Luis Martínez Casado

Literatura, Radio y TV, Cuba, República Dominicana

Luis Manuel Martínez Casado Adams (1900-1988). Escritor, actor, director de programas de radio y maestro de radialistas cubano. Entre sus obras más importantes está la dirección de la tercera etapa de la serie Chan Li Po, de Félix B. Caignet.

Nació en Santiago de los Caballeros, Santo Domingo, el 15 de diciembre de 1900. Sus padres, Manuel Martínez Casado y  Celia Adams, eran dos actores consagrados.  Su madre llegó a convertirse en una prestigiosa actriz de carácter de la Radio Cubana. El contexto familiar propició el temprano inicio de su vida artística;  pues según el propio Luis Martínez Casado, a los diez años ya había viajado por varios países de América y tenía su propio repertorio. El teatro le sirvió para formarse en la disciplina y el esfuerzo por aprender, más allá del talento y la suerte, como dijera en una charla ofrecida en el Ateneo de La Habana, en junio de 1994.

Estudió la carrera diplomática en la Universidad de La Habana, pero nunca ejerció la profesión, sino que obtuvo una certificación como contador y se dedicó al trabajo bancario.

Sus primeras incursiones en la literatura fueron publicadas por revistas y periódicos cubanos y españoles de la época. Entre los géneros más frecuentados  por el autor estuvieron el cuento y la poesía.

En junio de 1929 contrajo matrimonio con Delia Margarita Torralbas y Fernández Ledón, joven cienfueguera que tenía grandes inquietudes relacionadas con el teatro. Poco después de casados, ambos emprendieron carrera en el medio radial. En 1930, Luis Manuel comenzó a trabajar en la emisora camagüeyana CMJA de Rafael Valdés Jiménez. A mediados de ese año colaboró como escritor, actor y director en la emisora radial CMHJ, donde creó sus Operetas sintéticas y sus primeros cuadros de comedias.

Cuando la empresa Casa Radio Electric inauguró la emisora CMHX en la ciudad de Cienfuegos, Martínez Casado se convirtió en director y administrador de la planta, además de confeccionar toda su programación. Allí creó El Teatro del Aire, espacio considerado por los estudiosos de la radiodifusión cubana como uno de sus pilares. Las limitaciones tecnológicas que frenaban la producción radial de la época eran mitigadas por la habilidad de los actores aficionados, el contenido de las obras y la organización de los diálogos que, bajo la dirección de Martínez Casado, lograban cautivar a los oyentes. Además de dirigir, escribía y actuaba, en un espacio con trasmisión en vivo. Muchos de los actores aficionados que participaron en El Teatro del Aire, después integraron los elencos de la radio nacional.

Durante la primera mitad de la década del treinta, en medio de la compleja situación política que vivía Cuba, Martínez Casado laboró de forma incansable en la dirección de conjuntos artísticos del interior del país que mantuvieron viva la llama del teatro y el interés de la familia cubana hacia esta expresión artística.

En 1936 se trasladó a La Habana e inmediatamente recibió la propuesta de trabajo en la emisora CMBC del Progreso Cubano, una de las más importantes de la época, actualmente denominada Radio Progreso. Allí dirigió el cuadro de comedias de Un Programa Múltiple, protagonizado por su hermana, la primerísima actriz Marta Martínez Casado, junto al entonces novel Eduardo Egea. Este último llegó a ser una de las más relevantes figuras del teatro, la radio y la televisión en Cuba.

En 1938 dirigió la tercera etapa de la serie detectivesca Chan Li Po, de Félix B. Caignet, protagonizada por Oscar Luis López. El espectáculo radial que consiguió elevados ratings de audiencia, se mantuvo al aire a través de la señal de la COCO hasta 1941.

En 1940, recibió la oferta de Amado Trinidad, dueño de RHC Cadena Azul, una de las primeras emisoras de Cuba, quien lo contrató como escritor, director, actor y asesor. En esta etapa se consolidó como director de espectáculos radiales, entre los que se destaca Tamakún, protagonizado por Jesús Alvariño, y Manuel García, El Rey de los Campos de Cuba, protagonizado por su hermano, el actor Mario Martínez Casado. Esta última producción batió récords de audiencia a partir de 1941. También dirigió La Novela del Aire, con libretos de Caridad Bravo Adams y la actuación protagónica de la pareja romántica más notable de todos los tiempos en la radio cubana: María Valero y Ernesto Galindo.

Interpretó personajes antológicos de la radiodifusión nacional, como el Viejito Don Crispín y Saquiri El Malayo, personificaciones que permiten aquilatar su calidad histriónica.

Fue delegado de artes dramáticas del Ministerio de Educación en los institutos de primera y segunda enseñanza, escuelas normales y centros de formación profesional. Asimismo, actuó y escribió para la CMZ, emisora radial del Ministerio de Educación, que fue creada durante la dictadura militar de Fulgencio Batista, con el propósito de elevar el nivel cultural de las tropas. La programación de esta emisora consistía fundamentalmente en la difusión de música sinfónica y programas hablados o dramatizados sobre temas de literatura y arte. Allí trabajaron otras personalidades como Enrique Santisteban  y Alejo Carpentier.

Al triunfar la Revolución en 1959, Martínez Casado pertenecía al elenco artístico de la emisora más importante del país, la CMQ. Fue de los primeros en integrarse al proceso de transformaciones sociales que se gestó durante los primeros años; en 1961 se unió al contingente de maestros que fue a San Lorenzo, en la antigua provincia de Oriente, a organizar y formar el primer grupo de maestros primarios.

A finales de 1960, cuando fue nacionalizada CMQ Radio, y ante el reclamo del gobierno revolucionario de incluir programas que ayudaran a elevar el nivel cultural y artístico de la radio cubana, Martínez Casado dirigió El gran teatro del domingo, que versionaba grandes obras de la literatura universal. También contaron con su dirección, espacios como Memorias de un viejo actor y Biblioteca popular.

Aún después de jubilado ofrecía charlas y asesoraba a las nuevas generaciones de artistas de la radio cubana. Hasta el final de su vida dedicó mucho tiempo a estudiar, ensayar e incrementar su acervo cultural.

Luis Manuel Martínez Casado falleció en La Habana, el primero de enero de 1988.

 

Bibliografía

Luis López, Oscar: La Radio en Cuba, Letras Cubanas, La Habana, 1998.