Legna Verdecia

Deporte, Cuba

Legna Verdecia Rodríguez (1972). Judoca cubana de la división de  los 52  kilogramos, campeona olímpica y mundial.

Nació en la ciudad de Manzanillo, en la provincia de Granma, el 29 de octubre de 1972. En su niñez practicó voleibol y baloncesto. A los trece años de edad pasó definitivamente al judo, e ingresó en la Escuela de Iniciación Deportiva (EIDE) de Holguín, donde residía, bajo la orientación de los preparadores Rodolfo Fleitas y Alberto Rodríguez. En 1985 tomó parte en los Juegos Nacionales Escolares, en los cuales obtuvo su primera medalla de oro.   

Integró la preselección cubana de judo con apenas catorce años, bajo la tutela del entrenador Ronaldo Veitía. Su debut en lides extranjeras ocurrió  en 1988, en los Juegos Juveniles de la  Amistad, en la Unión Soviética, donde terminó con la medalla de plata. En ese mismo año participó en el Torneo Panamericano de Judo para mayores, en Buenos Aires, Argentina, y obtuvo la medalla de oro en la división de los 45 kilogramos. Además tomó parte en el Campeonato Mundial para mayores, en Belgrado, en el cual terminó en quinto lugar.

Al siguiente año se impuso en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, de Ciudad de México, y en el Torneo Panamericano de Judo, en Venezuela, por lo que fue seleccionada para representar a su país en el Campeonato Mundial de la categoría juvenil, en la ciudad francesa de Dijon. Allí consiguió, en su primer gran éxito a nivel mundial, la medalla de oro en la división de los 48 kilogramos. Ese año fue proclamada la mejor judoca juvenil del mundo. 

En 1991 participó en los Juegos Deportivos Panamericanos, en La Habana, donde igualmente logró medalla de oro en la división de 48 kilogramos. En el mismo año, la ciudad de Barcelona organizó el XVII Campeonato Mundial de Judo, en el cual Legna Verdecia compartió la medalla de bronce con la japonesa Ryoko Tamura. 

El judo para mujeres ingresó en Juegos Olímpicos en Barcelona (1992). Sin haber cumplido veinte años, Legna Verdecia tomó parte en esa cita, en la división de los 52 kilogramos, y, aunque era una de las favoritas, no pudo pasar del quinto lugar.

Su gran oportunidad en Campeonatos Mundiales llegó en 1993, en la cita efectuada en Hamilton, Canadá. Se mostró impecable en todos sus combates, muchos de ellos ganados por ippón -la máxima expresión del judo-, y en la final venció a la española Almudena Muñoz. Ese éxito, y otros logrados en varios torneos clase A en Europa, le confirieron el galardón de mejor deportista de Cuba en 1993.

Al año siguiente consiguió la medalla de oro en la Súper Copa de Fukuoka, en Japón, en la cual participó lo más selecto del judo mundial. En 1995 repitió su triunfo en Juegos Deportivos Panamericanos, en Mar del Plata, Argentina.

En los Juegos Olímpicos de Atlanta, en 1996, Legna Verdecia cayó en uno de sus combates frente a la norcoreana Hyun Sook-Hee, a la postre subtitular, y perdió la opción de lograr el primer lugar, pero no la de alcanzar una medalla, y se impuso por wazzari a Almudena Muñoz. Resultó campeona allí la francesa Marie-Claire Restoux.    

En 1998, en el World Master, de Alemania, Verdecia se dislocó el dedo pulgar de la mano izquierda en un combate. El árbitro no permitió que el médico acudiera, y la atleta, luxada, continuó hasta derrotar a su rival y ganar la medalla de oro. De resultas del accidente, estuvo veintiún días escayolada, pero no dejó de entrenar, y al vigesimosegundo día ganó un torneo por invitación en Italia.  

Los Juegos Olímpicos de Sydney, Australia, en el año 2000, eran la última oportunidad para la cubana de abrazar la gloria olímpica. Allí, a pesar de combatir desde la segunda pelea con fractura de clavícula, recorrió un camino escabroso hacia la medalla de oro en los 52 kilogramos, en el cual puso a prueba toda su capacidad técnico-táctica y su coraje. En su enfrentamiento final a la japonesa Noriko Narazaki, monarca del mundo -la misma que la había derrotado en combate por la medalla de oro un año antes en el Campeonato del Orbe, en Birmingham, Inglaterra-, la cubana perdía por wazzari y solo había descontando con koka por amonestación de su rival, pero al faltar un minuto para concluir el pleito logró una proyección espectacular que le valió el ippón, la ansiada medalla de oro y el aplauso de  todo el público.

Entre sus lauros recoge además una medalla de plata y tres de bronce en citas mundiales, y otros tres primeros lugares en Copas del Mundo. Se impuso en los Juegos Mundiales Universitarios de Palma de Mallorca, España, en 1999; fue segunda en Fukuoka, Japón, en 1995, y terminó con bronce en Sicilia, Italia, en 1997. En Juegos Deportivos Panamericanos, además de sus éxitos en La Habana (1991) y Mar del Plata (1995), triunfó también en Winnipeg, Canadá, en 1999. Subió cinco veces a lo más alto del podio en torneos continentales de judo, y logró tres coronas en Juegos Centroamericanos y del Caribe (Ciudad de México 1990, Ponce 1993 y Maracaibo 1998). Ha sido la máxima ganadora del Torneo Internacional Judoguis Dorados, que se realiza en Cuba, con diez títulos, alcanzados entre 1991 y 2000. Entre sus numerosas nominaciones sobresalen la de mejor deportista de Cuba en 1993 y 2000, y su inclusión entre los cien mejores atletas cubanos del siglo XX.

Se apartó de los entrenamientos luego de concluir con medalla de bronce en el Campeonato Mundial de Munich, en 2001, y su retiro oficial se produjo el 16 de enero de 2007, en el Ateneo Fernando de Dios Buñuel, de la ciudad de Holguín. Allí recibió el sexto dan de judo, siendo la primera mujer cubana en alcanzar tal distinción, y el anillo que la acredita como miembro del Salón de la Fama de la Unión  Panamericana de Judo, en el cual había sido incluida en 2006.

Entre sus premios se cuentan más de ochenta medallas en citas internacionales de altísimo nivel. En varias de ellas fue elegida como la atleta más sobresaliente, y en muchas alcanzó la distinción de judoca más técnica.

Actualmente se desempeña como  vocal de la Federación Cubana de Judo y trabaja como entrenadora de la principal selección de su país. 

 

Bibliografía

Forbes, Irene y Juan Velásquez: Elegidos por la gloria, Editorial Científico-Técnica, La Habana, 2003.

Forbes, Irene, Ana Maria Lujan y Juan Velázquez: Famosos y desconocidos. Cubanos en Juegos Olímpicos, Ediciones Unión, La Habana, 2003.

Masjuán, Miguel Ángel y Juan de las Cuevas: Personalidades del deporte cubano, Editorial Científico-Técnica, La Habana, 2008.

Pérez, Cándido y Ronaldo Veitía: El Judo cubano, mejor equipo del mundo, Editorial Científico-Técnica, La Habana, 2003.