Hospital Nuestra Señora de las Mercedes

Medicina, Cuba

Hospital Nuestra Señora de las Mercedes. Uno de los primeros centros médico-quirúrgicos de Cuba, donde laboraron destacados profesionales de la salud. Brindó atención a personas de pocos recursos económicos.

Inaugurado el 8 de febrero de 1886, cerca de la antigua Batería de Santa Clara, en La Habana, que en siglos anteriores fuera la fortificación llamada Seborucales Altos de Oliver. La construcción del Hospital Nuestra Señora de las Mercedes se comenzó en noviembre de 1882, apoyada en primera instancia en los legados de los benefactores doña Josefa Santa Cruz de Oviedo, don Salvador Samá -marqués de Marianao- y don Joaquín Gómez. Esos legados, que sumaron 217 000 pesos, alcanzaron la cifra de 271 044 pesos cuando se unieron a los de otros contribuyentes y a las donaciones de varias sociedades regionales.

El primer antecedente de esa institución se remonta a los años finales del siglo XVI, cuando el gobernador de la Isla Juan Maldonado y Barrionuevo (1594-1602) fundó un hospital al cual denominó San Felipe el Real o San Felipe y Santiago. En su época, el de San Juan de Dios era el único hospital general de San Cristóbal de La Habana, que prestaba servicios a enfermos tanto civiles como militares. En 1793, los frailes juaninos entregaron su administración al municipio de la ciudad y, cuando en 1861 se derrumbó el viejo caserón que ocupaba, su sede se trasladó con carácter provisional a los altos de la cárcel, hasta tanto se construyera el edificio donde después se instaló. El nuevo local del hospital ocupó la manzana formada por las calles Aguiar, San Juan de Dios, Habana y Empedrado, en La Habana Vieja.

En noviembre de 1880 se colocó la primera piedra de la edificación que, cinco años más tarde, sería sede del hospital Nuestra Señora de las Mercedes, situado en una céntrica manzana de El Vedado. Su inauguración tuvo lugar el 8 de febrero de 1886, con la presencia de personalidades de gran prestigio y, seis días después, se trasladaron hacia allí todos los enfermos del local que ocupaba el hospital San Juan de Dios.

El primer director de la institución fue el doctor Emiliano Núñez de Villavicencio y Álvarez, cuyos perseverantes esfuerzos resultaron determinantes en la ejecución de las obras. Al término de la dominación española, el interventor del gobierno de Estados Unidos, general Leonard Word, puso término al patrocinio real del hospital y entregó su administración a una junta de patronos dirigida por el mismo doctor Núñez de Villavicencio, quien durante su mandato puso a disposición de las clases menos pudientes todo cuanto necesitaban para restablecer la salud. Entre muchos progresos de la ciencia médica a los que el hospital sirvió de anfitrión estuvieron el haber dado cabida al primer departamento de rayos X, rayos Finsen y radio que existió en Cuba, inaugurado el 1o de mayo de 1907. Seis años antes, el 21 de agosto de 1899, había empezado a funcionar allí la primera Escuela de Enfermeras en Cuba.

En noviembre de 1954 la Junta de Patronos acordó trasladar la sede del hospital a otro lugar, en virtud del amplio desarrollo urbano y la gran densidad de población de la zona. El 12 de mayo de 1955 se colocó la primera piedra del nuevo edificio en la Loma del Príncipe, en El Vedado, donde funciona desde 1957, si bien no fue hasta el 25 de agosto de 1958 que se demolió el antiguo local de la céntrica manzana donde ahora radica la heladería Coppelia.

A pocos meses de haber comenzado a funcionar el hospital en su nuevo local, devino sede de la Junta de Gobierno de los hospitales universitarios. Desde el 1o de diciembre de 1960 la instalación se identifica con el nombre de Hospital Clínico Quirúrgico Docente Comandante Manuel Fajardo, en honor al médico y héroe caído ese año durante la lucha contra bandidos en la sierra del Escambray.

En el hospital Mercedes o Reina Mercedes, como también se le llamaba popularmente, dejaron huella de su fecunda obra muchos precursores y forjadores de la medicina cubana, como los doctores Carlos J. Finlay, Juan Guiteras Gener, Francisco Domínguez Roldán, Raimundo Menocal Menocal y Ángel Arturo Aballí Arellano.

 

Bibliografía

Ancheta Niebla, Eduarda: Historia de la enfermería en Cuba, Editorial de Ciencias Médicas, La Habana, 2003.

Arce, Luis de: Nuestra Señora de las Mercedes. Historia de un hospital (1597-1952), Editorial Selecta, La Habana, 1952.

Argüelles Casals, Darío: "Hospital Mercedes", en Arte y Medicina, 7 (51): 16-18, 1958.

Domínguez Roldán, María Luisa: Panchón Domínguez Roldán. Mambí, médico, ministro, Editorial Luz-Hilo, La Habana, 1957.

Isern, Juan: "Atalaya", en Carteles, 41 (1): 87, La Habana, 1960.

Mena, César y Alberto Cobelo: "Hospital Reina Mercedes", en Historia de la Medicina en Cuba. Hospitales y centros benéficos en la Cuba colonial, t. 1, Ediciones Universal, Miami, 1992.

Núñez, Enrique: "Hospital Nuestra Señora de las Mercedes", en Revista de Medicina y Cirugía de La Habana, 10 (17): 476-479, 1905.

Pino de la Vega, Mario del: "Apuntes para la historia de los hospitales de Cuba (1523 a 1899). Hospital de Nuestra Señora de las Mercedes", en Cuadernos de Historia de la Salud Pública, 24: 29-34, La Habana, 1963.

Torre, Juan Manuel de la: Lo que fuimos y lo que somos o La Habana antigua y moderna, Imprenta de Spencer, La Habana, 1857.