Juan Calixto Sánchez Whyte

Historia, Cuba

Juan Calixto Sánchez Whyte (1924-1957). Piloto de aviación cubano. Combatiente de la Segunda Guerra Mundial. Participó en los planes revolucionarios del 13 de marzo de 1957 contra el dictador Fulgencio Batista. Organizó y dirigió la expedición del yate Corynthia.

Nació en Glasgow, Escocia, el 3 de febrero de 1924. De padre cubano, Calixto Eugenio Sánchez, y madre inglesa, Helen Whyte. Al ser su padre diplomático cubano en ese país le dio la nacionalidad cubana. Cursó sus primeros estudios en Estados Unidos y los completó en Cuba, examinó algunas asignaturas en el Instituto de Segunda Enseñanza de El Vedado.

En 1942, con 18 años de edad se presentó en la embajada de Canadá en La Habana y pidió alistarse en el ejército para ir a combatir a la Segunda Guerra Mundial. Cumplió diferentes misiones durante tres años en Francia, Holanda e Inglaterra, fundamentalmente como paracaidista; alcanzó el grado  de sargento. Por los servicios ofrecidos se incluyó en el Cuadro de Honor  del ejército canadiense.

Al terminar la guerra volvió a Cuba y comenzó a trabajar en la Pan American Airways y más tarde en la Compañía Cubana de Aviación. Culminó los estudios de bachillerato y de aviación, convirtiéndose en un destacado piloto y mecánico de esta especialidad.

En 1953 fue elegido secretario del Sindicato Aéreo y con posterioridad secretario de la Federación Aérea de Cuba, hasta que renunció en marzo de 1957. Se incorporó a la lucha revolucionaria y una vez fracasado el plan de ataque al Palacio Presidencial, el 13 de marzo de 1957, en la capital de la república, con el propósito de ajusticiar al dictador Fulgencio  Batista Zaldívar, en cuya empresa tenía la misión de atacar el aeropuerto Rancho Boyeros, partió clandestinamente hacia el exilio, el 21 de marzo de 1957, desde donde organizó el envío de armas y hombres para la Revolución cubana.

De inmediato empezó a planear la forma de regresar a Cuba. Después de múltiples contactos, preparó la expedición del yate Corynthia, la cual partió hacia Cuba el 19 de mayo de 1957. Los miembros de esta expedición: revolucionarios de diferentes tendencias políticas se reunieron bajo la égida de la organización auténtica, dirigida por el ex presidente Carlos Prío Socarrás, y se prepararon militarmente en México, Miami y República Dominicana. Poseían armas Springfilds, carabinas y algunos modelos de subametralladoras. Cambiaron sus ropas civiles por uniformes verde olivo y en sus brazos colocaron brazaletes color naranja con las letras OA (Organización Auténtica) encima de un ovalo de fondo azul. A Calixto Sánchez le concedieron los grados de comandante y jefe de la expedición.

Desembarcaron por cayo Saetía, en la costa norte oriental, donde unos pescadores les dieron comida y en sus botes, de cuatro en cuatro, hicieron el cruce del canal de Nicaro hasta la desembocadura del río Cabonico (hoy, provincia de Holguín), llevando consigo  medicamentos y el armamento. Navegaron seis kilómetros, en los cuales sortearon el mal tiempo y los guardacostas enemigos, achicando constantemente a cubos la proa inundada.

En tierra firme, el comandante Calixto Sánchez Whyte informó a sus hombres sobre los objetivos de la expedición. Se decidió que quienes conservaban fuerzas seguirán con el comandante Calixto, hacia la Sierra Cristal. Habló con los habitantes de la zona, a quienes les ofreció una gratificación de $ 400 por su cooperación, les pidió a unos pescadores que se encontraban en el lugar que  les informaran a  las autoridades del desembarco, para que sus vidas no corrieran peligro; pero la tropa expedicionaria necesitaba ventaja para ganar los accesos de la zona montañosa de la Sierra Cristal, aún distante. Era del criterio que lo más indicado constituía unirse al grupo de Fidel Castro Ruz, quien combatía por iguales propósitos y  había demostrado la pureza de sus ideales y la justeza de su causa.

En un lugar conocido por Brazo Grande, en Holguín, se vieron sorprendidos y rodeados por las fuerzas del régimen batistiano. Bajo las garantías ofrecidas por el jefe de la tropa, el capitán Cárdenas Teylo, de respetarles sus vidas, se efectuó la rendición y entrega de las armas. Sujetos con alambres de púas fueron conducidos en un camión a Mayarí. En el cruce del río Levisa fueron interceptados por el teniente del ejército Ramiro Chirino, lugarteniente del sanguinario coronel Fermín  Cowley Gallego, de quien traía órdenes precisas.

Retrocedieron hasta la entrada de Cabonico, a unos 200 metros, en un pequeño naranjal; donde los hicieron escuchar por la radio el boletín en que se les anunciaba como muertos "en combate", poco después los acribillaban a balazos, el 28 de mayo de 1957. De los 27 expedicionarios sorprendidos 16 fueron asesinados, de esa forma murió Calixto Sánchez Whyte.

En el cementerio de Cabonico pretendieron quemar los cuerpos con petróleo, pero desistieron del propósito, cuando una persona conocida con el nombre de  Changra se ofreció para enterrarlos decentemente. Como solo disponían de cinco cajas decidieron sepultarlos en tierra. Algunos vecinos de la zona abrieron las fosas, fabricaron las rústicas cruces con marcas y números que sirvieron con posterioridad para la identificación de los restos que reposan en la actualidad en la Necrópolis Cristóbal Colón, en La Habana.

 

Bibliografía

Aladro Cardoso, Mayra y Servando Valdés Sánchez: La Guerra de Liberación Nacional en Cuba, 1956 -1959, Casa Editora Abril, 2007.

Gálvez Rodríguez, William: Salida 19. Operación Comando, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1982.

Guerra Vilaboy, Sergio y Alejo Maldonado Gallardo: Historia de la Revolución Cubana. Síntesis y comentarios, Ediciones La Tierra, Quito, 2005.

"La gesta del Corynthia. Un reporte de la Sección en Cuba", en Bohemia, 24 de mayo de 1959.