Lino Novás Calvo

Literatura, Periodismo, Cuba

Lino Novás Calvo (1904-1983). Narrador, traductor y periodista cubano. Uno de los más importantes renovadores del cuento en la Isla durante la década de 1940.

Nacido en 1904, en la aldea gallega As Grañas do Sor, en La Coruña, Lino Novás Calvo fue enviado muy joven a Cuba para mejorar su situación económica. En La Habana, y desde 1912, se desempeñó como dependiente de fondas, mandadero, empleado de limpieza, carbonero y chofer de alquiler. Por esos años, estudió inglés en una escuela nocturna, lo cual fue el comienzo de una trayectoria brillante en el dominio de ese idioma. En 1926, permaneció brevemente en Nueva York como inmigrante ilegal; allí desempeñó labores menores y pudo perfeccionar su inglés. De regreso a La Habana, continuó trabajando como chofer de alquiler, hasta que envió a la Revista de Avance, bajo el seudónimo de “Lino María de Calvo”, su poema “El camarada”, que llamó la atención de varios intelectuales agrupados alrededor de la revista, quienes le proporcionaron empleo en una librería. A partir de entonces, comenzó a colaborar en la prensa de la época con poemas, ensayos breves, una corta pieza de teatro de corte vanguardista titulada El ahogao y, sobre todo, con reseñas de libros.

A partir de 1931, Novás Calvo fue corresponsal en Madrid del semanario gráfico Orbe (1931-1933), gracias a lo cual pudo visitar nuevamente su tierra natal. Entrevistó a figuras importantes del mundo cultural madrileño como Fernando de los Ríos, Antonio Marichalar, Eugenio D'Ors, Carmen de Burgos, y escribió reportajes sobre la vida capitalina. Más tarde fue nombrado segundo secretario de la Sección de Literatura del Ateneo Científico y Literario, y comenzó a colaborar con la Revista de Occidente. Visitó Francia y Alemania, y más tarde fue sorprendido por la Guerra Civil Española, a partir de lo cual comenzó a publicar en el semanario Ayuda, órgano del Socorro Rojo Internacional. Se hizo miembro de la Federación de Estudiantes Hispanoamericanos, y se incorporó al Quinto Regimiento como oficial de enlace. Acusado de haber publicado varios artículos en contra de los mineros asturianos, Novás fue condenado a fusilamiento, aunque muy pronto resultó absuelto.

Regresó a La Habana en 1939, donde comenzó a trabajar en el periódico Hoy, órgano del Partido Socialista Popular. Se involucró con la revista Ultra (1936-[1947]), donde realizó labores de traducción y, en ocasiones, fungió como su director interino. También fue colaborador de la revista Bohemia, de la que llegó a ser jefe de información entre 1954 y 1960. En 1945, integró la filial cubana del PEN Club internacional y obtuvo el premio periodístico Enrique José Varona por su artículo "Una América sin patitos feos", aparecido en el periódico Información. Tres años después, en 1948, ganó otro premio periodístico, el Eduardo Varela Zequeira, con el reportaje "Guerra de nervios en Santa Lucía", publicado en Bohemia. Por esos años, trabajó como profesor auxiliar de francés de la Escuela Normal de Maestros de La Habana, y cuando entró en cesantía, matriculó en la Escuela de Idiomas anexa a la Universidad de La Habana. En 1955, concluyó estos estudios, aunque un poco antes había sido restituido a su cargo.

En octubre de 1959, fungió como jurado de cuento del primer concurso literario convocado por la Casa de las Américas y, a mediados de 1960, pidió asilo político en la Embajada de Colombia en Cuba. Viajó a Miami y posteriormente a la ciudad de Nueva York, donde, en 1967, fue nombrado profesor de Literatura Hispanoamericana en la Universidad de Syracuse. En 1973, se vio obligado a retirarse de su cargo de profesor por problemas de salud y fue despedido con el rango de Profesor Emérito. Ese mismo año, en su honor, se organizó un simposio en el que se presentaron valiosos trabajos sobre su obra. Deteriorado por múltiples hemorragias cerebrales, diez años después, en 1983, Novás Calvo fallecía en un hospital de la propia ciudad de Syracuse, donde hoy yacen sus restos.

Reconocido como uno de los grandes cuentistas de América Latina, el primer libro que publicó sería, sin embargo, la novela Pedro Blanco el negrero (1933), una biografía novelada que contó con muy buena acogida en el mundo intelectual madrileño, elogiada de manera particular por Miguel de Unamuno en las tertulias del Ateneo de esa ciudad. Considerada por Alejo Carpentier como una “extraordinaria novela de aventuras verídicas”, esta obra de Novás Calvo adelanta desde fecha muy temprana procedimientos narrativos que luego serán utilizados por otras ficciones históricas caribeñas como las de Alejo Carpentier. Para conformar la novela, Novás debió estudiar durante meses en la biblioteca del Ateneo de Madrid el desarrollo de la trata negrera y de la piratería en el triángulo trasatlántico que conforman las regiones del Caribe, África y Europa. Este interés histórico del escritor por las actividades marítimas ya se había hecho evidente un año antes de la aparición de su novela, en algunos de los artículos y reseñas que había publicado en la Revista de Occidente, y entre cuyos títulos se encuentran “Donde el Oriente se encuentra con Occidente”, a propósito de Singapur; “A remo y vela”, una pequeña historia de la navegación; “Las espuelas del general Nogales”, una crónica de la vida aventurera de Rafael Nogales; “El Olonés, ‘hermano de la costa’”, sobre la biografía de este importante pirata, y “Nantes en la trata de negros”, donde aborda el tema del filibusterismo y el colonialismo en las Antillas. Realizada por encargo para la colección “Vidas Ilustres” de la editorial española Espasa-Calpe, El negrero se introduce en el negocio de la trata de esclavos durante el siglo XIX a través de un bandido de los mares que, a pesar de la vasta relación de crímenes en los que se vio envuelto, nos atrae por su compleja psicología, su dimensión heroica y la pasión secreta que lo unió a su propia hermana. Más allá de la denuncia y del rescate de la cultura negra en el espacio atlántico, la novela gira alrededor de la personalidad de Pedro Blanco, un personaje excepcional en su complejidad, y cuya representación individual no se limita, como sucede en las novelas tradicionales, a las crisis históricas de su tiempo.

En 1942, Novás Calvo obtiene, con "La luna nona", el Premio Nacional de Cuento Hernández Catá, que se otorgaba por primera vez y que fue durante muchos años la mayor aspiración de los cuentistas cubanos. Un año más tarde, recibió el Premio Nacional de Cuento del Ministerio de Educación con su libro La luna nona y otros cuentos, el cual se encuentra entre los mejores cuadernos de narraciones de la literatura cubana junto a su otro volumen Cayo Canas, de 1946, donde Novás Calvo aborda siete variantes sobre el tema único del hombre cercado por la angustia y por la muerte. A partir de ese momento, Novás Calvo quedó establecido definitivamente como uno de los narradores más sobresalientes de la década del 40 en América Latina y el Caribe, junto a otros que como él enlazaron magistralmente lo local con lo universal, a la vez que acercaron la cuentística nacional a las tendencias más renovadoras e interesantes de la literatura contemporánea.

En general, en los cuentos de Lino Novás Calvo, pueden percibirse elementos autobiográficos que determinan el carácter angustiado de muchos de los personajes, sus fracasos y obsesiones, así como las atmósferas opresivas en las que muchas veces se sienten acorralados. Aunque se caracterizan por una gran diversidad de asuntos y conflictos, los cuentos de Novás Calvo insisten una y otra vez en presentar espacios de encierro y personajes comunes o marginales –obreros, campesinos, carboneros, contrabandistas, choferes, desocupados– que resultan víctimas de la persecución o de la pérdida. Influido por la literatura norteamericana -sobre todo por autores como Sherwood Anderson, William Faulkner y Ernest Hemingway–, por la narrativa hispanoamericana del realismo criollista y de la literatura psicológica y expresionista, así como por sus profundos conocimientos de la realidad social cubana en todos sus estratos y espacios, los cuentos de Novás Calvo sobresalen por la violencia y la desnudez del lenguaje –que se nutre con frecuencia del léxico popular habanero–, por los espacios marginados u opresivos, así como por la muerte como destino final de sus personajes, que casi siempre se debaten entre la angustia, el terror, la desesperación, la paranoia, la soledad o el desencanto. En ese sentido, Novás Calvo insiste en los estados interiores de sus personajes, es decir, en explorar obsesivamente sus pensamientos y sus psicologías. Para ello, alcanzó maestría en sugerir determinados estados interiores mediante la presentación sucesiva de gestos y acciones que delatan lo que sucede en la mente de sus personajes. Uno de los cuentos que mejor demuestra esto último es “La visión de Tamaría”, donde la individualidad del protagonista es captada en el movimiento subjetivo y en el análisis de sus motivaciones. En este caso, al tratarse de un personaje ciego que rechaza a la sociedad y que gusta de aislarse en el mar, las descripciones que predominan en el cuento son sobre todo sonoras y táctiles, de manera que para el lector también quedan ocultos aquellos elementos de la realidad exterior a los que el personaje no puede acceder; o sea, que en este caso el narrador logra trasmitir la realidad casi exactamente como el personaje la percibe: incompleta y opresiva.

“Long Island”, otra de sus mejores narraciones, escoge como motivación para el relato uno de los temas que han caracterizado a la literatura cubana y caribeña, y que es el contrabando entre las islas y los Estados Unidos durante el período de la Ley Seca. En ese sentido, referentes de Novás Calvo pudieron haber sido Tener y no tener, de Ernest Hemingway, o Contrabando, del cubano Enrique Serpa. “En el cayo”, cuento que luego fue rebautizado por Novás Calvo como “El otro cayo”, ha sido considerado como una de las más extraordinarias descripciones que se hayan hecho de las fuerzas naturales caribeñas. Narraciones como estas y otras tantas, también evidencian cómo Novás Calvo captó esas zonas deslumbrantes e insólitas de la realidad que, por ese tiempo, destacara Alejo Carpentier con su teoría de lo real maravilloso. Así ocurre también, por ejemplo, con el cuento "En las afueras", donde se acercó a la temática negrista a partir de los mitos y las supersticiones religiosas del universo afrocubano. Por otra parte, Novás Calvo también refuerza ese carácter alucinante a partir de atmósferas oníricas, como ocurre en “Aquella noche salieron los muertos” o "La noche de Ramón Yendía", que es su cuento más antologado y donde es notable la pérdida del sentido del tiempo y del lugar, los errores de percepción de la realidad y otras formas de alucinaciones, ofuscamientos o desvaríos vinculados con la paranoia y la culpa.

Además de su obra narrativa y periodística, también descuella la labor de Novás Calvo como traductor del inglés. Son notables sus traducciones de obras de Aldous Huxley (Contrapunto), William Faulkner (Santuario), y Ernest Hemingway (El viejo y el mar), con quien entabló una estrecha amistad.

 

Bibliografía activa

Pedro Blanco, el negrero, novela, Espasa-Calpe, Madrid, 1933.

Un experimento en el barrio chino, noveleta, Editores Reunidos, Madrid, 1936.

La luna nona y otros cuentos, Ediciones Nuevo Romance, Buenos Aires, 1942. No sé quién soy, cuento, Colección Lunes, México, 1945.

Cayo Canas, cuento, Editorial Espasa-Calpe, Buenos Aires, 1946.

El otro cayo, cuento, Ediciones Nuevo Mundo, México, 1959.

Maneras de contar, cuento, Las Américas Publishing Co., New York, 1970.

Obra narrativa, Editorial Letras Cubanas, La Habana, 1990.

8 narraciones policiales, Editorial Oriente, Santiago de Cuba, 1995.

Angusola y los cuchillos, Editorial Oriente, Santiago de Cuba, 2003.

El comisario ciego y otros relatos, Ediciós do Castro, Galicia, 2003.

Órbita de Lino Novás Calvo, Ediciones Unión, La Habana, 2009.

Bibliografía pasiva

Anderson Imbert, Enrique: "La originalidad de Lino Novás Calvo", en Symposium, número 3, fall, Syracuse, 1975, p. 212-219.

Bueno, Salvador: "Semblanza biográfica y crítica de Lino Novás Calvo", Medio siglo de literatura cubana, Publicaciones de la Comisión Nacional Cubana de la Unesco, La Habana, 1953, p. 211-234.

Cabrera Infante, Guillermo: "La luna nona de Lino Novás Calvo", Su Mea Cuba, Editorial Plaza Janés, Barcelona, 1993, p. 358-363.

Céspedes, Norge: "Novás Calvo, periodista encontrado", en La Gaceta de Cuba, número 1, La Habana, enero-febrero, 2003, p. 39-42.

Clinton, Stephen: "The Scapegoat Archetype as a Principle of Composition in Novas Calvo’s ‘Un dedo encima’", en Hispania, número 1, marzo, 1979, p. 56-61.

Fernández, Sergio: "Lino Novás Calvo, hechizador de negros", en Universidad, números 14-15, Universidad de Nuevo León, Monterrey, México, abril, 1957, p. 47-55.

Garrandés, Alberto: "Lino Novás Calvo", en Encuentro de la Cultura Cubana, número 3, Madrid, invierno 1996-1997, p. 86-91

_______________:"Lino Novás Calvo y la identidad literaria hispanoamericana" (Prólogo a la edición de Pedro Blanco el negrero, Editorial Letras Cubanas, La Habana, 1997, p. 5-33).

González Bolaños, Aymée: "El arte narrativo de Lino Novás Calvo en El Negrero", en Islas, número 98, Universidad de Las Villas, Santa Clara, enero-abril 1991, p. 87- 97.

Gutiérrez de la Solana, Alberto: "Lino Novás Calvo: precursor y renovador", en Symposium, número 3, Fall, Syracuse, 1975, p. 243-254.

Leal, Luis: "The Pursued Hero: “La noche de Ramón Yendía", en Symposium, número 3, Fall, Syracuse, 1975, p. 255-260.

Leante, César: "La noche de Lino Novás Calvo", en Cuadernos Hispanoamericanos, número 524, Madrid, febrero, 1994, p. 131-135.

Morillas, Enriqueta: "Las reflexiones de Lino Novás Calvo. Mares, aventuras, civilizaciones. La Revista de Avance", en Anales de literatura hispanoamericana, número 21, Madrid, 1992, p. 401-414.

Portuondo, José Antonio: "Lino Novás Calvo y el cuento hispanoamericano", El heroísmo intelectual, Editorial Tezontle, México, 1955.

Rodríguez Feo, José: "Los cuentos cubanos de Lino Novás Calvo", en Orígenes, La Habana, Primavera, 1946, p. 25-30.

Rodríguez-Luis, Julio: "Lino Novás Calvo y la historia de Cuba", en Symposium, número 4, Syracuse, Winter, 1975, p. 281-293.

Romero, Cira: "De Novás Calvo a Portuondo: veintinueve estaciones epistolares", en Revista de la Biblioteca Nacional José Martí, n. 1-2, La Habana, enero- junio, 2002, p. 94-101.

___________: "Lino Novás Calvo y su visión de la Guerra Civil Española", en Actas del III Coloquio Internacional La Literatura y la Cultura del Exilio Republicano Español de 1939, San Antonio de los Baños, Cuba, 2002, p. 86-97.

___________: "Laberinto de fuego", en La Gaceta de Cuba, número 1, La Habana, enero-febrero, 2003, p. 34-38.

Romeu, Raquel: "Lo negro cubano y Lino Novás Calvo", en Symposium, número 3, Fall, Syracuse, 1973, p. 266-277.

Roses, Lorraine E.: Voices of a Storyteller. Cuba's Lino Novás Calvo, Greenwood Press, Connecticut, 1986.