Patrick Chamoiseau

Literatura, Martinica

Patrick Chamoiseau (1953) Escritor martiniqueño, es uno de los autores más innovadores de las letras francesas actuales. Co-autor del Elogio de la Creolité, con  Raphaël Confiant y Jean Bernabé, se autodenomina más artista que escritor et centra su trabajo artístico en el proceso de creolización en un mundo que es presa de una nueva globalización.

Chamoiseau nació el 3 de diciembre de 1953 en Fort-de-France,  Martinica, ciudad donde transcurre toda su infancia y que ocupa un lugar privilegiado en sus diferentes novelas. Esta ciudad le sirve de base para la re-creación de la memoria perdida, la del niño –ese "negrito" que fue el autor – y la del país, de la sociedad de Fort-de-France: "Memoria, veo tu juego: tu echas raíces y te estructuras en la imaginación, y esta última sólo florece contigo" dirá el autor en Antan d’Enfance (Antaño de infancia, publicado después bajo el título Una infancia creole) haciendo alusión a esta ciudad-madre, a esta ciudad-mundo, tan querida para su memoria.

Fort-de-France es pretexto para lo errático, para el vagabundeo, que, según el autor, sigue siendo sin dudas "el mejor modo de conocimiento".  En esa ciudad se forja y evoluciona su identidad, su identidad de color, de "negrito" tal y como él se siente percibido por la mirada del Otro, a causa del color de su piel. Como los demás, él se identifica primero "con los más fuertes, siempre blancos", luego viene la conciencia de "considerarse negro", para finalmente percibir su singularidad insular de "ser creole". Así pasa su niñez en Fort-de-France, una ciudad mutante que se apresura en dar la espalda a lo rural.

En su trabajo literario, la madre, que se convertirá afectuosamente en "Man Ninotte", representa, en esa sociedad creole donde el niño crece y a pesar de la presencia paterna, el poto-mitan, el medio –centro- social y familiar. La figura de la mujer caribeña es el centro de la familia matrifocal, un hogar asumido por  la "fanmkreyol".

Es también en esta ciudad de Fort-de-France donde el "negrito" toma conciencia de su identidad lingüística y de la diferencia entre la lengua francesa –lengua de Blancos- y la lengua creole –lengua de "la gente de aquí".

Tras cursar estudios de Derecho y de Economía social en Francia, Chamoiseau labora como trabajador social, primero en Francia y luego en Martinica. Trabajará también como maestro, consejero en el Tribunal de menores de Fort-de-France (Prefectura de Martinica). De su experiencia de niño que toma conciencia de sí mismo, del lugar que él mismo ocupa en su sociedad en virtud del color de su piel o de la lengua en que se expresa pasará, ya adulto, a relacionarse con los problemas sociales de su Martinica natal, de su ciudad, Fort-de-France.

Se convierte también en etnógrafo, se interesa en las manifestaciones culturales de su isla natal que tienden a desaparecer (los djobeurs (cargadores) del mercado de Fort-de-France, los viejos narradores de cuentos, los pescadores), re-descubre el dinamismo de su lengua materna, el creole, lengua que tuvo que abandonar durante la etapa de sus estudios primarios, secundarios y superiores.

Siempre interesado por las urgencias de su país, su proyecto toma un cariz político: desea hacer emerger lo que Césaire llamó una “utopía re-fundadora”. Para ello era necesario modificar el imaginario colectivo antillano. Sin embargo, las Antillas se sitúan en la confluencia de muchas historias, de muchas lenguas, de muchas razas, lo que provoca verdaderos dolores identitarios. Haría falta, según Chamoiseau, cultivar a toda costa un imaginario de la diversidad para escapar a la uniformización, a la estandarización.  

En la creación literaria, Patrick Chamoiseau se caracteriza por la multiplicidad de expresiones, utilizando una expresión polimorfa, densa. En el centro de su punto de vista está la búsqueda continua de un imaginario-identitario creole. 

Su obra escrita se sitúa en los confines del francés y del creole, lo que genera una literatura en francés, pero cargada de creole. Lo importante es intentar acercarse a la oralidad creole del narrador de cuentos.

Según Chamoiseau, uno camina hacia su arte para no llegar nunca a él. El escritor actual se encuentra confrontado a múltiples referentes, y ese es también el caso del escritor de la creolización. Si para el escritor el contexto  era importante ya que condicionaba los instrumentos de su viaje - la lengua, la tierra en que había venido al mundo- , hoy en día, el estado de avanzada de la literatura que le rodea ya no es el mismo. Si el escritor permanecía en su imaginario propio, en el imaginario de su lugar y de su época, hoy en día las circunstancias ya no son exactamente las mismas. 

Para el escritor actual, el contexto de su marcha es el de la globalización. El paisaje donde se mueve no es exclusivamente el de su lengua, ni su sociedad de referencia es la única posible, ni es la única urgencia.

En 1986 Chamoiseau publica su primera novela, Chronique des sept misères (Crónica de las siete miserias), donde narra la experiencia colectiva de los "djobeurs" (cargadores en el mercado) y despliega la creatividad de un nuevo estilo lingüístico, de una lengua híbrida, de una estructura narrativa creole. Se publica después su segunda novela, Solibo magnifique (1988) (Solibo el Magnífico), una búsqueda sobre la identidad caribeña.

Junto a Jean Bernabé y Raphaël Confiant, publica en 1989 el Elogio de la creolité,  manifiesto fundacional de esta corriente literaria.

Vendrá después un ciclo autobiográfico:Une Enfance créole (Una infancia creole): Antan d'enfance (Antaño de infancia) (1990) et  Chemin d'école (Camino de la escuela) (1994).  Chamoiseau aparece en la escena internacional con  el Premio Goncourt le es conferido por su novela Texaco (1992), gran epopeya que narra los sufrimientos de tres generaciones de martiniqueños, primero en la etapa de la esclavitud, luego cuando la primera migración hacia la ciudad (l'Enville), y finalmente en la época actual. 

Lettres créoles, Tracées antillaises et continentales de la littérature: Haiti, Guadeloupe, Martinique, Guyane: 1635-1975 (Letras creoles, Huellas antillanas y continentales de la literatura: Haiti, Guadalupe, Martinica, Guayana: 1635-1975)  es un ensayo sobre la literatura antillana francófona, escrito en colaboración con Raphaël Confiant.

La memoria, bajo su forma autobiográfica o social, expresada con la letra escrita –novelas, cuentos para niños, historietas o cómics- o en imágenes cinematográficas, expone de manera profunda los fundamentos de la creolización en la sociedad martiniqueña, tomada como referencia del proceso de creolización mundial, según el pensamiento Tout Monde de Edouard Glissant, con quien Chamoiseau escibe un libelo muy comprometido, Quand les murs tombent (Cuando caen las paredes), sobre la problemática racial de la que son víctimas las poblaciones de origen antillano, negro o árabe, en Francia metropolitana.

Su carrera literaria está jalonada por numerosos premios, entre los cuales pueden mencionarse:  Premio Kléber Haedens y Premio de le Isla Mauricio por Chronique des Sept Misères (1986); el Premio Carbet por Chemins d’enfance. (1990);  el Premio Goncourt y Notable Book of the Year (otorgado por el New York Times) por Texaco (1992) y el  Premio Especial del Jurado RFO por  Biblique des derniers gestes (2002)

El escritor, artista y guionista vive actualmente en Fort-de-France y colabora con el Institut du Tout Monde fundado por Édouard Glissant, con quien comparte una visión particular del mundo y de la creolización. 

 

Bibliografía activa

"Monsieur Coutcha", Comics sous le nom d’ "Abel", avec Tony Delsham (une des premières bandes déssinées publiées dans les années 1970).

Manman Dlo contre la fée Carabosse, théâtre-conte. Editions Caribéennes, Paris, 1982.

Chronique des sept misères. Gallimard, Paris, 1986.

Au temps de l’antan, contes du pays Martinique. Hatier, Paris, 1988.

Solibo magnifique. Gallimard, Paris, 1988.

Éloge de la créolité (avec Jean Bernabé et Raphaël Confiant). Gallimard, Paris, 1989.

Antan d'enfance. Hatier, Paris, 1990; Gallimard, Paris, 1993. Réédité comme Une Enfance créole I, Antan d'enfance avec une nouvelle préface, Gallimard, Paris, 1996.

Lettres créoles. Tracées antillaises et continentales de la littérature, Haïti, Guadeloupe, Martinique, Guyane, 1635-1975, avec Raphaël Confiant, Hatier, Paris, 1991.

Martinique, avec V. Renaudeau, Richer, Paris, 1994.

Guyane, Traces-Mémoires du bagne, avec des photographies de Rodolphe Hammadi, CNMHS (Caisse nationale des monuments historiques et des sites), Paris, 1994.

Texaco. Gallimard, 1992, Paris, 1994.

"Le dernier coup de dent d'un voleur de banane" et "Que faire de la parole? Dans la tracée mystérieuse de l'oral à l'écrit". Écrire la "parole de nuit"; la nouvelle littéraire antillaise. Gallimard (folio, essais), Paris, 1994, 29-38; 151-158.

Chemin d'école. Gallimard, Paris, 1994. Réédité comme Une Enfance créole II, Chemin d'école. Gallimard, Paris, 1996.

"Postface" à La baignoire de Josephine de Raphaël Confiant. Mille et une nuits, Paris, 1996.

L'Esclave vieil homme et le molosse. Gallimard, Paris, 1997.

Ecrire en pays dominé. Gallimard, Paris, 1997.

Elmire des sept bonheurs, confidences d'un vieux travailleur de la distillerie Saint-Etienne, avec des photographies de Jean-Luc de Laguarigue, Gallimard, Paris, 1998.

Émerveilles. Illustrations de Maure. Gallimard jeunesse, Paris, 1998.

Le Commandeur d'une pluie, suivi de L'Accra de la richesse. Illustrations de William Wilson. Gallimard, Paris, 2002.

Biblique des derniers gestes. Gallimard, Paris, 2002.

À Bout d'enfance. Gallimard, Paris, 2005. Republié comme Une Enfance créole III, À bout d'enfance, Gallimard, Paris, 2006.

Un dimanche au cachot. Gallimard, Paris, 2007.

Quand les murs tombent. L'identité nationale hors-la-loi ? avec Édouard Glissant, Galaade, Paris, 2007.

Les Neuf Consciences du malfini. Gallimard, Paris, 2009.

L'intraitable beauté du monde. Adresse à Barack Obama (avec Édouard Glissant). Galaade, Paris, 2009.

Filmes

l'Exil du roi Behanzin (1994)

Le Passage du Milieu (2000)

Biguine (2004)

Nord Plage (2004)

Aliker (2007)

Encyclomerveille d'un tueur 1. L'Orphelin de Cocoyer Grands-Bois (2009)

Traducciones

Éloge de la créolité/In Praise of Creoleness. (édition bilingue) (avec Jean Bernabé et Raphaël Confiant). Traduit par M. B. Taleb-Khyar, Gallimard, Paris, 1993, (traduction publiée d'abord dans Callaloo 13.4) Fall 1990, 886-909.

Creole Folktales. (Au temps de l'antan, contes du pays Martinique). Traduit par Linda Coverdale, New Press, New York, 1994; Strange Words. Granta, London, 1998.

School Days, Chemin d'Ecole, Traduit par Lincoln Linda Coverdale, U. of Nebraska Press, 1997.

Texaco. Traduit par Rose-Myriam Rejouis et Val Vinokurov, Pantheon, New York, 1997.

Solibo Magnificent. Traduit par Rose-Myriam Rejouis et Val Vinokurov, Pantheon, New York, 1998.

Childhood, Antan d'Enfance. Traduit par Carol Volk, U. of Nebraska Press, Lincoln, 1999.

Seven Dreams of Elmira, A Tale of Martinique. Traduit par Mark Polizzotti ; photographs by Jean-Luc de Laguarigue. Zoland Books, Cambridge, 1999.

Chronicle of the Seven Sorrows. Traduit par Linda Coverdale, (préface d’Edouard Glissant). U. of Nebraska Press, Lincoln, 1999.

Cronaca delle sette miserie. Traduit par Laura Guarino, Serra e Riva, Milan, 1991.

Elogio della creolità - Éloge de la créolité (avec Jean Bernabé et Raphaël Confiant). Traduit par Daniela Marin et Eleonora Salvatori, Ibis, Como-Pavia, 1999.

Texaco. Traduit par Sergio Atzeni, Einaudi, Turin, 1994; Il Maestrale, Nuoro, 2004.

Solibo Magnifique. Traduit par Yasmina Mélaouah, Einaudi, Turin, 1998.

Il vecchio schiavo e il molosso. Traduit par Paola Ghinelli, note et postface (« La Pietra e la corsa »). Il Maestrale, Nuoro, 2005.

Bibliografía pasiva

Auzas, Noémie : Chamoiseau ou les voix de Babel. Imago, Paris, 2009.

Chancé, Dominique : Patrick Chamoiseau, écrivain post-colonial et baroque. Honoré Champion, Paris, 2010.

McCusker, Maeve: Patrick Chamoiseau; Recovering Memory. Liverpool University Press, Liverpool, 2007.

Milne, Lorna: Patrick Chamoiseau; espaces d'une écriture antillaise. Rodopi, NY/Amsterdam, 2006.

Réjouis, Rose-Myriam : Veillées pour les mots; Aimé Césaire, Patrick Chamoiseau et Maryse Condé. Karthala, Paris, 2005.