Adán Gordón Gallardo

Deporte, Panamá

Adán Gordón Gallardo (1906-1966). Nadador olímpico panameño de los IX Juegos Olímpicos de Holanda.

Nació en Taboga, isla situada en la Bahía de Panamá, República de Panamá, en el Mar Pacífico, el 21 de enero de 1906. Fue hijo de Adán Gordon y Luisa Gallardo, y falleció en la ciudad de Panamá, el 8 de marzo de 1966.

Realizó sus estudios primarios en la Escuela de Taboga, y los secundarios en la Escuela del Artes y Oficios, ubicada entonces en el casco viejo de la ciudad de Panamá. De esta institución egresó con un título de mecánico. Laboró como maestro de taller, y, a esta ocupación agregó, durante su tiempo libre, una entregada dedicación a la natación. Esta actividad la realizaba desde muy niño en su paradisíaca isla de Taboga. Sus amigos lo inscribieron en la Federación de Natación Nacional al observar su extraordinaria capacidad de nado en las playas de Bella Vista, que estaban destinadas al baño público. Allí se realizaban competencias, como la carrera a nado en la Bahía de Panamá. Gordón también practicaba en la noria de San Felipe y en la piscina del Club Unión original, en el casco viejo de la ciudad, en donde se le permitía entrenar. Su estilo era el boat crawl, un estilo libre (crol), de frente.

En el año de 1928 cuando se celebraron en la ciudad de Ámsterdam, Holanda, Países Bajos, los Juegos Olímpicos en su IX versión, entre el 17 de mayo y el 12 de agosto. Participaron 3.014 atletas (2.724 hombres y 290 mujeres) de 46 países, quienes compitieron en 14 deportes y 109 especialidades. Dos héroes olímpicos mantuvieron su dominio en aquella competencia, en sus respectivos terrenos acuáticos: el finlandés Paavo Nurmi y Johnny Weissmüller, quien, más tarde, sería el famoso Tarzán de la Selva en el cine de la época.

Deseosos de que Panamá participara en estos encuentros competitivos, nuevamente intervinieron los amigos de Adán Gordón, quienes, apelando al tío del nadador, D. Juan Rivera Reyes, Cónsul de Panamá en París, lo convencieron para que participara en aquel cónclave atlético mundial. Para ayudarlo a financiar el viaje, en compañía de su pariente Rivera Reyes, realizaron actividades para recoger fondos. Así se convirtió en el primero y único atleta olímpico panameño en participar en estas olimpiadas. La prensa local lo denominó el Olímpico Solitario, aparte de llamarle el Pez humano, y el Cholo; allí fungió como atleta, delegado único, su propio entrenador y abanderado, y compitió en los 100 y 200 metros libres junto a Weissmüller.

Más tarde, participó en los Segundos Juegos Deportivos Centroamericanos (1930) realizados en La Habana, Cuba. Pasado este evento, se convirtió en entrenador junto a Heriberto Pinto Pérez, fondista.

Enseñó natación en la piscina municipal establecida entre avenida Cuba y Justo Arosemena, de la ciudad capital. El gobierno nacional lo nombró entrenador del equipo nacional para los III Juegos Centroamericanos que tuvieron lugar en la República de El Salvador en 1935. Tres años después, fue designado delegado e instructor asistente de James Triollo, estadounidense que preparó el equipo panameño para los IV Juegos Centroamericanos y del Caribe, celebrados del 6 al 24 de febrero de 1938 en Panamá. En esta oportunidad se sumaba el nombre del Caribe a los juegos Centroamericanos, así denominados en las versiones anteriores.

Desde los años cuarenta hasta su fallecimiento, Adán Gordón fue el administrador de la piscina municipal convertida en piscina olímpica, con apoyo de los entrenadores Arturo, el Chino, Hassan; Octavio, Tato, Garrido; José, Pepe, Arosemena; y José, el Negro, Cajar.

Tras su fallecimiento en 1966, el gobierno rebautizo la piscina olímpica con su nombre en homenaje a quien se consagró a este deporte. La piscina fue usada en los XI Juegos Centroamericanos y del Caribe en 1970, celebrados en Panamá.

1928 fue un año en el que cambiaba el gobierno panameño. Rodolfo Chiari terminó su período de gobierno el 1º. de octubre de ese año, y tomó posesión Florencio Harmodio Arosemena. No había un Comité Olímpico Panameño, pero Adán Gordón representó a Panamá porque estaba decidido a competir. Su figura solitaria reflejaba las dificultades económicas del entorno, las luchas partidarias en asuntos de política nacional, los cambios sociales y culturales que se imponían, las relaciones con los Estados Unidos. En aquellos momentos, el deporte era lo de menos. Como un símbolo de fortaleza contra la situación humana de los panameños que vivieron en 1928, Adán Gordón decidió ir a Amsterdam sin otra ayuda que la de sus amigos y familiares y con su propio esfuerzo. A los Países Bajos se fue a dar fe de que de una pequeña isla cercana a Panamá, en el legendario Mar Pacífico, podía salir un Olímpico Solitario que representara a su tierra y que paseara su bandera con firmeza y determinación.

 

Bibliografía

Zoreda, Humberto: “Historia de las Olimpiadas”, en Revista deportiva Antorcha. México,octubre de 1964.

Adán Gordon en Holanda”, en La Estrella de Panamá  Panamá, mayo, 1928.

Contreras, Celso:  “Adán Gordon. Historia de la natación panameña, el Olímpico solitario”, en La República, Panamá, 22 de octubre, 1978.

Weeks, Reinaldo: “Adán Gordón, el atleta y el hombre”, en Suplemento Extracentenario Diario La Prensa, No. 16, 2003. 

“Deportes II”, en La Prensa, edición extracentenario . No. 16 de 38 Panamá, jun. 22, 2003.

Espinosa S., Nicolas: “Una década importante para el deporte panameño” Panamá en el siglo XX, en La Prensa. Panamá, Jun. 1999.

Mendoza, Carlos Alberto, editor; Rubén Carles y Jorge Mitchell, coeditores: Panamá un aporte a su historia, en La Prensa, Panamá,  2005.