Panamá

Panamá

Nombre oficial: República de Panamá

Capital: Ciudad Panamá

Localización geográfica

La República de Panamá es un istmo situado en el Hemisferio Norte, en el Sureste extremo de América Central, en la zona intertropical próxima a la línea ecuatorial. Se localiza entre los paralelos 7° 11′ y 9° 39′ de latitud Norte, y entre los 77°10' Oeste y 83°03' Oeste. Colinda al Oeste con la República de Costa Rica y al Este con la República de Colombia; al Norte la baña el mar Caribe y al Sur, el océano Pacífico.

Superficie y topografía. 

La superficie total de Panamá es de 78200 km2. Cuenta con dos extensas costas: de 1700 km. la del Pacífico y de 1288 km. la del Atlántico o, específicamente, mar Caribe.

Forman parte del territorio panameño, además de la franja de tierra firme, cuya topografía es irregular, los archipiélagos de Bocas del Toro y de San Blas (o de las Mulatas) en el Caribe y el archipiélago de Las Perlas en el océano Pacífico, así como la isla de Coiba, que es la de mayor tamaño. Son un total de 1520 islas, islotes y cayos. Predominan las tierras bajas y colinas. Una cordillera atraviesa la parte central del istmo con varios picos montañosos de más de 3000 m. El más alto es el extinto volcán Barú, con 3475 m. En la vertiente caribeña la vegetación se caracteriza por extensiones de selva y sotobosque. En la vertiente del Pacífico, más seca, alternan el bosque y la sabana. En lo litorales hay manglares y palmares.

El canal de Panamá, gracias a la intervención del ingenio humano,  atraviesa el istmo de Norte a Sur y conecta los océanos Atlántico y Pacífico.

Himno

Letra del Himno Nacional de Panamá.

CORO

Alcanzamos por fin la victoria

en el campo feliz de la unión;

con ardientes fulgores de gloria

se ilumina la nueva nación.

ESTROFAS

Es preciso cubrir con un velo

del pasado el calvario y la cruz;

y que adorne el azul de tu cielo

de concordia la espléndida luz.

El progreso acaricia tus lares

al compás de sublime canción,

ves rugir a tus pies ambos mares

que dan rumbo a tu noble misión.

Coro

En tu suelo cubierto de flores

a los besos del tibio terral,

terminaron guerreros fragores;

solo reina el amor fraternal.

Adelante la pica y la pala,

al trabajo sin más dilación,

y seremos así prez y gala

de este mundo feraz de Colón.

Coro

División político-administrativa

La organización político-administrativa de la República de Panamá comprende 9 provincias, 75 distritos o municipios, 3 comarcas indígenas de nivel provincial y 640 corregimientos de los cuales dos son comarcales.Forma de Estado: la Nación panameña está organizada como Estado soberano independiente.

Forma de gobierno: Unitario, republicano, democrático y representativo.

Idioma oficial: Español

Otras lenguas nativas: guna, emberá, gnâbe, buglere.

Moneda: Balboa – B/

Población total: 3.405.813 habitantes.

Principales recursos económicos - El Canal de Panamá - Turismo - Banca - Minería - Zona Libre

Fiestas nacionales:

1 de Enero, Año Nuevo.
9 de Enero, Día de los Mártires (duelo nacional)
Martes de Carnaval (fiesta movible)
Viernes Santo (fiesta movible)
1 de Mayo, Día del Trabajo
15 de Agosto. Fundación de la ciudad de Panamá
2 de Noviembre. Día de los Difuntos
3 de Noviembre. Separación de Panamá de Colombia en 1903.
4 de Noviembre. Día de la bandera panameña.
10 de Noviembre. Primer Grito de Independencia de la Villa de Los Santos en 1821.
28 de Noviembre. Independencia de Panamá de España en 1821.
8 de Diciembre. Día de la Madre.
25 de diciembre. Navidad.

Breve sinopsis histórico-cultural

Sostienen los historiadores que fue en 1501 o 1502 cuando el Adelantado andaluz Rodrigo de Bastidas avistó las costas caribeñas de la actual Panamá. En su cuarto viaje a América, Cristóbal Colón repasó la costa Norte istmeña y afirmó que más allá, por Veragua, quedaban las minas del rey Salomón. Varios pueblos nativos que hablaban lenguas diferentes habitaban el istmo; entre ellos, el pueblo cueva, desaparecido. En Castilla del Oro (1510) se fundó la primera ciudad de Tierra Firme, Santa María la Antigua del Darién, y Balboa avistó el Mar del Sur. La Gran Armada de Castilla del Oro auspiciada, por el Rey español y comandada por Pedrarias Dávila, llegó con 2000 colonos. Así, en 1519, Pedrarias fundó Panamá en las costas del Pacífico y en el Caribe le dio vida en Nombre de Dios, a las ferias comerciales, cuya sede sería trasladada a Portobelo más tarde. Unidas estas ciudades por el Camino de Cruces y el camino fluvial del río Chagres, los españoles acortaron en varios días el “camino del oro”, entre el Perú y la Península Ibérica. El contrabando y las invasiones de piratas dieron la tónica.

En las costas caribeñas fueron construidos varios fuertes, pero en 1671 el pirata inglés Henry Morgan rompió las defensas, llegó por tierra a Panamá y la destruyó. En 1673, la ciudad fue trasladada cerca del cerro Ancón, en la actual salida/entrada por el Sur al Canal de Panamá. Destruido Portobelo por el Almirante Vernon en 1739, fue abandonado el sistema de flotas y galeones cuya carga seguía la ruta Lima, Panamá, Portobelo, España. Surgió como competidora la ruta del Cabo de Hornos - Río de la Plata. En esos años, y por razones económicas, la Real Audiencia de Panamá pasó a formar parte del Virreinato de Nueva Granada, y se creó un gobierno militar dependiente de Santa Fe de Bogotá. Panamá, vinculada a Colombia, declaró su independencia de la Corona española en 1821, como parte de aquel país. Durante ese período colonial, la introducción de esclavos negros, así como la presencia de una población aborigen, fueron las fuentes de un intenso proceso de transculturación que iría modelando la cultura panameña, con visibles áreas de concentración etnoculturales, como la región de la actual provincia de Colón, con un fuerte componente de origen africano, ya sea por la llegada de esclavos entre los siglos XVI y XVIII ya por el asentamiento de una población antillana durante los siglos XIX y XX para la construcción del ferrocarril y luego del canal interoceánicos.

Por 82 años (1821-1903), Panamá fue un departamento o eventualmente un “estado federal”. En esos años Panamá intentó independizarse en varias oportunidades por diversas razones, y fue intervenido por los Estados Unidos sobre la base del Tratado Mallarino Bidlack (1846). En 1850-1855, fue construido el Ferrocarril Interoceánico (aún en funcionamiento), en una ruta paralela a la que seguiría el Canal de Panamá medio siglo después, para lo cual arribaron los primeros chinos asentados en el istmo. El ferrocarril servía al enorme tráfico que produjo el descubrimiento de las minas de oro en California, y trajo a tierras panameñas gente de todas partes del mundo. De 1878 a 1888, los franceses, que habían seleccionado la ruta de Panamá entre otras (Nicaragua, istmo de Tehuantepec) trabajaron bajo la dirección del constructor del Canal de Suez, Ferdinand de Lesseps para completar la excavación de un canal a nivel y sucumbieron tras enfrentar varios retos: los accidentes de terreno, las epidemias de malaria, fiebre amarilla y otras. En 1902, mediante la firma de la Ley Spooner por el Presidente Theodore Roosevelt, los Estados Unidos acordaron reanudar la construcción del Canal de Panamá tras el fracaso francés. El rechazo del Tratado Herrán-Hay por Colombia para la construcción del Canal por los norteamericanos, impulsó a los panameños a organizarse para declarar la Separación de Panamá de Colombia, lo que se consiguió el 3 de Noviembre de 1903 con el apoyo norteamericano. El 18 de noviembre de ese mismo año fue firmado el Tratado Hay-Bunou Varilla que cedió a perpetuidad a los norteamericanos plena soberanía sobre una franja de terreno a lo largo de ambas riberas del canal (Zona del Canal). Los gobiernos panameños iniciaron un trabajo de construcción de las instituciones nacionales, mientras que de 1904 a 1914 se realizó la monumental obra con la participación de gente de todas partes del mundo. Fue inaugurada el 15 de agosto de 1914 (cuando el mundo enfrentaba la primera guerra mundial).

Como entidad administrativa surgió la figura del Gobernador de la Zona del Canal. A la par, Estados Unidos creó una entidad que administró la presencia militar de los Estados Unidos en Panamá durante casi todo el siglo XX. La Constitución de 1904, a la que el gobierno norteamericano impuso normas similares a la Enmienda Platt impuesta en Cuba, limitaba la soberanía panameña, y ocasionó que Panamá fuera invadida por tropas norteamericanas acantonadas en la Zona del Canal en varias ocasiones (1918,1925). El problema inquilinario, de la vivienda, cobró fuerza en la década del 20 y del 30; las mujeres y las agrupaciones de los trabajadores comenzaron a dejar su impronta. Estos movimientos encontraron en 1935 una esperanza en la recién fundada la Universidad de Panamá. A la par, las ampliaciones y movimientos de mantenimiento en la Zona del Canal en el lago Alajuela (Madem Dam), exigió a los panameños a emigrar de las tierras ocupadas por ellos. En el interior del país, la industria bananera estaba en manos de compañías transnacionales que no cuidaron el desarrollo cultural y educativo. Otro tanto podría decirse de la industria azucarera, en manos de familias panameñas. Ya en este período los abogados internacionalistas panameños firmaron varios tratados con los Estados Unidos, que fueron logrando beneficios parciales para Panamá.

En todo este tránsito por el siglo XX, lleno de tensiones y conflictos, Panamá iba definiendo su cultura en un intenso diálogo hacia el interior del país y con el exterior. Dos fuerzas son perceptibles: una nacionalista, centrífuga, definida frente a la ocupación extranjera, y otra cosmopolita, centrípeta, en intenso intercambio con los cánones de los centros culturales hegemónicos. Asimismo, la república comenzó a crear instituciones culturales y educacionales que fraguaran la identidad de la nación. En 1964, los estudiantes del Instituto Nacional de Panamá sufrieron un rechazo por los “zonians” al intentar izar la bandera panameña en la Zona del Canal. Este hecho fue vital para el mantenimiento de una conciencia nacionalista entre los panameños. En 1968, un gobierno militar encabezado por el General Omar Torrijos tomó las riendas del país e inició un trabajo que lo llevó a muchos cónclaves mundiales para dar a conocer la situación panameña. En 1977 fueron firmados los tratados Torrijos-Carter. En 1981, el General Torrijos murió en un accidente de aviación en la provincia de Coclé. Tras su muerte siguió un período de gobierno del General Manuel Antonio Noriega, quien llevó al país a una crisis que desembocó en 1989 a una cruenta invasión de los Estados Unidos a Panamá. Pasado este periodo se dio inicio a la entrega paulatina a Panamá de los espacios ocupados en la Zona del Canal por los norteamericanos, y también de preparación de la juventud panameña para la administración y funcionamiento del canal a partir del año 2000, cuando, en efecto, tomó posesión la Autoridad del Canal de Panamá, institución panameña.

Desde la prehistoria Panamá ha sido lugar propicio para la diversidad. La Historia muestra cómo el paso más estrecho del istmo recibió reiteradamente (y sigue haciéndolo) a gente de múltiples colores, etnias y lenguas. Algo de la cultura clásica y popular de las más lejanas regiones está en la base de este espíritu: elementos del sonido de lenguas extrañas, energías recogidas en templos diversos, transformaciones de imágenes religiosas adaptadas a la religiosidad y humor de la gente que las venera, memorias ricas en sonidos de cantos, salomas o golpes de tambor o zapateos; rica en colores, en sabores múltiples, en creencias, en modos de decir o de callar, de reír o de llorar, de protestar. Bulle un desencuentro entre la extraordinaria riqueza de la naturaleza y la riqueza material que produce la explotación del fondo de la tierra, la muerte de manglares y de bosques.

En la primera década del siglo XXI, una ampliación del Canal ha estado en proceso de construcción. En un largo y lento proceso, los derechos de las mujeres, de los trabajadores (adelantados en el siglo XX), de los negros y de los índigenas (aún pendientes), a la educación y a la salud, a la vivienda, han quedado plasmados en la Constitución. Las reivindicaciones proceden de los movimientos sociales, pero, particularmente entre los indígenas persisten la marginación y exclusión social, aunque Panamá muestra una cara de resplandeciente desarrollo y fuerte actividad económica.