Yoelbi Quesada

Deporte, Cuba

Yoelbi Luis Quesada Fernández (1973). Atleta cubano de la especialidad de triple salto. Titular mundial en Atenas 1997 y bronce olímpico en Atlanta 1996.

Yoelbi Quesada nació en el poblado de Manaca Iznaga, en el municipio Trinidad, en la central provincia de Villa Clara, el 4 de agosto de 1973. Sus inicios en el deporte rey se debieron a las condiciones que le fueron detectadas en las clases de educación física. Empezó a competir en eventos municipales y provinciales, siendo aún un escolar. En la Escuela de Iniciación Deportiva (EIDE) Lino Salabarría, de su terruño. El entrenador Lázaro Echemendía, ya fallecido, lo encaminó hacia la especialidad de triple salto y bajo la orientación de Fidel Martínez llegó a obtener varios primeros lugares en los Juegos Nacionales Escolares y Juveniles.

Muy pronto ingresó en la Escuela Superior de Perfeccionamiento Atlético (ESPA) bajo la tutela de Sigfredo Banderas y aunque prefirió siempre el salto de longitud, tuvo que dedicarse por entero al triple, pues por aquella época en la primera de las modalidades despuntaba uno que llegó a ser un estelar, Iván Pedroso, con los años titular olímpico en Sydney 2000 y multimedallista en mundiales al aire libre y bajo techo.

Los éxitos en la carrera deportiva de Yoelbi Quesada no se hicieron esperar. Fue subcampeón mundial juvenil en Plovdiv, Bulgaria 1990, con marca de 16,62 metros, aunque dos años después, sin cumplir aún los 19 años de edad, subió a lo más alto del podio en el torneo del orbe de la misma categoría, justa que se celebró en Seúl, Corea del Sur, al clavar los pinchos por encima de los 17 metros por primera vez (17,04). A partir de ahí tomó los entrenamientos con mucha más fuerza y seriedad.

Antes, en 1991, ya había demostrado su estelar clase, al ganar la medalla de oro en los Juegos Deportivos Panamericanos de La Habana. Tuvo el privilegio de ser el primer atleta espirituano en intervenir en unos Juegos Olímpicos, organizados por la ciudad española de Barcelona, en 1992. En la ciudad condal terminó en el meritorio sexto lugar (17,18), aunque clasificó con 17,21.

Tomó parte en otras tres citas olímpicas y en todas llegó a finales. En Atlanta 1996, Quesada logró su resultado más descollante con medalla de bronce (17,44), antecedido solo por el estadounidense Kenny Harrison (18,09) y el británico Jonathan Edwards (17,88). Se convirtió de hecho en el primer cubano en la modalidad de triple salto que llevaba a sus logros una presea en citas olímpicas.

En Sydney 2000 finalizó cuarto (17,34), cita en la cual otro cubano, Joel García, sorprendió con la medalla de plata (17,47), escoltando al favorito Edwards (17,71). Y cuatro años después, ya en el ocaso de su extensa y fructífera carrera deportiva, finalizó octavo (16,96) en la magna cita organizada por Atenas.

La consagración de Yoelbi Quesada llegó en el Campeonato Mundial de Atenas, Grecia 1997. El cubano se propuso una meta superior y lo consiguió. Se clasificó sin muchas dificultades a la final con 17,47 metros, junto a su compatriota Aliecer Urrutia (17,11), a la postre medallista de bronce con 17,64. En la ronda decisiva tuvo que sacar el extra para derrotar a Jonathan Edwards con un brinco, paso y salto (las tres partes del triple) de 17,85 metros que le dio la medalla de oro. Además, fue la décima mejor del ranking mundial de todos los tiempos.

Así, superó lo acontecido en las anteriores citas mundiales en Tokio, Japón 1991, donde fue séptimo (16,94); en Sttugart, Alemania 1993, donde tras pasar con el tercer mejor estirón en preliminares (17,02), ocupó en la final el lugar 12 (16,77), y en Gotemburgo, Suecia 1995, finalizó en la cuarta posición (17,59).

Yoelbi Quesada nunca pudo quebrar el récord del mundo. Su sueño era alcanzar los 18 metros, algo que muy pocos han hecho realidad, y lo más cerca que estuvo fue en un meeting atlético en Madrid, donde llegó a saltar 17,98, pero con viento a favor de más de 2 metros por segundo, el límite permisible, por lo que no le fue homologado.

A pesar de la cantidad de saltos en tantos años, las miles y miles de horas en la preparación diaria, Quesada nunca tuvo lesiones, al menos serias que pudieran sacarlo de una competencia. Además de ser un triplista muy técnico en una de las especialidades más complejas del llamado deporte rey, fue muy cuidadoso en los entrenamientos y eventos en los cuales intervino. Le puso mucho interés y seriedad a todo lo que realizaba.

Así se mantuvo hasta el día de su retiro, tras los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, ya con 31 años y más de 14 en lides al más alto nivel mundial. Aparte de lo descrito antes, Yoelbi Quesada alcanzó dos coronas en Juegos Centroamericanos y del Caribe (Ponce, Puerto Rico 1993 y Maracaibo, Venezuela 1998) y además de triunfar en los Juegos Deportivos Panamericanos de La Habana en 1991, también se impuso en los siguientes (Mar del Plata, Argentina 1995 y Winnipeg, Canadá 1999).

Tomó parte en varios Campeonatos Mundiales bajo techo y en dos de ellos logró medalla: plata en Barcelona, España 1995 y bronce en Birmingham, Inglaterra 2003. Fue multimedallista en Campeonatos Centroamericanos, Panamericanos e Iberoamericanos de la disciplina y varias veces titular cubano de su especialidad. Además cosechó par de títulos en Juegos Mundiales Universitarios, entre otros lauros importantes.

Desde 1991 y hasta 2004, saltó todos los años por encima de la marca de 17 metros, lo que evidenció la estabilidad que mantuvo durante toda su carrera. A Yoelbi se le considera el mejor triplista cubano en la década del 90, a pesar de todos los que han hecho historia en esta especialidad en la mayor de las Antillas.

Fue exaltado al Salón de la Fama de la Confederación Centroamericana y del Caribe de Atletismo en diciembre de 2013.

Fue elegido entre los 100 mejores deportistas cubanos en el siglo XX. Es el actual recordista nacional en triple salto (17,85).

Después de su retiro de las competencias, Yoelbi Quesada se dedicó a la enseñanza de las nuevas generaciones en la capital cubana, trasmitiéndoles todas sus experiencias. En la actualidad, trabaja con las estelares saltadoras de triple Yargelis Savigne y Mabel Gay.

 

Bibliografía

Forbes, Irene, Ana María Luján y Juan Velázquez: Famosos y desconocidos. Cubanos en Juegos Olímpicos, Ediciones Unión, La Habana, 2003.

Fuentes, Basilio: Atletismo cubano, más de un siglo de actuaciones, Editorial Deportes, La Habana, 2006.

Hernández, Armando: Páginas de victorias, Editorial Deportes, La Habana, 2001.