José Lezama Lima

Literatura, Cuba

José Lezama Lima (1910-1976). Poeta, narrador, ensayista cubano. Uno de los autores más relevantes de las letras cubanas e hispanoamericanas del siglo XX.

José Lezama Lima nació el 19 de diciembre de 1910 en La Habana. Se graduó de Bachiller en 1928 en el Instituto de Segunda Enseñanza de la Habana. Realizó estudios en la Universidad de La Habana hasta 1938, cuando obtuvo el título de Doctor en Leyes. Ejerció algún tiempo como abogado, primero en un bufete, y luego en las oficinas del Consejo Superior de Defensa Social en el Castillo del Príncipe. Con posterioridad trabajó como funcionario de la Dirección de Cultura del Ministerio de Educación y al triunfo de la Revolución cubana fue nombrado director del Departamento de Literatura y Publicaciones del Consejo Nacional de Cultura. De 1962 en adelante se desempeñó sucesivamente como vicepresidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), investigador y asesor del Instituto de Literatura y Lingüística de la Academia de Ciencias, y asesor de Casa de las Américas. 

Fue una figura nuclear de la tercera generación republicana, la de los “poetas trascendentalistas” (de acuerdo con la clasificación de 1954 de Roberto Fernández Retamar) o Grupo Orígenes, como más extendidamente se le conoce. Lezama llevó a cabo una intensa actividad editorial expresada sobre todo en la fundación y dirección de revistas culturales emblemáticas, cuyo valor desborda, incluso, las fronteras del canon literario nacional: Verbum (1937), órgano oficial de la Asociación de Estudiantes de Derecho, donde colaboró junto a René Villarnovo; Espuela de Plata (1939-1941), su dirección la compartió con Guy Pérez Cisneros y Mariano Rodríguez; Nadie Parecía. Cuaderno de lo Bello con Dios (1942-1944), con Ángel Gaztelu; y Orígenes (1944-1956), con José Rodríguez Feo. A través de estas revistas, definidas en buena medida por su sentido grupal (sin obviar las tensiones internas), por su búsqueda creciente de las esencias más hondas de la cultura de la Isla, y su apertura a lo espiritual-universal, puede seguirse, amén del desarrollo de la producción poética, narrativa y ensayística, la consolidación paulatina de un “proyecto”, denominado por el propio Lezama “estado organizado frente al tiempo”, en cuya gestación su presencia fue decisiva. A este quehacer en el campo editorial se añaden sus colaboraciones con otras importantes revistas nacionales y extranjeras, y sus prólogos, compilaciones y selecciones. Se destaca especialmente en este sentido su ya clásica Antología de la poesía cubana (1965), editada en tres tomos, documentado panorama de la lírica insular desde sus orígenes hasta finales del siglo xix.

En su obra poética, iniciada magistralmente con Muerte de Narciso (1937), son fundamentales su concepción de la poesía como conocimiento (desentrañar las sustancias íntimas y ocultas de la realidad); la potencia de la imagen (dotada de un carácter trascendente, unitivo); la densidad multirreferencial de sus textos, (se registran parejamente el peso de lo fabular y lo mítico); y la abundancia verbal, metáforica (“rauda cetrería de metáforas”, según Ángel Gaztelu), desde la que se instaura una lógica “otra”, calificada por la recepción difícil y hermética.

Algunas de estas mismas orientaciones se revelan también en su trayectoria ensayística: A partir de la poesía, La dignidad de la poesía, Introducción a un sistema poético, volcada también, por igual, a la búsqueda de lo profundo americano: La expresión americana (1957), y abierta siempre a las posibilidades creadoras de la historia y la cultura universales: “El secreto de Garcilaso”, “Sierpe de don Luis de Góngora”, “Pascal y la poesía”, “Sobre Paul Valéry”, “Cumplimiento de Mallarmé”, “Nuevo Mallarmé”.

De su obra narrativa sobresalen los cuentos “Fugados” y “Juego de las decapitaciones”, y sus dos únicas novelas: Paradiso (1966) y Oppiano Licario (1977), continuadora de la anterior e inconclusa, y donde Lezama probaría su magisterio en el género. En particular, Paradiso, signada por la textura poética del resto de su producción, marca un sitio cimero de la novelística en lengua española del pasado siglo. Novela de iniciación, donde lo imaginal, lo autobiográfico y lo cubano se funden. Ha sido traducida al alemán, francés, inglés, italiano, polaco y portugués.

Su obra, tanto en el terreno de la creación, como en el de la promoción y el pensamiento culturales, comporta de manera singular no solo un modo de concebir y experimentar “lo poético” (noción central en la configuración de toda su escritura) sino un cuerpo cosmovisivo complejo, constituido por presupuestos de índole gnoseológica, estética, filosófica, religiosa y ética, que continúa generando una amplia atención, aun cuando esta pueda asumir en ocasiones (como ha manifestado cierto sector de la crítica en años recientes) posturas de reacción y enfrentamiento.

Lezama Lima murió en La Habana el 9 de agosto de 1976.

 

Bibliografía activa

Poesía

Muerte de Narciso, Úcar, García, La Habana, 1937.

Enemigo rumor, Úcar, García, La Habana, 1941.

Aventuras sigilosas, Ediciones Orígenes, La Habana, 1945.

La fijeza, Ediciones Orígenes, La Habana, 1949.

Dador, Úcar, García, La Habana, 1960.

Poesía completa, Instituto Cubano del Libro, La Habana, 1970 (1983, en una edición aumentada).

Fragmentos a su imán, Editorial Arte y Literatura, La Habana, 1977.

Ensayo

Coloquio con Juan Ramón Jiménez, Publicaciones de la Secretaría de Educación, La Habana, 1938.

Analecta del reloj, Ediciones Orígenes, La Habana, 1953.

La expresión americana, Ministerio de Educación. Instituto Nacional de Cultura, La Habana, 1957.

Tratados en La Habana, Universidad Central de Las Villas, La Habana, 1958.

La cantidad hechizada, UNEAC, La Habana, 1970.

Narrativa

Paradiso, UNEAC, La Habana, 1966.

Oppiano Licario, Editorial Arte y Literatura, La Habana, 1977.

Cuentos, Editorial Letras Cubanas, La Habana, 1987.

Bibliografía pasiva

Arcos, Jorge Luis: La solución unitiva. Notas en torno al pensamiento poético de José Lezama Lima, Editorial Academia, La Habana, 1990.

_____________: Orígenes: La pobreza irradiante, Editorial Letras Cubanas, La Habana, 1994.

Baquero, Gastón: “Sobre la poesía de José Lezama Lima”, en El Nuevo Mundo (suplemento dominical), La Habana, 8 de febrero, 1942.

Bejel, Emilio: José Lezama Lima: Poet of the Image, University of Florida Press, Gainsville, 1990.

Cruz Malavé, Arnaldo: El primitivo implorante. El sistema poético del mundo de José Lezama Lima, Rodopi, Atlanta, 1994.

Espinosa, Carlos: Cercanía de Lezama Lima, Editorial Letras Cubanas, La Habana, 1986.

Fernández Retamar, Roberto: “Poesía trascendentalista”, La poesía contemporánea en Cuba (1927-1953), Orígenes, La Habana, 1954.

García Marruz, Fina: La familia de Orígenes, Ediciones Unión, La Habana, 1997.

 _________: “La poesía es un caracol nocturno”, Ensayos, Editorial Letras Cubanas, La Habana, 2003.

Gaztelu, Ángel: “Muerte de Narciso. Rauda cetrería de metáforas”, en Verbum, La Habana, noviembre, 1937.

González, Reynaldo: Lezama Lima: el ingenuo culpable, Editorial Letras Cubanas, La Habana, 1994.

_______________: Lezama sin pedir permiso, Editorial Letras Cubanas, La Habana, 2007.

López Lemus, Virgilio: La imagen y el cuerpo: Lezama y Sarduy, Ediciones Unión, La Habana, 1997.

Mateo, Margarita: Paradiso: La aventura mítica, Editorial Letras Cubanas, La Habana, 2002.

Saínz, Enrique: “Lezama / Vitier: influencias, confluencias”, Diálogos con la poesía, Ediciones Unión, La Habana, 2003.

Simón, Pedro, sel. y notas: Recopilación de textos sobre José Lezama Lima, Casa de las Américas, La Habana, 1970.

Vitier, Cintio: “Decimotercera lección: crecida de la ambición creadora. La poesía de José Lezama Lima y el intento de una teleología insular”, Lo cubano en la poesía, Universidad Central de Las Villas, 1958.

__________: “Introducción a la obra de José Lezama Lima”, Crítica 2, Editorial Letras Cubanas, La Habana, 2001.

 __________: ”Nueva lectura de Lezama”, Crítica 2, Editorial Letras Cubanas, La Habana, 2001.

___________: “Martí y Darío en Lezama”, Crítica 2, Editorial Letras Cubanas, La Habana, 2001.

___________: “Invitación a Paradiso”, Crítica 2, Editorial Letras Cubanas, La Habana, 2001.