Directorio Revolucionario

Política, Cuba

Directorio Revolucionario (1955-1961). Organización insurreccional del movimiento estudiantil cubano que, a partir de una estrategia esencialmente revolucionaria, realizó varias acciones armadas contra la dictadura de Fulgencio Batista.

El aumento de la efervescencia revolucionaria popular y de su nivel organizativo en Cuba, luego que Fidel Castro Ruz y demás asaltantes del cuartel Moncada fueran liberados del Presidio Modelo en marzo de 1955, tuvo una significativa repercusión en el surgimiento del Directorio Revolucionario. La Federación Estudiantil Universitaria (FEU) consideró necesario crear una organización que, dirigida por ella, reuniera a los sectores más radicales del estudiantado para estar a la altura de la nueva etapa que comenzaba en la lucha contra la tiranía batistiana. Como resultado, en los últimos meses de 1955 surgió el Directorio Revolucionario, que retomó la experiencia del Directorio Estudiantil Universitario (DEU) del año 1930, adecuándola a la nueva situación.

La denominación de Directorio había sido empleada por Julio Antonio Mella desde la época de fundación de la FEU, y durante la dictadura de Gerardo Machado Morales se crearon el Directorio Estudiantil Universitario de 1927 y el de 1930. En las nuevas condiciones de la lucha en 1955, al incorporar junto al estudiantado a trabajadores, profesionales y cuantos estuvieran dispuestos a combatir la tiranía, se modificó su nombre para asumir el de Directorio Revolucionario.

El núcleo organizador fue integrado por José Antonio Echeverría y Fructuoso Rodríguez Pérez, como secretario general y segundo secretario, respectivamente; Faure Chomón Mediavilla, como jefe de acción -con una rama interna y otra externa-, y René Anillo. A este primer grupo de dirección, al que se fueron agregando frentes, se le denominó indistintamente célula central o comité central.

En los últimos días de septiembre de 1955 se reorganizó el Ejecutivo Nacional del Directorio, que integraron José Antonio Echeverría y Fructuoso Rodríguez, como secretario general y vicesecretario, respectivamente; Faure Chomón Mediavilla, como jefe de acción, con Julio García Oliveras como segundo y Rubén Aldama Argüelles, a cargo de la rama externa de este frente; René Anillo Capote, responsable del Frente Estudiantil, y José Westbrook, de la Segunda Enseñanza; Enrique Rodríguez-Loeches Fernández, a cargo de la atención a profesionales; Jorge Valls Arango, de la atención a obreros, y Samuel Bienakowski Cherson, como encargado de propaganda.

Inicialmente, el Directorio Revolucionario se organizó dentro de la Universidad de La Habana, aprovechando la estructura de la FEU por escuelas, donde se crearon células. Después se extendió a otros centros de enseñanza del país.

Las reuniones del Directorio se efectuaban generalmente fuera de la colina universitaria. Primero, en el hospital General Calixto García Íñiguez o en el balneario universitario; después, en residencias y consultorios médicos privados, oficinas de abogados, arquitectos y otros.

Mientras la FEU constituía la formación gremial de todos los estudiantes universitarios -cualesquiera que fuesen sus posiciones políticas e ideológicas-, el Directorio fue el órgano de militancia de la mayor parte de los estudiantes revolucionarios en la Universidad de La Habana y otros centros de estudios, destinado a ocuparse de dos aspectos de la lucha: la orientación a la Federación Estudiantil Universitaria para la movilización masiva de todo el estudiantado, y la organización de la fuerza armada de este sector, hasta que, en el momento adecuado, asumiera la dirección revolucionaria del movimiento y de todas las fuerzas que actuaban orientadas por él.

El 2 de diciembre de 1955 actuaron, por primera vez, de forma planificada los grupos de acción del Directorio Revolucionario en coordinación con las demostraciones masivas. En la colina universitaria se produjo una gran concentración para entregar a Cosme de la Torriente, presidente de la Sociedad de Amigos de la República (SAR), una comunicación oficial de la FEU sobre el proceso político.

El Directorio Revolucionario tenía carácter selectivo. El 24 de febrero de 1956, el presidente de la FEU pronunció un discurso de particular relevancia en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, en el cual proclamó públicamente la constitución del Directorio. Ese mismo día se emitió un Manifiesto al Pueblo Cubano en el cual se explicaban las razones de su creación y se exponía su programa resumido en 25 puntos. Este documento constituía una denuncia del carácter ultrarreaccionario, ilegítimo, criminal y despótico de la dictadura. Se divulgó en la Alma Mater, órgano clandestino de la FEU, en marzo de 1956.

El 15 de mayo resultó detenido, torturado y asesinado Rubén Aldama, uno de los organizadores del aparato secreto del Directorio Revolucionario. Fue el primer mártir de esta organización.

El 29 de agosto de 1956, Fidel Castro Ruz y José Antonio Echeverría se encontraron después del mediodía en un apartamento de Ciudad de México, y estuvieron conversando hasta las 5:00 de la madrugada del día 30, con la sola presencia de René Anillo, quien había viajado desde La Habana con ese propósito. Por la tarde firmaron un documento que llegaría a conocerse históricamente como la Carta de México, mediante el cual el Movimiento Revolucionario 26 de Julio y el Directorio Revolucionario decidían unir sólidamente sus esfuerzos en el propósito de derrocar la tiranía y llevar a cabo la revolución cubana.

Cuatro días después, el Directorio empezaba a cumplimentar lo acordado en México mediante una primera acción que conmocionó al país, el ajusticiamiento del coronel Antonio Blanco Rico, jefe del Servicio de Inteligencia Militar del ejército. Después de los hechos, el ejecutivo del Directorio y sus principales cuadros se sumergieron en completa clandestinidad. Sin embargo, siguieron planificando y ejecutando golpes contra distintos objetivos del régimen.

El 13 de marzo de 1957, siguiendo la táctica de "golpear desde arriba", miembros del Directorio Revolucionario, secundados por algunos militantes del Partido Revolucionario Cubano (Auténtico) y combatientes de otras filiaciones, atacaron por asalto el Palacio Presidencial y la emisora nacional Radio Reloj, en la capital de la república, con el propósito de ajusticiar a Fulgencio Batista Zaldívar. En la retirada de la radioemisora cayó combatiendo José Antonio Echeverría.

Desde principios de 1957, el Directorio había dado los primeros pasos para abrir un frente guerrillero en la sierra del Escambray, zona montañosa situada en la parte central de la Isla, al sur de la ciudad de Santa Clara. El 8 de febrero arribó a Cuba por la bahía de Nuevitas, costa norte de Camagüey, la expedición del yate Scapade encabezada por Faure Chomón, en esos momentos secretario general del Directorio Revolucionario. Fuertemente armados, los combatientes se propusieron revitalizar el frente del Escambray y reforzar con hombres y armas la actividad del Directorio en La Habana, objetivo cumplido satisfactoriamente. Pocos días después, el destacamento guerrillero bajó del Escambray, atacó las tropas de la tiranía en los pueblos de Cabaiguán y Placetas, y en lo adelante realizaron otras acciones notables.

La llegada de Ernesto (Ché) Guevara, al frente de la Columna No. 8, al Escambray se recibió fraternalmente por las tropas del Directorio. Esa actitud de colaboración y apoyo con la organización armada de la FEU, se materializó en los contactos iniciales, en los combates donde participaron juntos y formalmente en el llamado Pacto del Pedrero, firmado por el MR 26-7 y el Directorio el 1o de diciembre de 1958. Sobre la base de este pacto, después se creó una comisión para el gobierno civil en ese territorio.

El 1º de enero de 1959, a la hora de la huida de Batista, las fuerzas del Directorio avanzaron hacia La Habana y ocuparon objetivos de mucha significación política: el Palacio Presidencial, el Capitolio y la Universidad de La Habana.

Desde el 1o de enero de 1959 se mantuvo la independencia de las tres organizaciones que llevaron el peso fundamental en la lucha contra la tiranía: el MR 26-7, el Directorio Revolucionario y el Partido Socialista Popular (PSP). La declaración del carácter socialista de la Revolución Cubana en abril de 1961, permitió dar un paso decisivo en la fusión de estas organizaciones revolucionarias, el MR 26-7, el PSP y el Directorio acordaron disolverse en junio de 1961, para crear un partido único. De esa manera culminó un largo proceso hacia la unidad orgánica de las fuerzas revolucionarias.

 

Bibliografía

Chomón, Faure: El Asalto al Palacio Presidencial, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1969.

García Oliveras, Julio A.: Contra Batista, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 2008.

Mencía, Mario: "Tiempos de hacer Revolución", Bohemia, La Habana, 11 de marzo de 1979.

__________________: "El Directorio Revolucionario y la FEU de José Antonio Echeverría", Memorias de la Revolución I, pp. 165-191, Ediciones Imagen Contemporánea, La Habana, 2008.

Nuiry, Juan: Tradición y combate. Una década en la memoria, Ediciones Imagen Contemporánea, La Habana, 2007.