Jamaica

Jamaica

Nombre oficial: Jamaica

Nombre utilizado por los aborígenes: Jamaica

Capital: Kingston

Localización geográfica: Jamaica es una isla situada en el mar del Caribe al sur de Cuba. Tiene 240 km de largo y 80km de ancho. 

Superficie y topografía:

Jamaica es la tercera isla más grande de las Indias Occidentales. Con una superficie de 10.992 km2

La isla es la prolongación de una cordillera de montañas sumergidas. Está cruzada por una cadena montañosa que alcanza su cota más alta en el pico Blue Montain (2.256 metros) en la parte este de la isla. Desde allí la cordillera desciende hacia el oeste en una serie de barrancos arbolados que la cruzan de norte a sur. Las mejores playas están en la parte occidental y septentrional de la isla. La vegetación selvática tropical y subtropical es una de las más exuberantes de todo el Caribe.

Himno:

Letra: Hugh Sherlock

 Música: Robert Lightbourne

Jamaica, Land We Love

 Eternal Father, Bless our Land,

Guide us with thy mighty hand,

Keep us free from evil powers,

Be our light through countless hours,

To our leaders, great defender,

Grant true wisdom from above,

Justice, truth be ours forever,

Jamaica, land we love,

Jamaica, Jamaica, Jamaica, land we love

Teach us true respect for all,

 Stir response to duty's call,

 Strenghten us the weak to cherish,

Give us vision lest we perish,

Knowledge send us Heavenly Father,

Grant true wisdom from above

Justice, truth be ours forever,

Jamaica, land we love,

Jamaica, Jamaica, Jamaica, land we love.

En la versión original la palabra "Guide" era sustituida por "Guard".

División político-administrativa:

La isla de Jamaica se divide en catorce parroquias:

Clarendon

Hanover

Kingston

Manchester

Portland

Saint Andrew

Saint Ann

Saint Catherine

Saint Elizabeth

Saint James

Saint Mary

Saint Thomas

Trelawny

Westmoreland

Forma de gobierno: Monarquía constitucional. Obtuvo la independencia del Reino Unido en 1962. Jamaica es miembro de la Commonwealth y por lo tanto el Jefe del Estado es la Reina Isabel II de Inglaterra. El gobernador general es el representante de la corona británica y el poder ejecutivo es ejercido por el primer ministro.

Idioma oficial: El idioma oficial es el inglés. También se habla el dialecto local patois.

Moneda: Dólar Jamaiquino (JMD)

Población total: 2.780.132

Densidad demográfica: 262,87 por km².

Religión: La mayoría de la población es protestante (Iglesia de Dios, Anglicana, Bautista y Metodista). También hay minorías católicas, judía, hindú y bahai. Por otra parte la religión rastafari goza de gran arraigo y popularidad.

Fiestas nacionales:

6 de febrero. Se conmemora el aniversario del nacimiento de Bob Marley, proclamado día festivo nacional. 

8 de abril. Carnaval de Jamaica. 

6 agosto. Día de la Independencia.  El domingo anterior al Día de la Independencia se celebra el Día de la Emancipación.

Tercer lunes de octubre. Se celebra el Día de los Héroes Nacionales, un día en el que el país entero recuerda a sus 7 héroes nacionales.

Breve sinopsis histórica

Los tainos, de origen arauaco, que habitaban Jamaica a la llegada de los españoles, denominaban a la isla “tierra de manantiales” (en su lengua Xamayca), de donde habían expulsado a sus primeros habitantes, los guanahatabeyes. Los aborígenes de Jamaica fueron doblegadas en forma violenta a partir de 1509 por Diego Colón, después que su padre estuviera en la isla durante su segundo viaje al continente americano, en mayo de 1494. Extinguida la mayor parte de los pobladores originarios por los invasores europeos, hacia mediados del siglo XVI, la colonización avanzó sobre la base del fomento de la producción de algodón, cacao, café y, sobre todo, azúcar, con fuerza de trabajo esclava africana. En 1655, tras el fracaso del intentó británico de apoderase de la vecina colonia española de Cuba, se presentó una poderosa flota inglesa, compuesta por 38 embarcaciones y casi 7 mil hombres, al mando de William Penn, que ocuparon Jamaica tras vencer la endeble resistencia ofrecida por los españoles y portugueses coaligados. No obstante, para dificultar la ocupación inglesa, los ibéricos dieron la libertad a más de un millar de esclavos, conocidos desde entonces como maroons, que huyeron a zonas intrincadas como las Montañas Azules. En 1670, tras la firma del Tratado de Madrid, la isla pasó de manera oficial a la soberanía británica, que concedió a la población blanca ciertos derechos legales inexistentes en la legislación española. En poco tiempo, Jamaica se convirtió en centro de actividades de corsarios y piratas que atacaban las colonias y embarcaciones de España, mientras iba despegando la economía de plantación. Una de las peculiaridades del desarrollo de la producción de azúcar en esta isla era que la mayoría de los propietarios de ingenios residían en la metrópoli, a lo que debe agregarse la existencia de una relativamente numerosa población negra libre, escapada de las plantaciones, que vivía en comunidades autónomas o palenques. Ello sirvió de estímulo a frecuentes revueltas de esclavos y de libertos, como la que obligó a la Corona británica a firmar un modus vivendi en 1739 con la comunidad de Nanny Town, que había resistido en forma exitosa varias embestidas de las tropas británicas, o las rebeliones ocurridas en 1760 y 1795. Otra  gran sublevación de esclavos estalló en 1831, encabezada por Samuel “Sam” Sharpe, conocida como la Guerra Baptista. Todo ello hizo que el movimiento abolicionista fuera creciendo –ya en 1807 había sido prohibida la trata-, lo que unido al ambiente internacional y la propia evolución de la política inglesa, llevaran a la proclamación del fin de la esclavitud el 29 de agosto de 1833, lo que benefició a más de 300 mil trabajadores negros.  En realidad, muchos de los antiguos esclavos siguieron sujetos a duras condiciones de trabajo en las propias plantaciones, en un verdadero régimen de esclavitud encubierta, lo que motivó en 1865 el estallido de otro gran levantamiento de los trabajadores negros conocido como de la Bahía de Morant. La rebelión fue aplastada a sangre y fuego, con un saldo de centenares de muertos, incluidos los principales líderes del movimiento revolucionario, entre ellos Paul Bogle. A fines del siglo XIX y principios del siglo XX, llegaron nuevos inmigrantes a la isla, en su mayoría ingleses, escoceses, alemanes e irlandeses, así como de la India. Estos últimos, como los coolies chinos, fueron traídos para la agricultura, en especial de la economía bananera emergente, surgiendo enfrentamientos con la población negra por el empleo y por divergencias religiosas. La crisis de 1929 afectó muy seriamente a la isla, ya vapuleada por el declive de su producción azucarera y una plaga que afectó a las plantaciones de la United Fruit Company (UFCo), lo que propició la emigración de miles de personas hacia Panamá, Cuba y otros países en busca de trabajo. Fue en esa difícil coyuntura que cobró fuerzas la lucha por los derechos civiles que tuvo su primer gran adalid en Marcus Garvey, impulsor del movimiento negro a escala internacional, quien fundó en 1929 el People Political Party (PPP). Su impronta propició la convergencia del nacionalismo con la lucha de los trabajadores negros por sus derechos. Los años treinta fueron una década de ascenso de las huelgas y protestas obreras, algunas de ellas fuertemente reprimida por las autoridades coloniales, así como de la aparición de nuevos líderes, en particular Alexander Bustamante, quien tuvo su base social en el naciente sindicalismo, y Norman Manley. Ambas figuras fundaron en 1938 el People National Party  (PNP), que desde entonces tendría un papel central en la vida política del país. Más adelante, Bustamante se alejó de las posturas socialistas predominantes en esta agrupación para crear en 1943 su propio partido: el Jamaican Labour Party (JLP). No obstante las divergencias políticas, ideológicas y electorales existentes entre las dos principales agrupaciones políticas de Jamaica, coincidían en la búsqueda de la emancipación. El 20 de noviembre de 1944 Jamaica dejó de ser colonia de la Corona británica y adquirió una independencia parcial con una nueva constitución que incluía el sufragio universal y la elección de la mayoría del legislativo. Con esas reglas, Bustamante obtuvo por primera vez la jefatura del gobierno, posición que estrenó en diciembre de ese mismo año, mientras despegaba la economía basada en la bauxita y el azúcar quedaba detrás en el valor de las exportaciones. En 1973 Jamaica se convirtió en el segundo productor mundial de este mineral, aunque la producción de bauxita, en manos de empresas extranjeras, solo proporcionaba empleo al 1 % de la fuerza de trabajo. En 1958, ya bajo el gobierno de Norman Manley, Jamaica consiguió su autonomía interna y se adhirió a la Federación de las Indias Occidentales. Durante el siguiente mandato de Bustamante, Jamaica abandonó esa Federación, que muy pronto se había desacreditado, y, tras el referéndum de septiembre de 1961, se alcanzó la plena independencia con estatus de dominio de la Mancomunidad Británica (6 de agosto de 1962). Desde entonces se han sucedido en el poder en forma alternativa líderes de ambos partidos –como el derechista Eduard Seaga del JLP, que impuso una orientación neoliberal y el izquierdista Michael Manley del PNP quien puso el acento en la política social y la integración regional-, mientras el turismo se iba convirtiendo, junto con las crecientes remesas enviadas por los miles de jamaicanos radicados en el exterior, en las más importantes fuentes de ingresos del país. En los últimos años se han configurado nuevos partidos y organizaciones, que han ido desplazando a los tradicionales partidos políticos, que buscan alternativas y reformas que permitan nuevos estándares sociales.