Nicolás José Gutiérrez

Educación, Medicina, Cuba

Nicolás José Gutiérrez Hernández (1800-1890). Eminente médico cubano, destacado por su ejecutoria docente, por su labor asistencial y por introducir y realizar algunas prácticas quirúrgicas en el país.

Nació en La Habana el 10 de septiembre de 1800. En 1817 inició estudios de Filosofía en el Convento de San Juan de Letrán, donde en febrero de 1820 se graduó como bachiller en Artes. Su vocación por la medicina se hizo patente el 8 de enero de 1819, cuando en el Real Hospital Militar San Ambrosio se abrió el primer curso práctico impartido en Cuba de anatomía, fisiología y química, en el cual Gutiérrez matriculó mientras aún estudiaba bachillerato. El examen público que hizo al terminar estos estudios fue tan brillante, que le valió la promesa de continuar estudios médicos en París o España por cuenta de la Sociedad Económica de Amigos del País, pero la oferta no se cumplió. En junio de 1818 también había iniciado prácticas con miras a obtener el título de cirujano latino. Tres años después fue aprobado para el ejercicio de la cirugía por votación unánime del Real Tribunal del Protomedicato de La Habana.

En marzo de 1820 inició la Carrera de Medicina en la Real y Pontificia Universidad de San Gerónimo de La Habana (Universidad de La Habana). Aunque -como él mismo escribiera en sus memorias- empezó su educación médica bajo el influjo de añejas doctrinas, quiso su buena suerte que mientras estudiaba las principales cátedras estuvieran ocupadas por ilustrados y capaces profesores. El 18 de marzo de 1823 se graduó como bachiller en Medicina. En 1825 el Protomedicato le confirió el diploma de médico y la autorización para ejercer esa profesión. Durante su época de estudiante de Medicina, en 1822, había logrado el título de socio numerario de la Sociedad Económica de Amigos del País. Ese mismo año la Sociedad Médico Quirúrgica de Cádiz lo nombró socio corresponsal. Por otra parte, trabajaba desde abril de 1822 como médico cirujano, en clase de meritorio, en el Real Hospital Militar San Ambrosio. En 1825 se le nombró disector anatómico sustituto de esa institución, sin recibir emolumentos. Con los documentos que acreditaban esta labor, se presentó a examen en la Universidad y obtuvo los grados de licenciado y de doctor en Medicina el 13 de enero y el 4 de febrero de 1827, respectivamente.

El 3 de junio de 1829 se le nombró catedrático interino de Anatomía General en la Universidad y el 30 de abril de 1830 obtuvo esa plaza en propiedad por oposición. En 1831 sustituyó por enfermedad al catedrático titular en la enseñanza de Anatomía Descriptiva en el Real Hospital Militar San Ambrosio. El 30 de abril de 1835 logró, también por oposición, la regencia de la Cátedra de Patología en la Universidad. Al año siguiente viajó a París, donde permaneció por espacio de dos años y adquirió vastos conocimientos que lo calificaron para realizar varias innovaciones en la profesión médica en Cuba, y para brindar a sus discípulos información actualizada en las materias que enseñaba.

Inició en 1839, en el Real Hospital Militar San Ambrosio, tres cursos que fueron significativos para el desarrollo de la medicina en la Isla: uno de Partos, otro de Clínica Quirúrgica y un tercero sobre grandes operaciones de cirugía, con demostraciones en cadáveres. Sus lecciones del curso de Cirugía se editaron en un volumen de 270 páginas, con el título de Breve manual de Medicina operatoria, que se empleó por mucho tiempo como libro de texto en el hospital y en la Universidad.

Pruebas de su interés por mejorar las condiciones de la enseñanza médica fueron sus donaciones de preparaciones anatómicas en cera, por él elaboradas, al museo anatómico del Real Hospital Militar San Ambrosio, y la organización por iniciativa suya de una biblioteca médica en la institución, donde se guardaron las obras traídas por él de París.

Tras la secularización de la Real y Pontificia Universidad de San Gerónimo de La Habana en 1842, que la convirtió en Real y Literaria Universidad de San Gerónimo de La Habana, el doctor Gutiérrez fue nombrado catedrático de Anatomía Descriptiva y Patología General. En 1845 renunció a la docencia sistemática para dedicarse a la labor asistencial, aunque en 1846 impartió, en el Liceo Artístico y Literario de La Habana, un curso de Anatomía con veintiuna lecciones, que dispuso en un volumen titulado Curso de Anatomía al alcance de todos. También hacía con frecuencia donaciones de importantes obras a la biblioteca de la Universidad y se mantenía atento a sus necesidades.

Por su reputación y la huella que había dejado como formador de médicos, en 1879 fue nombrado rector de la Universidad. Otros de sus cargos importantes fueron el de teniente alcalde y regidor del Ayuntamiento; el de vocal de la Junta de Sanidad; el de Socio de Mérito de la Academia Quirúrgica Matritense, de la Real Sociedad Económica de La Habana y de la de Santiago de Cuba; el de miembro correspondiente de la Academia de Ciencias Médicas de Nueva Orleáns y el de presidente de la Junta Superior de Instrucción Pública. Recibió, entre otros honores, la Gran Cruz de Carlos III y de Isabel la Católica, así como el título de Médico de Cámara de Su Majestad el Rey de España.

A su relevante ejecutoria docente se añadieron sus grandes logros en el terreno asistencial, entre los cuales se cuentan el haber sido el iniciador en Cuba de la práctica de la litotricia, la extirpación de pólipos uterinos, la aplicación de tintura de yodo en las hidroceles de la túnica vaginal, el empleo del método de Ricord para la curación de la sífilis, la tenotomía del pie equino, la ligadura de las arterias radial e iliaca interna y externa en los casos de aneurismas, la aplicación de percusión y auscultación para diagnosticar las enfermedades de los órganos respiratorios y circulatorios, el embalsamamiento por el método de Gannal, la intervención de abscesos del hígado, la realización de rinoplastias, la curación de la hernia inguinal, el empleo de vendaje inamovible en fracturas, y del cloroformo para la anestesia quirúrgica.

Sus dos obras más importantes para la ciencia y la cultura nacionales fueron la puesta en circulación, en 1840, de la primera revista médica cubana, el Repertorio Médico Habanero, y la fundación en 1861 de la Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana.

Murió en La Habana el 31 de diciembre de 1890.

 

Bibliografía activa

Breve manual de Medicina Operatoria, Imprenta Literaria, La Habana, 1839.

"Medicina práctica operatoria", en Repertorio Médico Habanero, 2 (1): 1-3, 1842.

"Aneurisma de la femoral", en Repertorio Médico Habanero, 2 (2): 15-16, 1842.

"Terapéutica quirúrgica. Estrechez de la uretra", en Repertorio Médico Habanero, 2 (4): 45-46, 1842.

"Tétanos", en El Observador Habanero, 1: 78-84, 1844.

"Ligadura de la arteria ilíaca externa", en El Observador Habanero, 2: 107-113, 1844.

Curso de Anatomía al alcance de todos, Imprenta del Diario de la Marina, La Habana, 1846.

"Comunicación sobre amputación practicada con motivo de fractura del fémur derecho", en El Observador Habanero, 7: 124-129, 1846.

"Oración fúnebre en el acto de dar sepultura a Tomás Romay", en Repertorio Económico de Medicina, Farmacia y Ciencias Naturales, 1: 368-369, 1851.

"Discurso en el acto de inauguración y apertura de la Academia de Ciencias de La Habana", en Anales de la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana, 1: 7-16, 1864.

"Casos de viruela y cólera observados en el Hospital de Paula", en Anales de la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana, 7: 162-163, La Habana, 1870.

"Aplicaciones del cloruro y sulfato de alúmina en los embalsamamientos", en Anales de la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana, 7: 658, La Habana, 1871.

"Observaciones sobre uretrotomía externa", en Anales de la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana, 18: 306, La Habana, 1881.

"Comunicación de dos casos de monstruo cíclope", en Anales de la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana, 19: 306, La Habana, 1883.

«Caso de “egagrópilos” en una mujer», en Anales de la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana, 21: 143-166, La Habana, 1884.

"Notificias concernientes a historia de la medicina en La Habana", en Anales de la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana, 22: 461-469, La Habana, 1886.

Bibliografía pasiva

Calcagno, Francisco: Diccionario biográfico cubano, Imprenta y Librería de N. Ponce de León, Nueva York, 1878.

Castro Linares, Santiago de: El Dr. Nicolás J. Gutiérrez, en El Hogar, 5 (29): 1-2, 1888.

Centro de estudios de historia y organización de la Ciencia: Nicolás José Gutiérrez: apuntes autobiográficos, Editorial Academia, La Habana, 1991.

Delgado García, Gregorio: Nicolás José Gutiérrez. Precursor y fundador científico en Cuba, Conferencias de Historia y Organización de la Ciencia, 5, Academia de Ciencias de Cuba, La Habana, 1978.

Díaz Barreiro, Francisco: Miembros fundadores de la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana (síntesis biográfica), Editorial Academia, La Habana, 1983.

Ferrer Gitiérrez, Vicente: "Nicolás Gutiérrez, ciudadano y hombre de ciencia",en Cuadernos de Historia Habanera, 21: 21-61, 1941.

Índice biográfico de los miembros de la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana, Compañía Editora de Libros y Folletos, La Habana, 1942.

López Espinosa, José Antonio: "La primera revista médica cubana", en Revista Cubana de Salud Pública, 23 (1): 53-63, 1998.

Nogueira, Rafael: "Oración en memoria de Nicolás J. Gutiérrez", en Cuadernos Historia Habanera, 21: 15-20, 1941.

Plá Hernández, Eduardo Francisco: "Biografía del Dr. Nicolás J. Gutiérrez", en Crónica Médico Quirúrgica de La Habana, 1 (1): 21-23, 1875.

Presno Bastiony, José Antonio: "Homenaje a la memoria de Nicolás J. Gutiérrez", en Anales de la Academia Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana, 62: 466-479, La Habana, 1926.

Torralbas Manresa, José Ignacio: "Elogio al ilustrísimo D. Nicolás José Gutiérrez", en Anales de la Academia Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana, 28: 459-513, La Habana, 1892.

Trelles Govín, Carlos Manuel: Contribución de los médicos cubanos a los progresos de la medicina, Imprenta A. Dorrbecker, Habana, 1926.