

Mi isla soñada (1967)

Estampas Navideñas (1998)

 

Bibliografía

Agosto, Milagros: “Abelardo Díaz Alfaro en el cuento puertorriqueño”. Cultura, Puerto Rico, abril de 1997, p.15

Barradas, Efraín: Apalabramiento. Cuentos puertorriqueños de hoy. Hannover, N.H.: Ediciones del Norte, 1983.

Marqués, René: Cuentos puertorriqueños de hoy. Editorial Cultural, Río Piedras, Puerto Rico, 1959.

Meléndez, Concha: El arte del cuento en Puerto Rico. Las Americas Publishng, Nueva York, 1961.

Rivera de Álvarez, Josefina: Literatura puertorriqueña: su proceso en el tiempo. Ediciones Partenón, Madrid, 1983.

Rosado, José Ángel: El rostro y la máscara: antología alterna de cuentistas puertorriqueños. Editorial Isla Negra/Editorial de la Universidad de Puerto Rico, San Juan, 1995.

Vega, José Luis: Reunión de espejos. Río Piedras, Puerto Rico: Editorial Cultural, 1983.