Herminio Portell Vilá

Historia, Cuba

Herminio Portell Vilá (1901-1992). Destacado historiador cubano. Profesor de Historia y de Historia Militar de Cuba.

Nació en Cárdenas, en la provincia de Matanzas, el 18 de junio de 1901. Estudió bachillerato en su ciudad natal y se graduó como abogado en 1927. En 1934 obtuvo el doctorado en Filosofía y Letras en la Universidad de La Habana. Laboró como instructor de Historia de Cuba en la Facultad de Derecho de la referida Universidad de 1928 a 1930, durante el gobierno de Gerardo Machado. Se pronunció contra la tiranía machadista y marchó al exilio.

En Estados Unidos estableció múltiples conexiones con universidades norteamericanas, y entre 1931 y 1935 fue becario de la Guggenheim Memorial Foundation. Fue profesor visitante en la Universidad de California en Los Ángeles, y en la Universidad de Florida; profesor de Historia de la Civilización en el Nuevo Mundo y de Historia Diplomática Americana en el Black Mountain College, N.C., de 1935 a 1939; conferenciante en la Universidad de Chicago, Illinois, en el Inter-American Defense College, el Tehe U.S. Army War College y el Foreign Service Institute of Washington; doctor en Leyes (Honoris Causa), en la Universidad de Cuzco, Perú, en 1949, y Chubb Fellow, en la Universidad de Yale, en 1957. En la década de los años 50 brindó numerosos cursos en universidades de Estados Unidos y de México.

Fue profesor de Historia Militar en el Colegio Cubano Nacional de Guerra, hasta 1952; miembro activo de la Academia de la Historia de Cuba, y profesor de Historia de América de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de La Habana.

En 1933 fue designado embajador cubano y miembro de la comisión ponente del Pacto de No-Intervención, celebrado en Montevideo, Uruguay, y representante de Cuba en las conferencias de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y de la United Nations Educational, Scientific, and Cultural Organization (UNESCO), celebradas en La Habana en 1949.

Dirigió el Instituto Cultural Cubano-Norteamericano entre 1943 y 1959. Colaboró en diversos periódicos y revistas especializados de Cuba y del extranjero, como El Mundo, Carteles, Bohemia, El Pueblo, El Sol, Madrid, Universidad de La Habana, The Hispanic American Historical Review, Revista de Historia de América, de México, y otros.

Fue consultor de la Asociación de Política Exterior de Estados Unidos. Fue concejal por el Partido del Pueblo Cubano (Ortodoxos) en el Ayuntamiento de La Habana y miembro de importantes sociedades e instituciones de la época, como la Sociedad del Folklore Cubano, que dirigía Fernando Ortiz.

Entre sus obras se destaca Historia de Cuba en sus relaciones con los Estados Unidos y España, en cuatro volúmenes, un sobresaliente trabajo de uno de los más grandes estudiosos del siglo XX, basado en una investigación exhaustiva de fuentes oficiales —entre ellas, la correspondencia diplomática norteamericana— y documentado con amplitud que lo hace de consulta ineludible para los estudios de historia cubana. En esa obra, Portell Vilá utiliza una voluminosa información tomada de amplias fuentes documentales, al estilo positivista, para desentrañar la dinámica del papel desempeñado por los intereses extranjeros en el condicionamiento de la evolución nacional. Expresó en sus conclusiones una sutil crítica, aunque en un tono mucho más moderado y cauteloso que el usual en los trabajos de historiadores como Emilio Roig.

Cuando retomó su proyectado estudio biográfico de Narciso López y publicó Narciso López y su época, Portell Vilá dio a la luz una obra por igual voluminosa y documentada, pero dedicada, por una parte, a exonerar de su anexionismo al controvertido general venezolano, y a exculpar —de modo implícito— a la corriente anexionista de su esencial proyección antinacional, con lo cual reverdeció una tendencia que se creía extinguida, por lo que fue objeto de airadas críticas dentro del medio historiográfico cubano. Entre los que más se destacaron por la agudeza de sus señalamientos estuvo Sergio Aguirre con su obra Quince objeciones a Narciso López.

Después del triunfo de la Revolución Cubana fijó su residencia en Estados Unidos. Desde el exterior desarrolló intensas campañas contra el nuevo gobierno en la prensa escrita, y a través de la estación radial La Voz de las Américas.

Falleció en su casa, en Miami, el 13 de enero de 1992.

 

Bibliografía pasiva

La Decadencia de Cárdenas, La Habana, 1924.

Céspedes, el Padre de la Patria Cubana, Madrid, 1931.

Cuba y la Conferencia de Montevideo, La Habana, 1934.

Problema de la población y razas en los Estados Unidos, La Habana, 1937-1939.

Historia de Cuba en sus relaciones con los Estados Unidos y España, 4 t., La Habana, 1938-1942.

"Balance inicial de la educación", en Bohemia, La Habana, 20 de noviembre de 1949.

Vidas de la Unidad Americana, La Habana, 4 volúmenes, 1945-1947.

Narciso López y su época, La Habana, 3 volúmenes, 1950-1958.

Historia de la guerra Hispano Cubano-Americana, La Habana, 1948.

"Diálogo de Cuzco", en Bohemia, La Habana, julio de 1949.

Cuba: Past and Present, Washington D.C., 1966.

Los otros extranjeros en la Revolución de América del Norte, Miami, 1978.

Bibliografía pasiva

Cuba en la mano, Enciclopedia popular Ilustrada, Imprenta Úcar, García y Cía., La Habana, 1940.

De la Osa, Enrique: Crónica del año 33, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1989.

Zanetti, Oscar: Isla en la Historia. La historiografía de Cuba en el siglo XX, Ediciones Unión, La Habana, 2005.