Roberto Burgos Cantor

Literatura, Periodismo, Colombia

Roberto Burgos Cantor (1948). Escritor y periodista colombiano.

Roberto Burgos Cantor nació el 4 de mayo de 1948 en la ciudad de Cartagena de Indias. Hijo de Roberto Burgos Ojeda, prestigioso intelectual del Caribe colombiano, y de Constanza Cantor. Bachiller del Colegio de la Salle de Cartagena, estudió Derecho y Ciencias políticas en la Universidad Nacional de Colombia, profesión que ha ejercido regularmente. Se dio a conocer a través de revistas como Vanguardia, en la página cultural del periódico El Siglo, y Letras Nacionales. En 1971 obtuvo el primer premio del concurso Jorge Gaitán Durán del Instituto de Bellas Artes de Cúcuta. Alterna su actividad literaria con su profesión de abogado: ha sido asesor jurídico de la empresa Legis, Secretario General de Focine y en  2007 fue jefe de la oficina Jurídica de la Superintendencia de Notariado y Registro.

Descubrió su vocación de la escritura desde muy pequeño. Hijo de un prestigioso intelectual de Cartagena, con una de las bibliotecas personales más grandes de la ciudad, Burgos Cantor creció con la lectura. Así se fue formando uno de los más grandes escritores que ha dado la ciudad cartagenera. Su obra completa está formada por seis libros de cuentos y seis novelas. Además, ha publicado un centenar de artículos periodísticos.

Inició su periplo por la narración de cuentos en 1980 con el libro Lo amador que recrea el nacimiento de un barrio cartagenero. La obra  va acompañada, de un lado, por la alegría de sus personajes y por el otro de las historias de extrema pobreza. Posteriormente, para 1985, escribió Lo amador y otros cuentos, una recopilación de escritos que se centran en esa cultura de la periferia del país, llena de arena y de arepa de huevo, un mundo que hasta el momento había sido ajeno a las relaciones entre costeños y cachacos (andinos). En 1987 publicó el libro De gozos y desvelos en el que se muestran historias de soledad, desamor, sexo y nostalgia. En 1988 escribió Quiero es cantar. Al año siguiente publicó Juegos de niños y una década después salió a la luz Una siempre es la misma (2009). Sus cuentos han sido incluidos en antologías.

Publicó la novela El patio de los vientos perdidos en 1984. Con esta obra entró en el selecto grupo de novelistas bien acogidos por la crítica desde el primer momento. El lanzamiento de su primera obra narrativa fue importante tanto para la editorial Planeta, como para estudiosos y críticos de la literatura. En opinión del escritor y periodista Eligio García Márquez, con ella entraba Cartagena por la puerta grande en la literatura nacional. Posteriormente aparecieron Pavana del ángel El vuelo de la palomaSeñas particulares, testimonio de una vocación literariaLa ceiba de la memoria; y por último  Ese silencio en 2010. Fue editor del libro Rutas de la libertad, 500 años de travesía, y en el que aparecen varios artículos suyos relacionados con la esclavitud y con el legado de lo afro.

En sus obras Roberto Burgos Cantor intenta llevar el mundo del Caribe descrito con asombrosa minuciosidad a la literatura, crea un espacio mítico, capaz de generar muchas historias individuales que pueden agruparse en una macrohistoria, que no da cuenta de un pasado reformado y clasificado, sino que muestra la sociedad en la que se inscriben los hechos.

Burgos Cantor es un creador innato. Es un autor fiel a la tradición colombiana y cartagenera, que ha obtenido numerosos reconocimientos. Ha construido un universo propio con una narrativa poética en la que conviven en tensión una naturaleza sensual, luminosa y rebosante de vida, sin dejar de lado un mundo mezquino y desolador, donde domina la consternación.

Su novela La ceiba de la memoria (2007), premio José María Arguedas de narrativa,  Premio Casa de las Américas en el 2009 en La Habana, Cuba, es una re-escritura desde la ficción sobre la historia de la esclavitud desde una voz más humana, teniendo en cuenta algunos aspectos de la realidad, como por ejemplo el papel de San Pedro Claver. Con la publicación en 2010 de Ese silencio, Burgos Cantor profundiza en su propuesta del lenguaje como aventura.

Este autor cartagenero se ha destacado por sus extraordinarios trabajos; una característica de su producción literaria es lo experimental como elemento renovador del relato, y una consecuencia del lenguaje como personaje sine-qua-non que logra construir un universo ficcional creíble y emblemático. Las palabras de Roberto Burgos Cantor reconstruyen lo propio de los espacios y sujetos  representativos de la cultura popular cartagenera,  dan cuenta además del modo cómo se existe en este espacio.        

Su obra ha sido traducida al alemán, al checo, al húngaro, al francés y al marroquí.

 

Bibliografía activa

Lo amador, Instituto Colombiano de Cultura, Bogotá, 1980.

El patio de los vientos perdidos, Planeta Colombiana Editorial, Bogotá, 1984.

Lo amador y otros cuentos, Editorial La Oveja Negra, Bogotá, 1985.

Pavana del ángel, Planeta, Santa Fe de Bogotá, 1985.

De gozos y desvelos, Planeta Colombiana Editorial, Bogotá, 1987.

El vuelo de la paloma, Planeta Colombiana Editorial, Santa Fe de Bogotá, 1992.

Quiero es cantar, Seix Barral, Santa Fe de Bogotá, 1998.

Juegos de niños, Cooperativa Editorial Magisterio, Santa Fe de Bogotá, 1999.

Señas particulares: testimonio de una vocación literaria, Editorial Norma, Bogotá, 2001.

La ceiba de la memoria, Editorial Planeta Colombiana, Bogotá, 2007.

Una siempre es la misma, Seix Barral-Editorial Planeta Colombiana, Bogotá, 2009.

Ese silencio, Seix Barral-Editorial Planeta Colombiana, Bogotá, 2010.

Bibliografía pasiva

Cuatro narradores colombianos: Ramón Illán Bacca, Roberto Burgos Cantor, Julio Olaciregui, Carlos Álvarez, Colección literaria 4, Fundación Simón y Lola Guebereck, Bogotá, 1984.

Figueroa, Cristo: El vuelo de la paloma y el universo narrativo de Roberto Burgos Cantor, Centro Editorial Javeriana-U. Del Valle, Bogotá, 1995, pp. 239 – 255.

Giraldo, Luz Mary: Roberto Burgos Cantor: Presencia de una narrativa, Departamento de Literatura, Universidad Nacional, 1995.