José María Vargas Ponce

Política, Ciencia, Educación, Venezuela

José María Vargas Ponce (1786-1854). Médico cirujano, científico, catedrático y político venezolano. Considerado el primer botánico en su país. Primer Rector de la Universidad de Caracas y segundo presidente de su país entre 1834 y 1836.

José María Vargas nació en La Guaira, nombrado hoy estado Vargas en su honor, el 1 de marzo de 1786. Hijo de José Antonio de Vargas Machuca y Ana Teresa Ponce. Ingresó en la Universidad Real y Pontificia de Caracas en 1798 graduándose de bachiller en Filosofía en 1803. Cinco años más tarde –en 1808- obtuvo los grados de bachiller, licenciado y doctor en medicina.

Al terminar sus estudios médicos se trasladó a Cumaná, donde trabajó durante cuatro años. Allí se incorporó al movimiento independentista  venezolano y se integró en 1811 al Supremo Poder Legislativo. En el año 1812, tras haber prestado importantes servicios como médico en el terremoto de Caracas, regresó a Cumaná donde fue apresado hasta 1813 por el jefe realista, Juan Francisco Javier Cervériz.

Al ser liberado por Bolívar, marchó a Edimburgo, donde profundizó sus conocimientos sobre medicina, cirugía, química, botánica, anatomía y odontología. Por sus excelentes resultados fue electo miembro del Real Colegio de Cirujanos de Londres.

Cuando concluyó sus estudios europeos en 1819 regresó a América, se estableció en la isla de Puerto Rico, en Aguas Prietas, cerca de la ciudad de Ponce, donde se hallaban refugiados sus hermanos y su madre a causa de la situación generada por la guerra de Independencia venezolana. En la isla caribeña desarrolló una importante labor profesional y científica, escribió numerosos trabajos y colaboró con la Junta de Sanidad de la isla.

En 1825 se establece de manera definitiva en Venezuela dedicándose a su profesión, y se incorporó a la Universidad de Caracas como profesor de Anatomía. La alta casa de estudios fue reorganizada por el Libertador y en 1827 se nombró a José María Vargas como su rector.

Desde ese puesto Vargas recibió el reconocimiento y el respeto de diversos sectores de la sociedad caraqueña; por su exitosa labor administrativa, en la reorganización de las diversas facultades, creación de nuevas cátedras, reparaciones de los salones, organización de bibliotecas, y por la capacidad para hacer de la universidad un prestigioso centro de estudios. Al mismo tiempo, como profesor de anatomía, obtuvo gran reputación al considerársele pionero en las disecciones de cadáveres.

En 1827 fundó la Sociedad Médica de Caracas, y desarrolló además una amplia labor de investigación en el área botánica. En esta rama de la ciencia estableció relaciones con notables científicos de otras latitudes como el científico suizo Agustín De Candolle, quien bautizó algunas plantas con el nombre de "Vargasia" en homenaje a los trabajos realizados por el sabio venezolano.

En 1829 se fundó la Sociedad Económica de Amigos del País en Caracas, designándose a Vargas como su primer director. Después de concluir su labor como rector se consagró a la instrucción y en 1832 fundó la cátedra de Cirugía.

Junto a su prolífica labor docente y científica, Vargas estaba muy integrado a la vida política de su país. Desde su regreso de Puerto Rico se alió con los partidarios de la separación de Venezuela de la Gran Colombia y participó en el Congreso Constituyente de 1830 en Valencia, donde desplegó una gran actividad y discrepó con algunos planteamientos del Libertador. A pesar de estos desacuerdos fue nombrado albacea testamentario de Simón Bolívar.

En 1834, con el apoyo de diversos sectores civiles como los universitarios, agricultores y propietarios, fue nombrado presidente de Venezuela, primer mandatario civil y opositor al gobierno anterior. Su nombramiento fue ratificado por el Congreso el 6 de febrero de 1835. Bajo el gobierno de Vargas se promulgó el Primer Código de la República, se organizó el Registro Público, se elaboró un Proyecto de Código de Instrucción Pública, se reformó la enseñanza primaria y superior y se reedificaron los colegios nacionales de Margarita y El Tocuyo. Se prestó atención a la sanidad, se establecieron las bases para el censo general de población y se autorizó la entrada de barcos españoles en los puertos venezolanos.

Vargas perfeccionó el gobierno dotándolo de un cuerpo legal adecuado, por lo que tuvo fuerte oposición del sector militar que organizó una conspiración para derrocarlo. En 1835 fue depuesto y exiliado a Saint Thomas, al estallar la Revolución de las Reformas encabezada por José Mariño. Este enfrentamiento entre civiles y militares fue resuelto con la intervención de José Antonio Páez nombrado jefe del ejército, quien restituyó a Vargas en la primera magistratura; a pesar de los esfuerzos, en abril de 1836 el presidente renunció de manera irrevocable y el cargo lo asumió el vicepresidente Andrés Narvarte.

Después de esta experiencia en la alta esfera política de su país, Vargas se dedicó exclusivamente a la educación. Sin abandonar su cátedra de cirugía y anatomía, fungió como presidente de la Dirección general de Instrucción Pública, entre 1839 y 1852. En 1842 creó la cátedra de Química.

Como botánico fue célebre, recolectó muchas especies de plantas de la flora urbana caraqueña y sus alrededores, como la fregosa (Capraria biflora L.), el borrajón (Wigandiacaracasana HBK), el naranjillo (Bravaisiafloribunda DC.), el palo María (Triplariscaracasana Cham.), la verbena (Stachytarphetacayennensis (Rich. Vahl) el coralito (Hameliachrysantha Sw.) y la tara amarilla (Oyedaeaverbesinoides DC.) que florece en Navidad. Varias de las muestras colectadas por Vargas entre 1829 y 1830 resultaron ser nuevas especies para la ciencia, como la Cordiacaracasana A.DC. y Bignonia nitidissima DC. de Carcas, las que hoy se encuentran en el herbario del Jardín Botánico de Ginebra y también enriquecen herbarios de EEUU, Francia e Italia.

Por sus conocimientos y reputación presidió la comisión encargada de exhumar, en Santa Marta, los restos del Libertador y conducirlos a Venezuela en diciembre de 1842.

Sus discrepancias con la política de José Gregorio Monagas le llevaron a exiliarse a Estados Unidos en 1853, época en que su salud se afectó. Residió primero en Filadelfia y luego en Nueva York donde murió el 13 de julio de 1854. Veintitrés años más tarde sus cenizas fueron llevadas a Caracas y sepultadas en el Panteón Nacional el 27 de abril de 1877.

La primera revista sobre ciencias naturales venezolana fue nombraba Vargasia en honor al científico insigne. Esta fue una publicación de la Sociedad de Ciencias Físicas y Naturales que circuló entre 1868 y 1870 encabezada por el naturalista alemán radicado en Venezuela Adolf Ernst. Asimismo el galardón más importante que concede la Universidad Central de Venezuela -la Orden José María Vargas- rinde homenaje al sabio y docente.


Bibliografía activa

A los honorables senadores y representantes de Venezuela. Caracas: Imprenta de Valentín Espinal,  Caracas, 1835.

Vargas: relación autobiográfica inédita, sobre el golpe de estado que lo depuso en 1835, Tipografía Principios, Caracas, 1959.

Libro de decretos del poder ejecutivo de Venezuela, Banco Central de Venezuela, Caracas, 1973.

Obras completas. 2ª ed, Comisión Nacional del Natalicio del Dr. Vargas, Caracas, 1986. 8 v.

El universo de un hombre justo: textos escogidos, Ministerio de Educación, Caracas, 1986.

Bibliografía pasiva

Apoteosis del eminente ciudadano doctor José María Vargas, celebrada en Caracas el día 27 de abril de 1877, Imprenta Nacional, Caracas, 1872.

Blanco, Andrés Eloy: Vargas, el albacea de la angustia, Ministerio de Educación, Caracas, 1947.

Briceño Iragorry, Mario: Meditación sobre Vargas, Concejo Municipal, Caracas, 1951.

Bruni Celli, Blas: Imagen y huella de José Vargas, INTEVEP, Caracas, 1987.

Huellas en sus libros: catálogo de la biblioteca del doctor José Vargas, Edición de la Biblioteca Nacional, Contraloría General de la República y Comisión para la Conmemoración del Bicentenario del doctor José Vargas, Caracas, 1993.

Carbonell, Diego: Vargas, Litografía y Tipografía del Comercio, Caracas: 1929.

Castellanos, Rafael Ramón: La sobria integridad y el civismo de Vargas, Oficina Central de Información, Caracas, 1976.

Comisión Nacional para la celebración del Bicentenario del natalicio del doctor José María Vargas: Vargas: apoteosis del siglo XIX: apoteosis del siglo XX, Ediciones de la Presidencia de la República, Caracas, 1986, 2 v.

Cova, Jesús Antonio: Por la gloria de Vargas, Litografía y Tipografía Vargas, Caracas, 1929.

Díaz, Manuel Vicente y otros: La hora de Vargas, Academia Nacional de la Historia, Caracas, 1986.

Domínguez, Rafael: José María Vargas. Caracas: Editorial Sur América, 1930.

Gabaldón, Eleonora: José Vargas: presidente de la República de Venezuela: las elecciones presidenciales de 1835, Instituto Autónomo Biblioteca Nacional-FUNRES, Caracas, 1986.

Grisanti, Ángel: Vargas íntimo: un sabio de carne y hueso, su niñez, adolescencia y juventud.: Jesús E. Grisanti, Caracas,1954;

Márquez Cañizales, Augusto: José María Vargas, 1786-1854, Ministerio de Educación, Caracas, 1973.

Parra Márquez, Héctor: La personalidad del Dr. José María Vargas, Ministerio de Educación, Caracas, 1955.

Stauffer F.W., R. Duno de Stefano, L.J. Dorr, F. Jacquemoud & N. Fumeaux: “Contribución del Dr. José María Vargas a las ciencias botánicas en Venezuela”, en Acta Botánica de Venezuela, No. 29(1), Caracas, 2006, págs.135-164.

Villanueva, Laureano: Biografía del Dr. José María Vargas; facs. de la ed. de 1883, Ediciones del Rectorado de la Universidad Central de Venezuela, Caracas, 1986.