Carlos Felipe Morales Languasco

Política, República Dominicana

Carlos Felipe Morales Languasco (1868-1914). Diputado y presidente de la República Dominicana.

Nació en Puerto Plata el 23 de agosto de 1868. Abrazó la carrera eclesiástica sin tener vocación para ella. Creció bajo los gobiernos de Ulises Heureaux, alias Lilís, a quien combatió. Un día, al salir de la iglesia donde había oficiado una misa, fue tiroteado por un individuo debido a cuestiones personales. Pudo salvar la vida al refugiarse en la Comandancia de Armas de su ciudad natal.

Se exilió en Saint Thomas, desde donde pasó a Cap Haitien para acudir a alistarse en la revolución de Casimiro de Moya, llamada "de los Bimbines" porque en ella tomaron parte numerosos jóvenes. Asesinado Heureaux en 1899, se entregó de lleno a la política para satisfacer su aspiración de alcanzar la presidencia de la República. En 1901, mientras servía al país como diputado, renunció al sacerdocio y se afilió al partido de Juan Isidro Jimenes Pereyra, desplegando una amplia actividad al extremo de irse a la manigua cuando estalló una revolución en la Línea Noroeste. Fugado de la cárcel de Puerto Plata, embarcó en un navío que lo condujo a las islas Turcas.

En octubre de 1903 encabezó una revuelta que se llamó de la Unión por integrarla jimenistas y horacistas, a todos los cuales logró reconciliar para deponer a Alejandro Woss y Gil, elegido Presidente por segunda vez en agosto. Woss y Gil capituló el 24 de noviembre y Morales Languasco entró con sus tropas en la ciudad de Santo Domingo el 6 de diciembre, instalándose como jefe del Gobierno Provisional y convocando a nuevas elecciones para principios de 1904. Sin embargo, una vez en el poder, quiso quedarse en él y, contrariamente a su promesa de llevar a la Presidencia a Jimenes, se apoyó en los horacistas y se postuló como candidato a Presidente con Ramón Cáceres en la Vicepresidencia. Los jimenistas se alzaron contra él, pero pudo vencerlos en los distintos frentes de batalla en los que se peleó durante seis meses.

El 17 de junio asumió la Presidencia constitucional. Agobiado por el problema de la deuda pública y las constantes exigencias de los acreedores extranjeros, se decidió a llegar a un acuerdo financiero con Estados Unidos, consintiendo que los ingresos aduaneros fueran percibidos por un agente nombrado por el presidente norteamericano. El acuerdo se firmó en febrero de 1905. Descontentos los horacistas por la presencia de funcionarios jimenistas en el Gobierno, empezaron a acosar a Morales Languasco y cuando se vio en aprietos se alió con los jimenistas para dar un golpe de Estado contra su propio gabinete y expulsar a los horacistas. La noche del 24 de diciembre abandonó la capital para dirigirse a Haina y embarcarse para Montecristi, desde donde dirigiría su Administración. Al llegar al sitio convenido con los jimenistas no halló a nadie y huyó hacia Azua, fracturándose una pierna. Asilado en la legación norteamericana, renunció a la Presidencia.

Un buque de guerra de Estados Unidos lo llevó a Puerto Rico, donde tuvo que vender billetes de lotería para mantener a su familia. Cuando Ramón Cáceres tomó posesión de su cargo de Presidente el 29 de noviembre de 1905, decretó una amnistía para todos los exiliados políticos y Morales volvió a la República, pero la falta de un asidero lo obligó a salir de nuevo para el extranjero, desde donde se dedicó a conspirar contra el Gobierno.

Al caer asesinado Cáceres, organizó una expedición que desembarcó en las playas de El Seibo a principios de 1912. Prisionero, fue encarcelado en la fortaleza. El nuevo Presidente, Eladio Victoria, se apersonó en ella para saludarlo y mientras duró su encierro de diez meses le hizo llegar diariamente comida de su mesa. Aceptó el cargo de enviado extraordinario ante las principales naciones europeas y murió en París el 1 de marzo de 1914.

 

Bibliografía

Martínez, Rufino: Diccionario biográfico-histórico dominicano, Santo Domingo, Universidad Autónoma de Santo Domingo, 1971.

Moya Pons, Frank: Manual de historia dominicana, Santiago, Universidad Católica Madre y Maestra, 1977.