Partido del Pueblo Cubano. Ortodoxos.

Política, Cuba

Partido del Pueblo Cubano (Ortodoxos). Organización fundada por Eduardo Chibás Ribas en 1947. El programa se caracterizó por proponer medidas de tipo nacionalistas contra los monopolios norteamericanos; al mismo tiempo puso especial énfasis en denunciar la corrupción administrativa que entonces reinaba entre los funcionarios del Estado.

Desde los inicios del gobierno del doctor Ramón Grau San Martín (1944), en la dirección del Partido Revolucionario Cubano (Auténtico) se manifestaron varias tendencias, dos de las cuales predominaban sobre las demás: una, que defendía los postulados nacionalistas y democráticos originales del programa de la referida agrupación, y otra encaminada a utilizar en beneficio propio los privilegios del poder. En diciembre de 1946, cinco senadores y nueve representantes auténticos crearon una fracción y aguardaron actuar unidos en el seno del Partido Auténtico, bajo el liderazgo de Eduardo René Chibás Ribas, defensor de los principios que dieron origen a la organización ortodoxa.

Tanto Chibás como los demás disidentes criticaban la corrupción política y administrativa, la carestía de la vida, el imperio del pistolerismo, la política de división del movimiento sindical y otros males de la sociedad. El 12 de marzo de 1947 firmaron un documento en el cual reclamaban de Grau "rectificaciones fundamentales" en lo político, económico y social. No hubo rectificación y el 15 de mayo de 1947 se produjo la escisión.

Ese día, en horas de la tarde, en el local de la Sección Juvenil Auténtica, sito en la cuidad de La Habana, quedó designada una comisión encargada de viabilizar funcionalmente la integración de una fuerza política capaz de llevar, por sus métodos modernos de organización, la consecución de los objetivos honestidad administrativa y mejoras Sociales que el pueblo cubano deseaba. La comisión estuvo integrada, además de Eduardo Chibás, por Pelayo Genaro Cuervo Navarro, Luis Orlando Rodríguez y Leonardo Fernández Sánchez, hasta el número de 11 miembros. Fernández Sánchez redactó el manuscrito programático en la torre del edificio López Serrano, en El Vedado, residencia de Chibás.

En junio, la Comisión Gestora Nacional del Partido Ortodoxo aprobó los estatutos, se imprimieron 100 000 ejemplares en Publicitas, de la Editorial Cenit. Los estatutos, compuestos de 10 capítulos y 185 artículos, revelaban la permanente la línea a seguir por el partido, se insistió en que la organización se proponía una política nacionalista y de erradicación de la corrupción administrativa. Para su obtención, el método se basaría en la movilización del pueblo y la lucha política, así como todos los medios lícitos a su alcance en consecuencia con la Constitución. Meses después se presentaron las bases de la nueva organización política que tomó el nombre de Partido del Pueblo Cubano (Ortodoxo). Ocupó un local con el nombre de Liceo del Pueblo Cubano, en la calle Industria esquina Dragones, en la capital.

Entre los puntos principales del programa ortodoxo se destacaron: la independencia económica, industrialización, diversificación agrícola, nacionalización de los principales servicios públicos, creación de un sistema bancario, control de la producción y la exportación por parte del Estado, cese de la discriminación racial, elevación del nivel de vida de los trabajadores, eliminación del gansterismo, moralidad administrativa y equilibrio de las clases sociales.

Chibás desarrolló un movimiento independiente que en poco tiempo alcanzó el apoyo de las grandes mayorías nacionales, sin necesidad de alianzas con otros partidos. De ahí su rechazo absoluto a los pactos electorales, como un principio fundamental de su táctica política. Sin embargo, el Partido Ortodoxo abrió sus puertas a todos los que quisieran entrar en sus filas, con independencia de corrientes ideológicas, procedencias políticas o posiciones de clase, siempre que aceptaran el liderazgo de Chibás y las bases de la organización. Con esa apertura, la composición del nuevo Partido resultó muy heterogénea: en él podían encontrarse a antiguos militantes comunistas que se habían separado de su Partido, pero que seguían manteniendo ideas avanzadas; a líderes de ideología nacional-revolucionaria o nacional–reformista; a librepensadores y a jóvenes que comprendían la necesidad de un movimiento social más radical; pero también había grandes terratenientes, burgueses y representantes del ala conservadora de la Iglesia católica.

Se proclamó como organización partidaria el 7 de septiembre de 1947 en el parque Central de La Habana, junto a la estatua de José Martí. La concentración resultó masiva. El Partido Ortodoxo, como solía llamársele, se había gestado y crecido en la plaza pública. En tan peculiar circunstancia tomó posesión el Consejo Director Nacional de la ortodoxia.

Pese a las inevitables contradicciones existentes, en la dirección del Partido primaba la orientación de su máximo dirigente Eduardo Chibás Ribas, quien, con su personalidad carismática, constituía el alma de la organización. Su combate contra la corrupción política y administrativa, por la nacionalización de los trusts eléctrico, telefónico, y por otras demandas populares, le ganó el apoyo entusiasta de centenares de miles de cubanos.

Particular importancia tuvo, dentro del movimiento ortodoxo, su organización juvenil, estructurada entre octubre y diciembre de 1948. En esta fecha se publicó y circuló el folleto El pensamiento ideológico y político de la juventud cubana, programa de orientación socialista de la juventud ortodoxa. Este grupo de jóvenes no solo se distinguía por su numerosa membresía y empuje, sino también por sus ideas avanzadas —mucho más que las del programa del partido—, en lo económico, político y social. También se creó una sección obrera —la Sección Obrera Funcional de los Trabajadores de la Ortodoxia Histórica— que rechazó la política de los asaltos a los sindicatos, la imposición de dirigentes oficiales a las masas de los trabajadores, el asesinato de líderes obreros, etcétera.

Chibás puso en el centro de sus campañas políticas la lucha contra la inmoralidad administrativa, considerando que esta constituía uno de los males determinantes de la angustiosa situación del país. Su emblema era una escoba para barrer a los malversadores. En su campaña electoral surgió la trascendente consigna de "¡Vergüenza contra dinero!". En poco tiempo, el Partido Ortodoxo se convirtió en un gran partido de masas: no era el de mayor número de afiliados, pero sí el que ejercía una atracción superior en el pueblo. Tres años después de fundado, en las elecciones de 1950, Chibás ganó una senaduría que se discutió por la provincia de La Habana, sobrepasando los 200 000 sufragios, la máxima votación alcanzada por un candidato a senador en todos los tiempos.

Después de la muerte de Chibás, el 16 de agosto de 1951, su partido quedó a la deriva. Había una crisis de autoridad, Emilio Ochoa era el presidente, su jefe legal, pero Roberto Agramonte Pichardo había sido el candidato presidencial ortodoxo a las frustradas elecciones de 1952 y ejercía una especie de jefatura ideológica, sustentando los principios esenciales de la ortodoxia. Existían dos tendencias, una que seguía a Millo Ochoa y otra a Roberto Agramonte y Raúl Chibás —hermano del fundador del Partido— que proclamaba el abstencionismo y una política de principios frente al dictador Fulgencio Batista que había dado el golpe de Estado el 10 de marzo de 1952.

La indisciplina, discrepancias, pugnas internas, rivalidades, ambiciones, intransigencia y exclusivismo personal, no permitieron que el Partido avanzara para ponerse a la vanguardia de la oposición. La militancia ortodoxa en la base se había mostrado unida e inquieta, esperando la liquidación de las divergencias en la dirección. Poco a poco se perdía la esperanza de que el Partido Ortodoxo llegara a ser el movimiento cívico y revolucionario capaz de derrocar la dictadura batistiana. En 1953 se inició la crisis definitiva del Consejo Director Nacional del Partido. El 14 de enero se reunió en La Habana el Consejo Director, bajo la presidencia de Agramonte, y como línea político–ideológica a seguir se acordó el combate frontal contra la dictadura y la adopción del abstencionismo político para evitar que en la farsa electoral del 1o de noviembre de 1954 Fulgencio Batista Zaldívar consiguiera un viso de legalidad a su artero golpe de Estado.

El 15 de agosto de 1955, bajo la dirección de Raúl Chibás, se celebró un congreso de la militancia de base, estimulado por la juventud ortodoxa. A este asistieron varios miembros de la dirección del Movimiento Revolucionario 26 de Julio, Faustino Pérez Hernández fue el encargado de presentar la propuesta de adoptar la línea insurreccional planteada por Fidel Castro, la cual se aprobó por aclamación mediante prolongados aplausos. Esto ocasionó la separación de una exigua minoría, y desató una nueva crisis en la alta dirigencia del partido.

En el segundo semestre de 1955, las dos facciones principales del Partido del Pueblo Cubano participaron en las gestiones conciliadoras de la Sociedad de Amigos de la República y en noviembre de 1957, en el conocido Pacto de Miami, suscrito por varias organizaciones y partidos de la oposición desde el exilio. El 1o de enero de 1959 con el triunfo de la Revolución Cubana desapareció, de manera espontánea, la organización por la total pérdida de su base social.

 

Bibliografía

Alavez Martín, Elena: La ortodoxia en el ideario americano, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 2002.

Estatutos del Partido del Pueblo Cubano (Ortodoxo): Historia de la nación cubana S.A, La Habana, 1952.

"Programa Doctrinal del Partido Ortodoxo", en Selección de lecturas del pensamiento político cubano II, Universidad de La Habana, 1985.

Chibás, Eduardo: "Teoría y práctica de un gobierno ortodoxo", en Bohemia, La Habana, 16 de julio de 1950.

Fernández Sánchez, Leonardo: "La ortodoxia: una estrategia de poder", en Bohemia, La Habana, 14 de enero de 1951.

Zamora, Raúl Cristóbal: Eduardo Chibás. In Memorian, Ensayo biográfico del líder del decoro patrio, Impreso en Tipografía Ponciano S.A, La Habana, septiembre de 1951.