Eileen Coparropa

Deporte, Panamá

Eileen Marie Coparropa Alemán (1981).  Campeona de natación panameña.

Nació  el 31 de marzo de 1981 en la ciudad de Panamá.  Es, hija de Pedro Coparropa A. y Guadalupe Alemán de Coparropa. Sus primeros estudios los hizo en el Colegio La Salle de Panamá, y los continuó en el  Fort Lauderdale College (EUA), a donde fue a prepararse para las Olimpiadas de Australia. En ese período de Fort Lauderdale, comenzó a nadar en varios estilos y distancias para fortalecer su musculatura, y para salir cada vez más con mayor determinación.

Continuó su formación universitaria en la licenciatura de Negocios Internacionales en la Auburn University, del estado de Alabama, Estados Unidos.

Desde los cinco años comenzó a nadar en la piscina del Club de Montaña en Panamá, y su primer maestro de natación fue José Zamora. En aquellos primeros años de vida, Eileen tomaba también clases de ballet.  Entre la escuela, el arte y el deporte, la vida de aquella pequeña transcurrió entre la dirección inteligente y amorosa de sus padres y la seriedad y entrega que constituía una formación de primera línea en alguno de sus fuertes.  Fue demostrando paulatinamente tener una singular destreza en el agua, y así lo reconoció Francisco Londoño, entrenador que le enseñó a competir.  Hay que observar que en su memoria genética algo había de las sirenas.  Su madre, Guadalupe Alemán de Coparropa ganó medallas de bronce en los campeonatos intercolegiales de la década de los 60, en representación del Instituto Justo Arosemena, una escuela privada panameña.  Eileen Coparropa obtuvo varias medallas en los torneos nacionales de natación siendo una niña. Su nombre comenzó a sonar entre las personas ligadas al deporte, especialmente a la natación, y fue convirtiéndose en una verdadera atleta.  Bien se debe reconocer que aquella formación significaba una entrega absoluta de parte de la jovencita, de sus padres y de sus familiares.

Cuando hizo la marca mínima requerida para participar en los Juegos Bolivarianos, en un evento celebrado en febrero de 1992 en Costa Rica tenía 11 años. Registró 0.28:53 segundos en los 50 metros libres, su especialidad.  Así, al año siguiente (1993), Eileen Coparropa con solamente 12 años, participó en los Juegos Bolivarianos, que fueron en abril. Tenía la edad mínima para que se le permitiera nadar. En ese entonces, ya lucía medallas en 50 y 100 metros estilo libre, obtenidas en el Centroamericano y en  México (CAMEX) de 1992.  Coparropa estableció en este período marcas nacionales, de modo que fue desarrollando mayores destrezas y más entusiastas distinciones. En efecto, desde 1994 a 1999 implantó 10 récords regionales en las distancias de 50 y 100 metros libres y se convirtió así en una reina de la velocidad en las áreas de Centroamérica, el Caribe, y la Suramérica Bolivariana. Fue considerada como la segunda mujer más rápida en el Continente Americano y una de las 15 mujeres más rápidas del mundo por la Federación Internacional de Natación. Como consecuencia de este reconocimiento, a los 14 años habló en la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) como Embajadora. La más joven en la Misión Oficial de la República de Panamá designada por el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Así, Panamá comenzaba a vibrar con su sirenita de oro, como fue llamada, pues se le reconocía como la primera atleta de alto rendimiento en Panamá. Ganó distinciones y medallas en los Juegos Olímpicos de Atlanta de 1996,  en los Bolivarianos de Arequipa, Perú, en San Pedro Sula, Honduras, en 1997, en Maracaibo, Venezuela, en 1998.    Fue abanderada en cuatro de los juegos regionales e hizo crecer una verdadera colección de preseas que hablaban de su fuerza como persona y como deportista.

El año de 1998 fue decisivo.  Partió hacia Estados Unidos en busca de entrenadores estrellas dentro de su especialidad, pues quería ganar una medalla o, en su defecto, hacer una buena presentación en las Olimpiadas de Australia, en donde quería participar.

En los Juegos Panamericanos de 1999 en Winnipeg, hizo que la delegación panameña recobrara la seguridad y el entusiasmo cuando dejó muy en algo el nombre de su patria. En la final, logró la medalla de plata al registrar su mejor marca personal: 0.25.78 segundos. Tómese en cuenta que en aquella fecha, Coparropa solamente contaba con 19 años de edad.  Había pasado el tiempo rápidamente, y la niña nadadora, aquella que estaba sometida a la obligación de competir,  la adolescente triunfadora, florecía cada vez con mayor fuerza y entrenaba y entrenaba, más que en los últimos 10 años de su vida, porque su aspiración había crecido: quería ganar una medalla olímpica para su país. Designada Hija Meritoria de la República de Panamá, una de la antigua piscina olímpica Patria lleva hoy su nombre.

Eileen Coparropa sigue siendo un modelo de tesón y fortaleza para la juventud panameña. 

 

Bibliografía

Bennett, Stephen: El espíritu de Panamá. Instituto Nacional de cultura, Panamá, 1997.

Collado Vargas, Carlos E.: Periodismo deportivo y el deporte en Panamá. Articsa, Panamá, 2009.

“Campeona de natación, Eileen”, en El Panamá América, Panamá, 29 de mayo, 2002.

“Deportes”, en La Prensa, edición extracentenario ,  No. 16 de 38, jun. 22, Panamá, 2003.

Martínez, Aurelio: “Panamá cuna de campeones mundiales”, “Panama birthland of world champions” Abordo internacional, Latin Magazin Group , Panamá, 2004. En español e inglés.

Mendoza, Carlos Alberto, Rubén Carles y Jorge Mitchell: “Panamá un aporte a su historia”, en La Prensa, Panamá, 2005.

Ministerio de Educación: Panamá sí tiene valores. MEDUCA, Panamá, 1995.