Juan Bautista Arismendi

Historia, Venezuela

Juan Bautista Arismendi Subero de Ibáñez (1775-1841). Patriota venezolano. Principal figura de la lucha por la independencia de España de la isla Margarita.

Juan Bautista Arismendi nació el 15 de marzo de 1775 en La Asunción (hoy Estado de Nueva Esparta, República Bolivariana de Venezuela). Hijo del capitán de milicias Miguel Arismendi Marcano y de María Subero de Ibáñez de Eguía Alfonzo. Su padre, de origen vasco, fue un destacado funcionario de la monarquía española que se desempeñó en Venezuela como Alguacil Mayor, Fiel Ejecutor, Regidor y Alcalde de la Santa Hermandad de La Asunción, por lo que rindió los juicios de residencia en 1785 y 1788. En noviembre de 1791 era Justicia Mayor y Comandante de Armas del Norte (Santa Ana).

Juan Bautista Arismendi inició en 1790 su carrera militar como Cadete de un batallón de milicias de la isla de Margarita y el 2 de julio de 1800 fue ascendido a Capitán. En 1804 contrajo matrimonio con María del Rosario Irala, su primera esposa. Desde muy temprano apoyó al movimiento revolucionario iniciado con la instalación en Caracas, el 19 de abril de 1810, de la Junta de Gobierno en nombre de Fernando VII. Contribuyó a la destitución de los realistas en Margarita y a la integración de un gobierno provisional. Por sus méritos fue ascendido a Coronel.

Proclamada la independencia de Venezuela, Arismendi formó parte de la escuadrilla comandada por el Alférez de Navío Felipe Santiago Esteves enviada por Francisco de Miranda desde Cumaná, en enero de 1812, para liberar la Guayana y que fue un fracaso. Tras la capitulación republicana por los acuerdos de San Mateo, en julio de ese año, Arismendi regresó a Margarita donde fue encarcelado por el gobernador Pascual Martínez debido al papel sobresaliente desarrollado durante la I República y enviado a las mazmorras de La Guaira, aunque unos meses después salió en libertad gracias a las gestiones de su pariente el Obispo de Puerto Rico, José Alejo Arismendi.

En los primeros días de 1813 falleció su esposa y Arismendi regresó otra vez a Margarita, donde poco después, en junio de ese año, encabezó un movimiento revolucionario en contra del Gobernador español Pascual Martínez, quien fue despojado de su cargo y muerto. Alejado de los seguidores de Santiago Mariño, que casi simultáneamente liberaban todo el oriente venezolano (Cumaná y Barcelona), Arismendi marchó en noviembre de ese año a la capital, recién ocupada por Simón Bolívar. Recibió la encomienda de avanzar a Barlovento con una columna y bajo las órdenes de Francisco Bolívar Aristiguieta combatió con éxito contra fuerzas realistas en la región.

De regreso a Caracas, fue nombrado Gobernador Militar de la capital en sustitución provisional del General José Félix Ribas, por lo que debió ejecutar las instrucciones de Bolívar, que en cumplimiento del decreto de Guerra a Muerte, ordenaba en febrero de 1814, pasar por las armas a cerca de un millar de presos españoles en Caracas y La Guaira. A continuación, el 11 de marzo de ese mismo año, Arismendi resistió con valentía hasta ser derrotado en Ocumare del Tuy por el jefe realista Francisco Rosete. Reincorporado Ribas a su puesto en la capital, Arismendi volvió a su tierra natal en abril de 1814, tras recibir la condecoración de la Orden de los Libertadores de Venezuela, instituida por Bolívar el 22 de octubre de 1813.

En Margarita, Arismendi dio refugio a los sobrevivientes de la familia caraqueña Cáceres, que habían tenido que dejar la capital y marchar en penosa travesía al oriente venezolano para escapar de la cruel represión realista. El 4 de diciembre de ese año se casó con la joven de quince años Luisa Cáceres, que había perdido a varios de sus más cercanos familiares.

El 8 de enero de 1815, como consecuencia de la arrolladora ofensiva realista del asturiano Tomás Boves procedente de Los Llanos que había acabado con la II República, una junta de notables y padres de familia de La Asunción confió el gobierno de Margarita a un Triunvirato, que entregó a Arismendi la Comandancia Militar. Bajo su responsabilidad estaba organizar la resistencia ante la posibilidad de enfrentar al jefe realista Francisco Tomás Morales, sucesor de Boves, ya muerto en combate. En esas circunstancias, arribó a las costas de la isla, en marzo de 1815, la llamada Expedición Pacificadora de Pablo Morillo, integrada por sesenta barcos y más de quince mil hombres. Ante el descomunal desbalance de fuerzas y las generosas ofertas realistas, Arismendi y su pequeño ejército de marineros y pescadores negros debieron aceptar la amnistía ofrecida por el jefe enemigo.

Pero en septiembre de 1815, tras la partida de Morillo de la isla, las autoridades realistas ordenaron la captura de Arismendi, quien se vio obligado a refugiarse con uno de sus hijos en las montañas de Copey, donde continuaría su lucha contra el gobierno colonial. En represalia, el 24 de ese mes su esposa Luisa Cáceres, que estaba embarazada, fue capturada como rehén para obligar a Arismendi a entregarse. El gobernador realista Joaquín Urreiztieta le propuso un canje de prisioneros por su esposa, encerrada en un calabozo de la fortaleza española de Santa Rosa, pero el patriota se negó, pronunciando una frase legendaria: “Diga al jefe español que sin patria no quiero esposa”. En represalia, Luisa sufrió diversas penalidades y vicisitudes hasta que fue desterrada a Cádiz, solo pudo regresar a Margarita varios años después, rencontrándose con su esposo el 26 de julio de 1818.

Entretanto, el 14 de noviembre de 1815, Arismendi pasó a la ofensiva contra los colonialistas, tras sumar cientos de hombres que armados de machetes y otros instrumentos de trabajo se apoderaron de Margarita, después de pasar a cuchillo a los doscientos hombres de la guarnición española de Juan Griego, incluido el propio gobernador realista Joaquín Urreiztieta. El 3 de mayo de 1816, llegó a la isla venezolana, ya liberada por Arismendi, la expedición patriota procedente de Haití y encabezada por el propio Bolívar. Cuatro días después, el Libertador ascendió a Arismendi a General en Jefe. El 9 de enero de 1817 acompañó a Bolívar en los combates de Clarines y Unare, favorable a los realistas. A continuación fue enviado por el Libertador para contactar a los generales Manuel Piar, José Antonio Páez, Pedro Zaraza y Manuel Cedeño y entregarles el plan para la campaña sobre Caracas, que finalmente no se efectuó.

Cuando Bolívar abandonó los llanos de Venezuela e inició la liberación de Nueva Granada a fines de mayo 1819, Arismendi tuvo un papel activo en el grupo opositor al Libertador, encabezado por el General Santiago Mariño. Tras la deposición del Vicepresidente Francisco Antonio Zea, dejado por Bolívar en Angostura al frente del gobierno republicano, Arismendi ocupó su cargo durante tres meses, de septiembre a diciembre de 1819, hasta que el Libertador, que había triunfado en Nueva Granada, se presentó de improviso en Angostura, restableció su autoridad y fundó la República de Colombia. En aras de la unidad patriota, Bolívar no tomó represalias contra los sediciosos y envió al General Arismendi a dirigir el Ejército de Oriente, cuya jurisdicción abarcaba las provincias de Barcelona, Cumaná, Margarita y la parte oriental de Caracas. En ese alto puesto militar se mantuvo Arismendi hasta el 20 de enero de 1820, cuando Bolívar lo sustituyó por el General de División José Francisco Bermúdez. Arismendi permaneció en Margarita hasta mediados de ese mismo año, cuando fue llamado por el Libertador para participar en la campaña de Carabobo y  la liberación de Caracas, a la que se unió con varios centenares de sus hombres.

Conseguida la independencia, pasó a retiro hasta que en 1828 el General José Antonio Páez lo designó segundo Comandante del Ejército. Apoyó la separación de Venezuela de Colombia en 1830. En 1835, el Presidente de Venezuela José María Vargas, lo nombró Gobernador interino de Caracas, cargo que ocupaba durante la crisis político-militar de agosto de ese año conocida como la Revolución de las Reformas, en la que Arismendi respaldó al gobierno constituido y al General Páez. Hasta sus últimos años asistió al Senado de la República en representación de Margarita, escaño que ocupaba desde 1835. En 1840 se alejó de la vida pública en Caracas hasta su muerte ocurrida el 23 de Junio de 1841 Sus restos reposan en el Panteón Nacional desde el 29 de enero de 1877.

 

Bibliografía

Acosta Saignes, Miguel: Acción y utopía del hombre de las dificultades, La Habana, casa de las Américas, 1977.

Arismendi Santos, Erminy: Arismendi y la Guerra a Muerte, Caracas, Impresores Unidos, 1941.

Bianchi, Horacio: Juicio histórico sobre la vida y obra del general Juan Bautista Arismendi, La Asunción, Imprenta del Estado, 1941.

Blanco Fombona, Rufino: Bolívar y la guerra a muerte; época de Boves 1813-1814, Caracas, Impresora Unidos, 1942.

Briceño, Mariano de: Historia de la isla de Margarita; biografías del general Juan Bautista Arismendi y de la señora Luisa Cáceres de Arismendi, Caracas, Imprenta “El Monitor”, 1885.

Diccionario de Historia de Venezuela, tomo II, Fundación Polar, Caracas, 1988.

Siso Martínez, J.M.: Historia de Venezuela, México, Ed. Yocoima, 1954.