Paul Niger

Política, Literatura, Guadalupe

Paul Niger  (Albert Béville, 1915-1962). Escritor e intelectual comprometido guadalupeño, administrador y militante político. Marcó con su huella la literatura y la historia política negro-africana y antillana.   

Nació el 21 de diciembre de 1915 en Basse-Terre, fue el más joven de una familia de ocho hijos. Su padre, Raoul Béville, fue uno de los primeros abogados negros en Guadalupe. Su madre era una blanche-pays (de raza blanca nacida en las Antillas). Ese matrimonio mixto de sus padres era muy poco frecuente en la época. De su padre -quien se dice abofeteó un día al gobernador de la isla- heredó la postura de “gran negro” y su interés por el continente de sus ancestros.

Después de realizar brillantes estudios secundarios en el liceo Carnot (obtuvo en 1936 el Premio del Gobernador), viajó a Francia para continuar estudios en los liceos Montaigne de Burdeos y Louis-le-Grand, en Paris. Doctor en Derecho, obtuvo también el certificado de estudios de la ENFOM (Escuela nacional de la Francia de Ultramar) – lo que fue para él el único camino posible para descubrir África, tras obtener los títulos de letras y de inglés. 

Movilizado en 1939, hizo la campaña de Francia y recibió la cruz de guerra. Una vez desmovilizado, se reencontró con Guy Tirolien, que había sido su amigo de infancia, con quien compartía una fuerte atracción por África. La revelación que los estremeció en 1940 fue la lectura del Cahier d'un retour au pays natal de Aimé Césaire. Con Césaire, que había quedado aislado en las Antillas, los grupos afro-antillanos de París –cuyos animadores clandestinos son Senghor, Paul Niger y Tirolien– llevaban la voz cantante en la literatura negra nacida de la guerra. Esta toma de conciencia proletaria y a la vez racial provocó una ruptura con la postura asimilacionista de la literatura antillana clásica.  

Béville desarrolló una carrera profesional en la administración de las colonias africanas. Indignado por el sistema colonial y por las injusticias sociales que lo caracterizan, se unió al Rassemblement démocratique africain –Unión democrática africana-, partido anticolonialista. En 1958-1959 representó a la Federación de Mali en París; luego, en 1959-1960, fue inspector general de asuntos administrativos y presidente-director de la Oficina de comercialización agrícola de Senegal.

Indignado por las injusticias sociales, el sistema capitalista-feudal de las Antillas y los excesos del colonialismo en África, el poeta expresó apasionadamente su irritación, pero al poner  momentáneamente una parte de su esperanza en África, no cayó en una actitud negativa.  Desde la publicación de sus primeros poemas (1944-45), Albert Béville tomó el seudónimo de Paul Niger, consciente de que el poeta podía decir cosas que un administrador colonial no estaba autorizado a divulgar. 

En 1946, fue uno de los fundadores de la revista Présence africaine, junto a Alioune Diop.

Fue un militante político muy activo. Desde fines de 1946, en una octavilla, alertó a los Antillanos y denunció la mistificación y el absurdo que se esconde en la departamentalización de las islas. Lo hizo con conocimiento de causa desde su posición de Relator de la Comisión del Consejo de estado encargada de redactar los decretos de aplicación. Fue también jefe adjunto de la Oficina de estudios de Asuntos políticos del ministerio de la Francia de Ultramar (agosto 1946-noviembre 1947). Estaba pues al tanto de todas las mentiras de los ministerios allí representados. Por ejemplo, las leyes de la Seguridad social que debían ser aplicadas en un plazo no menor de quince años, salvo en lo referente a las subvenciones para los trabajadores en edad de jubilación (“ningún problema con esto, la esperanza de vida en las Antillas es de 35 años”).

La aventura cubana le apasionó: en un poema dedicado a Fidel Castro, le expresó con fuerza su admiración. La guerra de Argelia, los hechos de la represión en las Antillas-Guayana (ni libertad ni igualdad políticas), los acontecimientos en particular de diciembre de 1959 en Fort-de-France actuaron como catalizadores de la conciencia nacional y exigieron una reafirmación de la lucha y de sus reivindicaciones.   El 14 de enero de 1960, un mitin celebrado en París propuso la creación de un Comité de estudios permanente para la reforma del estatuto de los Departamentos de Ultramar; uno de sus principales animadores fue Béville.

En abril de ese mismo año fue publicado un manifiesto que preconizaba “la creación en cada territorio de una asamblea legislativa y de un ejecutivo que respondiera ante dicha asamblea”. Recomendaba también “la consulta de las poblaciones concernidas para la reunión de Guadalupe, Martinica y Guayana  en una Federación caribeña de lengua francesa , dotada de una asamblea  y de un ejecutivo federales”; ese manifiesto, firmado por Béville, Césaire, Damas, Glissant, Gilbert Gratiant, Marcel Manville, Ephraim Marie-Joseph, Léonard Sainville y Jean Barfleur, entre otros,  llamará a la realización en Francia de un congreso, que fue celebrado los días  22 y 23 de abril de 1961, en el hotel Moderne, en la Plaza de la República de París. Béville desempeñó en este evento un papel importante, haciendo el informe político del mismo a partir del cual nació el Frente Antillo-Guyanés por la autonomía, que el presidente Charles de Gaulle disolvió por decreto del 22 de julio de 1961.

Por esa época Béville publicó el panfleto Les Antilles et la Guyane à l'heure de la décolonisation –Las Antillas y la Guayana a la hora de la descolonización. A causa de su actividad política, se le prohibió permanecer en las Antillas y ejercer sus funciones  administrativas.

A pesar de la orden de exilio que pesaba sobre él, viajó clandestinamente en el  Boeing 707 que se estrelló al llegar a Guadalupe, contra las elevaciones de Sainte-Rose, el 26 de junio de 1962. Este accidente que le costó la vida alimentó las especulaciones sobre un posible atentado político.

En cuanto a su obra como poeta, Initiation –Iniciación-(1954), su único poemario, reúne poemas escritos entre 1944 y 1947. Este texto da testimonio del choque cultural y personal que experimentó Béville a partir de su encuentro con el continente africano.  Indignado contra el colonialismo, cuya realidad descubrió entonces, comenzó por denunciar el África colonial con  rabia y humor. Otros textos describirían su amor por la tierra africana.

Initiation es ante todo su “cuaderno de un regreso al país natal”, un largo paseo entre corrientes de sangre. El poeta remonta las épocas y accede a su verdad de expatriado en tierra africana. Las invocaciones, las plegarias dan a esta obra un toque místico, donde se muestra una comunión tanto con los pueblos hermanos como con las potencias ocultas.

El sueño del poeta para África es más claro en su novela póstuma,  Les Grenouilles du mont Kimbo –Las ranas del monte Kimbo (1964). En esa novela, el autor emprendió la búsqueda del pragmatismo político, en una vía de finalidad revolucionaria.   Reclamó el derecho a la violencia revolucionaria, aplicando a la acción anticolonialista una lógica autónoma, disociada de la cultura y de la moral. Preconizó que era el momento para África de pasar a las acciones concretas y puntuales, y de no prestar oídos a los apóstoles  de una cultura desmovilizadora.    

El poeta / novelista tuvo las mismas prescripciones iconoclastas para su isla natal. Como él mismo dijo, “fue África, a donde su trabajo lo llevó, que reveló (Paul Niger) a él mismo”. El poeta pudo profundizar en aquel contexto en una antillanidad indisociable de sus fundamentos africanos. Aprovechó su estancia en África para repensar una estrategia de liberación para su isla natal. Fue en África que el escritor había tomado conciencia de la verdadera naturaleza del colonialismo. La conciencia aguda que tuvo sobre los problemas africanos lo llevó a evocar los problemas de su isla. Desde entonces, estudió con atención las realidades guadalupeñas y se pronunció por una autonomía total y sin vínculo de dominación para Guadalupe.

Era un hombre muy alto (1 metro 80) y deportivo,  practicó futbol, baloncesto, tenis y natación. Albert Béville era ateo, pero no profesaba el anticlericalismo automático (a pesar de sus choques con ciertos misioneros en África).

El porvenir de las Antillas fue una de las preocupaciones fundamentales de este intelectual. Con su carácter noble y recto, suscitó grandes simpatías y grandes amistades en todos los medios, a pesar de que era intransigente cuando de cuestiones de justicia se trataba.

Paul Niger fue un crítico radical de la política de asimilación francesa y uno de los hombres de pensamiento fundadores del “nacionalismo” antillano.

 

Bibliografía activa

Novelas

Les Puissants. Paris: Éditions du Scorpion, 1959.

Les Grenouilles du Mont Kimbo. Paris: Maspero / Présence Africaine, 1964.

Ensayos

Les Antilles et la Guyane à l'heure de la Décolonisation. Paris: Éditions Soulanges, 1961.

L'Assimilation, forme suprême du colonialisme ». L'Esprit 305 (avril 1962): 3-17.

Poesía

Initiation. Paris: Seghers, 1954.

Bibliografía pasiva

Corzani, Jack: "Un ton nouveau: l'intransigeance de Paul Niger",  La Littérature des Antilles-Guyane françaises, (6 tomes), Fort-de-France: Désormeaux, 1978. (tome 5, pages 18-28)

Kesteloot, Lilyan; "Paul Niger", en Anthologie négro-africaine. Paris: Marabout, 1967, 1981.

Maximin, Daniel: L'Isolé soleil,  Paris, Seuil, 1981.

Sainton, Jean-Pierre Rosan Girard: Chronique d'une vie politique en Guadeloupe, Paris/Pointe-à-Pitre: Karthala/Jasor,1993.

Sainton, Jean-Pierre: Les nègres en politique; couleur, identités et stratégies de pouvoir en Guadeloupe au tournant du siècle, Villeneuve d'Ascq: Presses universitaires du Septentrion (2 tomes), 1999.

Selbonne, Ronald: Albert Béville alias Paul Niger, Matoury: Ibis Rouge, 2013.

Senghor, Léopold Sédar. "Paul Niger", Anthologie de la nouvelle poésie nègre et malgache de langue française. Paris: PUF, 1948, 1985: 91-104. (Sélection de poèmes de Niger de 1944-1945.)

Tirolien, Guy: "À la mémoire d'Albert Béville (alias Paul Niger)", Feuilles vivantes au matin, Paris: Présence Africaine, 1977: 175.

Toumson, Roger: La Transgression des couleurs (2 tomes), Éditions Caribéennes,  Paris,1989. (tome 2, pags. 487-494).