Julio Sanguily Garrite

Historia, Política, Cuba

Julio Sanguily Garrite (1845-1906). Destacado intelectual y patriota cubano del siglo XIX. Combatió como mambí en la Guerra de los Diez Años y fue el protagonista de una de las acciones épicas más famosas de la historia de Cuba, el rescate de Sanguily.

Nació en la ciudad de La Habana, un 9 de noviembre de 1845. El 12 de octubre de 1868, dos días después de haber comenzado la Revolución de 1868 en Cuba, viajó hacia la isla de Nassau, en Las Bahamas, para desde allí incorporarse como expedicionario de la goleta Galvanic a la guerra en su Isla natal. Pisó tierra por la costa norte camagüeyana, en la península de La Guanaja. Junto a él vinieron otros destacados jóvenes intelectuales cubanos, muchos de los cuales se conocían previamente desde la etapa de estudios universitarios y ahora se sumaron al conflicto revolucionario.

A los pocos días del desembarco, ocurrido el 27 de diciembre de 1868, fue ascendido a sargento por su conducta en el combate de Canalito. Pasó a las órdenes de los generales Manuel de Quesada e Ignacio Agramonte, sucesivamente; del general Quesada fue su secretario y ayudante personal, cuando este era general en jefe del Ejército Libertador; con Agramonte, participó en el ataque a la ciudad de Puerto Príncipe el 20 de julio de 1869, donde ya ostentaba el grado militar de comandante.

Siendo teniente coronel fue uno de los fundadores de la famosa caballería camagüeyana, una de las unidades militares más aguerridas y temidas del Ejército Libertador de Cuba. Estuvo en la acción de Minas de Juan Rodríguez, donde combatió con Thomas Jordan. El 24 de febrero de 1870 fue ascendido a coronel.

Con solo 15 jinetes atacó una columna española de 250 hombres en un lugar conocido como San Fernando de Pacheco. A partir de una grave herida recibida en combate, el 4 de junio de 1870, su pierna izquierda quedó destrozada e inutilizada, desde ese entonces fue preciso montarlo y desmontarlo de su caballo para poder combatir. No obstante, por su brillante valentía y conocimientos militares, el general Federico Hernández Cavada lo nombró posteriormente jefe de operaciones del Distrito Sur de Camagüey.

En 1871 se le ascendió a general de brigada. El 8 de octubre de ese año fue sorprendido por el enemigo y hecho prisionero, cuando era acompañado por solo dos ayudantes. Horas más tarde, su jefe, Ignacio Agramonte, lo rescató mediante una de las acciones más audaces y épicas de todas las gestas independentistas cubanas del siglo XIX, al punto que desde ese día la acción se lo conoce como el Rescate de Sanguily. Allí lo hirieron en su mano derecha.

El 1o de mayo de 1872, la Cámara de Representantes lo ascendió al grado máximo de mayor general. El 3 de marzo de 1873 fue nombrado segundo jefe de la División Camagüey. Al caer Agramonte en el combate de Jimaguayú, quedó como jefe de la División hasta que Máximo Gómez se hizo cargo de ella el 9 de julio de 1873. Junto con Gómez intervino en importantes acciones como La Sacra, Palo Seco, El Naranjo y Las Guásimas. En diciembre del 74, el guerrero dominicano lo designó como jefe de la columna que a partir del 1o de enero de 1875 desarrollaron la invasión y campaña de Las Villas.

Entre los meses de junio y julio de 1875 sustituyó a Gómez al frente del contingente invasor, al tener necesidad de ausentarse El Viejo, como lo llamaban cariñosamente, por ser llamado a mediar en los acontecimientos de la sedición de Lagunas de Varona. En el primer semestre de 1876 participó en importantes acciones dentro de la invasión a Las Villas, como la del Cafetal González y la de Crimen. En ésta última resultó herido.

A fines de 1876, el gobierno revolucionario lo autorizó al salir de la guerra junto a su hermano Manuel Antonio Sanguily Garrite y dirigirse a Estados Unidos para restablecerse definitivamente de sus varias heridas de guerras; también se le encomendó preparar allá una expedición con destino a las fuerzas mambisas en la Isla. El 23 de enero de 1877 llegó a Jamaica. Ya en Nueva York, cuando preparaba una expedición en el pequeño vapor Stelle, fue sorprendido y arrestado por las autoridades norteamericanas en complicidad con la embajada española. En medio de esos litigios supo de la firma del Pacto del Zanjón en Cuba el 8 de febrero de 1878.

De Estados Unidos pasó a España, pero retornó a Estados Unidos, donde permaneció por algunos años. Para 1890 había regresado a Cuba, donde estuvo muy implicado en los hechos conspirativos conocidos como La Paz del Manganeso.

En los años de la Tregua Fecunda (1878-1895) continuó colaborando por la independencia de Cuba. En este período revolucionario tuvo una controversial y particular relación de trabajo con José Martí, ya que en más de una ocasión le solicitó prebendas materiales al Apóstol como condición previa a su participación en determinadas actividades revolucionarias. En este sentido, Martí no vio bien su postura. Para la nueva gesta de 1895, fue designado jefe de las provincias occidentales (Pinar del Río, La Habana y Matanzas). Por las razones antes señaladas, Martí le brindó determinadas informaciones, aunque con ciertas reservas, de manera tal que no tuviese instruido a un ciento por ciento de los planes.

En la mañana del 24 de febrero de 1895, día previsto para iniciar el alzamiento armado, fue hecho prisionero por el Cuerpo de Voluntarios de La Habana, no pudiendo cumplir así sus responsabilidades con la insurrección. De inmediato se le sometió a un proceso judicial en el cual los enemigos de la independencia de Cuba pidieron la pena capital como castigo máximo. Pero al poseer la ciudadanía norteamericana desde hacía varios años atrás y presionar el gobierno de los Estados unidos en el caso, la pena inicial le fue conmutada por la cadena perpetua el 27 de noviembre de 1895.

El 25 de febrero de 1897 fue indultado y se le permitió salir del país bajo el compromiso escrito de no incorporarse a la guerra independentista. Ya en Estados Unidos intentó ingresar a la guerra, pero Tomás Estrada Palma no se lo permitió, en aras de no crear un conflicto diplomático con el país norteño.

Al intervenir Estados Unidos en la Guerra de Independencia, en abril de 1898, decidió incorporarse en la goleta mambisa Florida ante el cambio de la situación diplomática entre los países contendientes.  Desembarcó por el Oriente cubano el 26 de mayo de 1898. Le fue reconocido el grado de mayor general.

Ya en el siglo XX, durante los primeros años de la república, Sanguily determinó no participar de ningún modo en la vida política y social del país. Falleció en la cuidad de La Habana, un 23 de marzo de 1906.

 

Bibliografía

Colectivo de autores: Diccionario Enciclopédico de historia militar de Cuba, t. I, Editorial Verde Olivo, La Habana, 2001.

Instituto de Historia de Cuba: Historia de Cuba. Las luchas por la independencia nacional y las transformaciones estructurales. 1868-1898, Editora Política, La Habana, 1996.

Izquierdo Canosa, Raúl: Días de la Guerra. Cronología sobre los principales acontecimientos de la Guerra de Independencia de 1895- 1898, Editorial Verde Olivo, La Habana, 1994.

Tremols y Amat, Abdon: Los patriotas de la Galería del Ayuntamiento de La Habana, Imprenta La Prueba, La Habana, 1917.