María Magdalena Cabrales

Historia, Cuba

María Magdalena Cabrales Fernández (Manana, 1847-1905). Esposa de Antonio Maceo, activa colaboradora en las luchas por la independencia de Cuba contra el colonialismo español.

Nació en Santiago de Cuba, el 22 de julio de 1847. Los lazos de amistad entre las familias de los Cabrales Fernández y los Maceos Grajales, consolidados por el bautizo mutuo de varios hijos, posibilitaron los vínculos entre Antonio Maceo y María Cabrales. Contrajeron matrimonio el 16 de febrero de 1866.

Se incorporó a la Guerra de los Diez Años, contribuyendo a la causa independentista como enfermera en diversas regiones del oriente cubano.

Conoció a destacadas figuras del proceso emancipador que la admiraban y se referían a sus cualidades como mujer y revolucionaria; entre ellos, Máximo Gómez, Carlos Manuel de Céspedes y del Castillo, Salvador Cisneros Betancourt, Félix Figueredo y su hermano Fernando.

En 1874 siguió a su esposo durante la campaña circular del Camagüey, protagonizada por Máximo Gómez y con posterioridad en Oriente.

En agosto de 1877 acompañó al esposo gravemente herido en la acción de Mangos de Mejía e incitó a los demás hombres a permanecer al lado del jefe militar, perseguido por una fuerte columna española.

Concluida la guerra con la firma del Pacto del Zanjón, el 10 de febrero de 1878, y después de que Antonio Maceo protagonizara la Protesta de Baraguá, contra la firma de una paz que no contemplaba la independencia de Cuba ni la abolición de la esclavitud, María Cabrales marchó al exilio.

El 1o de agosto de 1878 se encontraba en Jamaica donde mantuvo estrechas relaciones con Bernarda Toro, la esposa de Máximo Gómez.

Siguió de cerca la participación de Maceo en la Guerra Chiquita. En 1880 viajó a Puerto Plata y estuvo poco tiempo junto a la familia de Fernando Figueredo. De regreso, permaneció en Jamaica hasta 1883, año en que marchó hacia Honduras para reunirse con su esposo, residente en ese país desde mediados de 1881.

A raíz del Plan Gómez-Maceo en agosto de 1884, se trasladó a Estados Unidos, recorriendo Nueva Orleáns y Cayo Hueso. En 1886, tras el fracaso del proyecto revolucionario, se estableció por más tiempo en Jamaica, hasta agosto de 1890, cuando viajó a Santiago de Cuba, con pasaporte expedido en Port-au-Prínce, Haití, por el cónsul de España en ese lugar. De Santiago de Cuba fue expulsada junto a su esposo, al descubrirse la nueva conspiración que motivaba el viaje de Maceo a la Isla, y retornó a Jamaica.

El 12 de octubre de 1892 conoció personalmente a José Martí, Delegado del Partido Revolucionario Cubano. Doce días después fundó el club patriótico que llevaba el nombre del Delegado.

El 18 de junio de 1894, en Costa Rica, después de un segundo viaje de Martí, organizó la asociación Hermanas de María Maceo, de la cual fue presidenta hasta noviembre de 1897.

Dirigió veladas conmemorativas en fechas históricas, como el 10 de octubre y 10 de abril, rifas de objetos, con el fin de recaudar fondos para la nueva Guerra de Independencia, iniciada el 24 de febrero de 1895.

El 26 de agosto de 1896, en nombre de la asociación Hermanas de María Maceo, se dirigió al presidente del Cuerpo de Consejo para reclamar el derecho a contribuir con una expedición que preparaba el general Carlos Roloff

Además de recolectar fondos, se dedicó a la propaganda, mantuvo una intensa labor divulgativa de las operaciones del Ejército Libertador de acuerdo con los partes que le llegaban desde Cuba.

Tras la muerte de Antonio Maceo, el 7 de diciembre de 1896, retornó a Costa Rica, con el propósito de restablecer su salud y atender la finca La Mansión. Encontró todo abandonado e improductivo. En este lugar sostuvo sus trabajos revolucionarios en el Club Cubanas y Nicoyanas, en el cual fungió como tesorera hasta su disolución en noviembre de 1898.

Sin recursos para vivir, aceptó el ofrecimiento de 130 pesos, asignados por el Partido Revolucionario Cubano, reduciéndolo a 80 pesos, con el fin de no ocasionar gastos excesivos a los fondos de la revolución. También propuso utilizar la vajilla de plata que le obsequiara el periodista Clarence King, con el objetivo de adquirir dinero para la causa independentista.

Después del fin de la guerra y el inicio de la primera ocupación militar de Estados Unidos en Cuba, el 1o de enero de 1899, decidió regresar. Llegó a Santiago de Cuba el 13 de mayo de ese mismo año. A instancias del alcalde municipal Emilio Bacardí, se aprobó por unanimidad concederle 50 pesos de pensión mensual.

Participó en los actos de homenaje convocados por el ayuntamiento y los veteranos, incluido el depósito de ofrendas en el cementerio de Santa Ifigenia.

En diciembre de 1899 viajó a La Habana, a raíz de los trabajos de una comisión encargada de erigir un mausoleo en El Cacahual, para depositar los restos de Antonio Maceo y de su ayudante Francisco Gómez Toro.

El ayuntamiento habanero la declaró huésped de honor y sufragó los gastos de su hospedaje en el hotel Pasaje. Sostuvo encuentros con Juan Gualberto Gómez, el club infantil del barrio del Arsenal, las Ligas de Lavanderas y Planchadoras, el Gremio de Limpiabotas, la Unión Fraternal y con destacadas mujeres en representación de las Damas Patrióticas.

En Santiago de Cuba fue nombrada para dirigir el Asilo de Huérfanos de la Patria, auspiciado por los veteranos de la región.

Al inaugurarse la República de Cuba, el 20 de mayo de 1902, obsequió una bandera que se izó en el Castillo del Morro de Santiago de Cuba y pidió a Máximo Gómez que colocara un ramo de siemprevivas en la tumba de Maceo y su hijo Francisco. En los primeros años republicanos mantuvo sus labores patrióticas, participando en homenajes a los héroes y mártires de la revolución.

Se retiró a la localidad santiaguera de Boniato con su hermano Ramón y luego a la finca San Agustín, donde expiró el 28 de julio de 1905.

 

Bibliografía

Alvarez Pitaluga, Antonio: La familia de Máximo Gómez, Editora Política, La Habana, 2008.

Aparicio, Raúl: Hombradía de Antonio Maceo, Ediciones Unión, La Habana, 1967.

Franco, José Luciano: Antonio Maceo. Apuntes para una historia de su vida, Editorial de Ciencias Sociales, 3 t., La Habana, 1973.

Griñán Peralta, Leonardo: Maceo. Análisis caracterológico, Editorial Trópico, La Habana, 1936.

Sarabia, Nydia: María Cabrales, Editorial Gente Nueva, La Habana, 1975.

Torres Elers, Damaris: "María Cabrales Fernández (1847-1905): Tu vida entera es el mejor ejemplo", en Aproximaciones a los Maceo, Editorial Oriente, Santiago de Cuba, 2005.