Pacto del Zanjón.

Historia, Cuba

Pacto del Zanjón. Documento que puso fin a la Guerra de los Diez Años de los cubanos contra el colonialismo español.

Hacia 1877, después de casi una década de lucha, la situación del movimiento independentista cubano contra el colonialismo español, entró en una etapa difícil. Si bien las acciones militares se mantenían en el centro-oriente de la Isla, las contradicciones entre los órganos políticos y militares de la revolución se habían agudizado, con el consecuente deterioro de la unidad en el campo insurrecto.

El 4 de octubre de 1877, el general Máximo Gómez arrestó a dos oficiales cubanos, Esteban Varona y Antonio Bello, portadores de ofrecimientos españoles ajenos a la independencia. El primero fue fusilado, pero el segundo, en abierto acuerdo con algunos diputados de la Cámara de Representantes de la República de Cuba en Armas, establecida en la Asamblea de Guáimaro, logró fugarse y pasar al territorio español; muestra visible de la definición de un grupo dentro del órgano legislativo partidario de los acuerdos de paz con la metrópoli.

Poco después, el poder ejecutivo recibía un golpe con la captura y encarcelamiento del presidente de la república, Tomás Estrada Palma, el 19 de octubre de 1877; lo sustituyó Francisco Javier Cisneros, hasta el 10 de diciembre de ese año, cuando fue nombrado el general de Las Tunas, Vicente García González, cuyas tensiones con el gobierno de la revolución se conocían desde la sedición de Lagunas de Varona en 1875.

Otros hechos se sumaban a este deterioro; la muerte de prestigiosas figuras del movimiento revolucionario, como Eduardo Machado y Francisco La Rúa, y la proclamación de Holguín en cantón independiente

El 13 de diciembre de 1877, las fuerzas del Ejército Libertador de Cuba que operaban en Camagüey y algunos miembros de la Cámara de Representantes de la República de Cuba en Armas, reunidos en Loma de Sevilla, solicitaron el criterio del general Gómez acerca de la difícil situación por la que atravesaba la revolución.

Este planteó la conveniencia de pedirle al capitán general español Arsenio Martínez Campos un cese al fuego momentáneo, que sería aprovechado por los cubanos para reorganizar sus fuerzas y alcanzar la unidad de acción perdida.

Al día siguiente sesionó una nueva junta entre los diputados a la cual fue llamado el teniente coronel Aurelio Duque Estrada. En esta se resolvió negociar el cese provisional de las hostilidades con el alto mando español. Con ese fin, la Cámara derogó previamente el Decreto Spotorno, documento que estipulaba el Consejo de Guerra a quienes se presentaran en el campo insurrecto con proposiciones de paz no basadas en la independencia.

El 21 de diciembre de 1877 entraron en conversación con el alto mando de las fuerzas hispanas. Dos días después retornaba el grupo de diputados, acompañándolos Esteban Duque Estrada, quien había estado prisionero de los españoles, con proposiciones de paz y con la noticia de que en el Camagüey las hostilidades se habían suspendido hasta el 10 de enero de 1878.

El 8 de enero de ese año, el jefe camagüeyano Gregorio Benítez mandó un aviso al general Gómez para que pasara por su campamento. El plazo del cese al fuego otorgado por Martínez Campos estaba próximo a vencer y el nuevo presidente de la república Vicente García aún no tenía conocimiento de su investidura, razón por la cual no estaba presente.

Benítez, con la anuencia de Salvador Cisneros Betancourt, como presidente de la Cámara, acordó solicitar y obtuvo de la máxima autoridad española una nueva prórroga, mientras el diputado Marcos García salía para Las Villas, dirigiéndose al campamento del coronel Serafín Sánchez, y los comandantes Enrique Collazo y Enrique Orta partían en comisión hacia Oriente. En Holguín, los cantonales, capitaneados por el diputado José Enríquez Collado, trataban ya con el enemigo la presentación de las fuerzas con que contaban.

Por su parte, la Cámara pasó aviso al general tunero Vicente García para que se trasladara a Camagüey. El 15 de enero de 1878, una comisión le informaba de su investidura como presidente de la República de Cuba en Armas y de las gestiones de las fuerzas camagüeyanas dirigidas a la capitulación.

El 5 de febrero llegó el general García a la región central. Después de intercambiar con Benítez se trasladó a San Agustín del Brazo, donde entró en contacto con la Cámara de Representantes. Dos días más tarde, el líder tunero sostuvo una entrevista secreta con Martínez Campos, en la cual buscaba negociar una tregua con el jefe español, de modo tal que pudiera ganarse en tiempo para la reorganización de las fuerzas insurrectas.

El general García se comprometió con el capitán general español de hacerle llegar las proposiciones de paz y recibió un pliego con ocho estipulaciones por la parte española, las cuales fueron recibidas con disgusto por los diputados. Ante esta situación, el presidente ordenó la convocatoria de una junta de jefes y oficiales, con el fin de que formularan las propuestas que creyeran convenientes para la capitulación.

Con el propósito de dar visos de legalidad al proceso de negociaciones, el 6 de febrero se convocaron, como «pueblo» cubano, las tropas que aún quedaban sobre las armas, las cuales debían elegir por continuar o por cesar la guerra. La gran mayoría de los soldados, víctimas de la desorientación y la desunión en que se encontraban, se manifestaron a favor de la paz.

El próximo paso fue la autodisolución de la Cámara, con el voto contrario de Cisneros Betancourt. En virtud de lo estipulado por la Constitución de Guáimaro, el órgano legislativo no podía entrar en conversaciones con el enemigo que no implicaran la independencia. Para facilitar la negociación, el 8 de febrero se designó el Comité del Centro, presidido por Emilio Luaces, e integrado, además, por el brigadier Rafael Rodríguez, Enrique Collazo, Ramón Pérez Trujillo, Ramón Roa, Juan Bautista Spotorno y Manuel Suárez.

Una comisión del Comité, compuesta por Roa y Luaces, fue designada para que se entrevistara con el general Martínez Campos y le presentara nueve condiciones por la parte cubana, entre las cuales estaban amnistía general para los delitos cometidos desde el inicio de la guerra en 1868, libertad a los esclavos y colonos asiáticos que se hallaran en las filas insurrectas y facilidades para marchar al extranjero.

El 10 de febrero de 1878, los comisionados daban cuenta al Comité acerca de sus gestiones y de los inconvenientes puestos por Martínez Campos para su aceptación.

Después de algunas modificaciones al texto original presentado por los españoles a Vicente García y de común acuerdo con Martínez Campos, el Comité del Centro firmó, en San Agustín del Brazo, el documento que ponía fin a la Guerra de los Diez Años, conocido con el nombre de Convenio o Pacto del Zanjón.

El pacto contaba de ocho puntos. En virtud del primero a Cuba se le otorgaría las mismas condiciones políticas y administrativas de la también colonia hispana de Puerto Rico, status desconocido hasta por las propias autoridades españolas; otras estipulaciones comprendían la libertad a los esclavos y colonos asiáticos que se hallaran en las filas insurrectas y el general en jefe español franquearía todas las vías de mar y tierra con el fin de facilitar el proceso de capitulación.

Para dar cuenta del cese de la guerra fueron designados Collazo, Rafael Rodríguez y Pérez Trujillo por el Comité del Centro, además del coronel Enrique Mola. Se despachó al brigadier Gabriel González con pliegos e instrucciones verbales para el agente de la revolución en Nueva York.

La comisión enviada por el Comité a Santiago de Cuba no logró convencer al general Antonio Maceo acerca de la necesidad del pacto, pese a que los postulados del convenio se estipulaban válidos para toda Cuba. El rechazo del jefe oriental a lo pactado desembocaría en la Protesta de Baraguá, el 15 de marzo de 1878.

El pacto puso fin a la Guerra de los Diez Años de los cubanos contra el colonialismo español. Los postulados del convenio, firmados por ambas partes el 10 de febrero de 1878, no reconocían ni la independencia de Cuba, ni la abolición de la esclavitud.

 

Bibliografía

Abad, Diana y Oscar Loyola: Historia de Cuba II. La Guerra de los Diez Años: primera guerra de liberación nacional, Departamento de Historia de Cuba, Universidad de La Habana, Ministerio de Educación Superior, La Habana, 1987.

Collazo, Enrique: Desde Yara hasta el Zanjón, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1990.

Cordoví Núñez, Yoel: Máximo Gómez, tras las huellas del Zanjón, Editorial Oriente, Santiago de Cuba, 2005.

Figueredo Socarrás, Fernando: La revolución de Yara, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1969.

Guerra, Ramiro: Guerra de los Diez años, Editorial de Ciencias Sociales, 2 t., La Habana, 1972.

Ibarra Cuesta, Jorge: Encrucijadas de la guerra prolongada, Editorial Oriente, Santiago de Cuba, 2008.

Instituto de Historia de Cuba: Historia de Cuba. Las luchas por la independencia nacional y las transformaciones estructurales. 1868-1898, Editora Política, La Habana, 1996.

Marrero Zaldívar, Víctor Manuel: Vicente García, leyenda y realidad, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1992.

Méndez Capote, Domingo: El Pacto del Zanjón, Conferencia pronunciada en la Academia Nacional de Artes y Letras la mañana del domingo 14 de abril de 1929, Imprenta Molina, La Habana, 1929.

Pichardo, Hortensia: Documentos para la historia de Cuba, t. I, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1971.

Roa, Ramón: Pluma y machete, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1969.

Rodríguez García, Rolando: Cuba: La forja de una nación. I, Despunte y epopeya, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1998.

Torres-Cuevas, Eduardo y Oscar Loyola: Historia de Cuba 1492-1898: formación y liberación de la nación, Editorial Pueblo y Educación, La Habana, 2001.