Idalmis Gato

Deporte, Cuba

Idalmis Gato Moya (1971). Voleibolista cubana. Una de las llamadas "Espectaculares Morenas del Caribe". Ganadora de los títulos olímpicos en Barcelona 1992, Atlanta 1996 y Sydney 2000.

Nació en la ciudad de Camagüey, el 30 de agosto de 1971. Desde pequeña mostró aptitudes para el deporte y unido a su estatura, superior a la de sus compañeras de colegio, es que la captaron para el baloncesto. Pero, desistió de este deporte y se inclinó por el voleibol.

Participó en numerosas competencias escolares y juveniles, y en todas demostró que tenía condiciones para llegar a ser una estelar de la malla alta. Por aquel entonces, años 1987-1988, el voleibol femenino antillano contaba con tres equipos, pues poseía una gran cantera de jugadoras jóvenes.

Idalmis fue desarrollándose como voleibolista, aplicando con acierto los distintos elementos técnico-tácticos de esta difícil disciplina deportiva. El despegue de la joven camagüeyana ocurrió sin cumplir aún los 17 años, cuando fue llamada a las filas de la preselección nacional. En muy poco tiempo se convirtió en una especialista en defensa y recibo, pues con sus 178 centímetros de estatura no iba a llegar a ser una de las mejores atacadoras.

Su primer evento de envergadura, después de tres años en la formación, aunque no como jugadora regular, fue en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992. Hasta entonces, lo mejor para el voleibol cubano en las olimpiadas, eran sendos quintos lugares en las citas estivales de Montreal 1976 y Moscú 1980. A los certámenes en Los Ángeles 1984 y Seúl 1988, Cuba no asistió. La muy renovada selección antillana se consideraba entre las posibles candidatas para discutir la medalla de oro, junto a las escuadras de la Comunidad de Estados Independientes (CEI), Estados Unidos y Brasil. Y las cubanas cumplieron con los vaticinios y se llevaron el primer lugar, al superar en los cinco encuentros a sus más enconadas rivales. En el cruce semifinal tuvieron que sacar el extra para doblegar a Estados Unidos, en partido que se extendió a cinco sets, y por la medalla de oro se impusieron a la CEI 3-1, en un choque en extremo tenso. Idalmis no fue de las regulares en la formación, pero su aporte se hizo sentir cuando entró al taraflexcomo sustituta y asombró por su excelente defensa y efectivos bloqueos.

En 1993, las cubanas triunfaron por primera vez en el Gran Prix, celebrado en varias ciudades asiáticas. En la final derrotaron de manera convincente a China 3 sets por cero. Y al año siguiente, Idalmis Gato, como parte del equipo cubano, incluyó en sus premios la medalla de oro en el Campeonato Mundial de Brasil. Resultó un evento más que exigente para las titulares olímpicas. Pero, con victoria tras victoria, fueron sorteando cada obstáculo hasta llegar al partido final. Con miles de aficionados que no se cansaron de gritar y apoyar a la selección brasileña en la majestuosa sala Ibirapuera, de Sao Paulo, las cubanas se impusieron con brillantez ante las anfitrionas, al derrotarlas en solo tres parciales.

Idalmis Gato se mantuvo entre las regulares de la formación cubana que, en las siguientes temporadas, alcanzó los títulos en cuanto certamen tomaron parte; entre ellos, los Juegos Deportivos Panamericanos de Mar del Plata, Argentina, y la Copa del Mundo en varias ciudades japonesas, ambas lides en 1995. Las jugadoras dirigidas por los avezados entrenadores Eugenio George Laffita y Antonio Perdomo, salían con etiqueta de favoritas para reeditar la labor de Barcelona, en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996.

En la ciudad estadounidense, las voleibolistas cubanas, entre quienes figuraba la estelar Idalmis Gato, caen en el fortísimo grupo B, junto a poderosas escuadras como Brasil, Rusia y Estados Unidos. El inicio resultó fácil ante Canadá 3-0, pero tropezaron dos días después frente a Brasil 0-3. A pesar de los siguientes éxitos frente a Perú 3-0 y Alemania 3-0, volvieron a ceder, esta vez frente a Rusia 1-3. En el cruce de cuartos de finales, vencieron a Estados Unidos 3-0. Una ocasión mas, Cuba y Brasil se vieron las caras en semifinales y esta vez las antillanas superaron a las brasileñas 3-2. El accionar de Idalmis Gato resultó determinante en el triunfo sobre China 3-1 por la medalla de oro. Jugó de manera impecable en el recibo y defensa, y también aportó con sus remates por las esquinas.

Luego, la esbelta morena camagüeyana se desvincula del voleibol. Fue un impasse involuntario que la llevó al voleibol de playa algunas temporadas. En 1999, Eugenio George, conocedor de la calidad de la joven y ya experimentada jugadora, la convocó nuevamente a la preselección para que se ganara un puesto en la escuadra que se preparaba para la lid olímpica de Sydney 2000.

Fue una de las ocho jugadoras que buscaba una tercera medalla de oro olímpica. Pero las cubanas no llegaron a la capital del estado de Nueva Gales del Sur con el distintivo de favoritas al trono, a pesar de que acababan de triunfar en el Grand Prix de ese año. Rusia había tenido un mejor cuatrienio. Ya en los mismos Juegos se hizo evidente, pues las cubanas perdieron ante las europeas en la etapa clasificatoria 2-3. Fue el único revés que tuvieron en las preliminares, pues arrasaron con Alemania, Corea del Sur, Italia y Perú, el otro conjunto que pudo arrebatarles un set. En el cruce, vencieron 3-0 a Croacia y en semifinales salieron del duro escollo que siempre representa Brasil 3-2, en partido donde Idalmis Gato tuvo un accionar excelente con efectivos bloqueos y defensa impecable. Por la medalla de oro, las rusas ganaron los dos primeros sets 27-25 y 34-32 y ya celebraban el éxito cuando llegó la reacción de las cubanas que se impusieron en los siguientes 25-19, 25-18 y 15-7 para protagonizar una hazaña jamás vista en la historia del voleibol: tres medallas de oro consecutivas en Juegos Olímpicos.

Tras el regreso de Australia, Idalmis Gato, junto a otras relevantes figuras, decidieron el retiro para dar paso a las jóvenes promesas de esta disciplina en la Mayor de las Antillas. Actualmente imparte clases de ejercicios aerobios.

Es considerada una de las mejores voleibolistas de Cuba en todos los tiempos.

 

Bibliografía

Forbes, Irene, Ana María Luján y Juan Velázquez: Famosos y desconocidos. Cubanos en Juegos Olímpicos, Ediciones Unión, La Habana, 2003.

Forbes Irene y Juan Velázquez: Elegidos por la gloria, Editorial Científico-Técnica, La Habana, 2003.

Hernández Armando: Páginas de victorias, Editorial Deportes, La Habana, 2001.